Home Blog Page 3

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 22 febrero 2021

Mientras domina la escena en las últimas horas el escándalo por las vacunas, que implicó la salida abrupta del ministro de salud, Ginés González García, en plena pandemia y con el plan nacional de vacunación en marcha, el principal tema de preocupación en el ámbito de la economía sigue siendo la inflación. Luego de una preocupante aceleración en el segundo semestre del año pasado, junto con la recuperación de la actividad, cerró el año con el registro de variación mensual más alto de todo 2020, y comenzó este año con la misma dinámica en los precios minoritas, pero con más datos que permiten ver que la tendencia es creciente y se acelera, golpeando no sólo a los sectores más postergados, sino también a amplios sectores de clase media, que no logran recomponerse del impacto. Una de las características actuales de la recuperación de la actividad es que, el aumento de productividad que ocurrió dada la aceleración en el uso de la tecnología que implicó la pandemia, no genera puestos de trabajo, o los genera a un ritmo mucho menor al de pre pandemia. Esto es un dato muy preocupante de la realidad, que afecta a todas las economías del mundo, pero que tiene especiales implicancias en la nuestra, dado el bajo nivel de empleo, la precariedad en el mismo, la alta informalidad, y la vasta cantidad de ciudadanos en condiciones sociales muy extremas. 

En cuanto a otro de los puntos clave para la economía 2021, la negociación con el FMI, Sergio Chodos, director del FMI que representa a Argentina y al Cono Sur, dijo que la dimensión del problema de Argentina con el FMI es entre tres y cuatro veces la de 2001 (comparando los montos), y que alcanzar un acuerdo antes de mayo no es una prioridad (aclara que el país ha estado muchos años en default con el Club de París). Esto significa que no se pagaría el saldo de la deuda con el Club de Paris en mayo, por US$2.400 millones, que corren con una tasa de interés de penalización al 9% anual. Existe también la posibilidad de que el organismo de representación de acreedores pida el default para la Argentina, algo que parece poco probable en el contexto actual. Por otra parte, un grupo de siete ministros de finanzas (G7) están dispuestos a respaldar una nueva asignación de DEG’s (la propia moneda del FMI) equivalente a U$S 500.000 millones. Esta emisión entregaría U$S 14.000 millones a los países de bajos ingresos y U$S 60.000 millones a los países emergentes.

Argentina podría recibir su cuota de U$S 3.300 millones, ya que se encuentra dentro de la categoría de emergentes. Esto implicaría una inyección de dólares que servirían para fortalecer la posición de reservas del BCRA, que no depende del acuerdo entre la Argentina y el organismo, sino que sería consecuencia de una decisión global. La última vez que ocurrió algo así fue tras el impacto de la crisis financiera internacional de 2008/9. 

Mientras tanto, se confirmó que el viaje del ministro de economía, Martin Guzmán, será finalmente entre la segunda y tercera semana de marzo. Se reunirá con representantes del Fondo buscando profundizar las negociaciones por el acuerdo de facilidades extendidas. Hay que tener en cuenta que este tipo de acuerdo, según el reglamento del organismo, implica condicionalidades, que chocan con la necesidad de política económica que tiene hoy la economía argentina. 

En medio de la actual crisis y la sumatoria de tensiones en el frente económico y el financiero, se conoció la semana pasada una carta de acreedores al Gobierno. Los acreedores de bonos soberanos reestructurados en septiembre volvieron a emitir un comunicado anunciando su preocupación con la falta de credibilidad en las decisiones que el Gobierno viene tomando y la fragilidad económica actual. Se destacan los siguientes comentarios:

·          El Gobierno parece usar la situación actual para retrasar la toma de decisiones difíciles, continuando con políticas insostenibles. Control de precios, de tarifas y restringir el acceso a divisas son solo soluciones de corto plazo que están destinadas a fracasar y generar mayores problemas a futuro.

·          Las cuentas externas muestran la desconfianza en las políticas y las malas expectativas, con importaciones creciendo.

·          Es esencial la acumulación de reservas para poder frenar la salida de capitales, generar inversiones y reducir el riesgo país.

·          Aún con la reestructuración finalizada, el Gobierno sigue sin presentar un plan macroeconómico de mediano plazo que sea creíble. Esto lo ven en la proyección de inflación oficial (29%) y las privadas que no bajan de 45%. Parece no estar aprovechando los precios internacionales de las materias primas de las principales exportaciones que se encuentran en máximos históricos, buscando intervenir los mercados y aumentar las limitaciones a las exportaciones.

·          El acuerdo con el FMI parecería ser la oportunidad de presentar este plan macro de mediano plazo que puede dar algo de estabilidad, pero ahora el Gobierno parecería estar pensando en retrasarlo para poder seguir por este camino de políticas insostenibles de corto plazo. Argentina no puede defaultear y reestructurar hasta alcanzar la prosperidad.

Se trata de un conjunto de observaciones que se desprenden de la lógica de los acreedores, pero que resultan útiles para entender lo complejo del frente financiero, con una deuda reestructurada hace menos de un año, y el riesgo país en 1500 puntos básicos. Este, entre otras cosas, mantiene cerrada cualquier posibilidad de acceso al crédito internacional. 

Mientras tanto, se conocieron los datos actualizados de la deuda pública. En enero la deuda pública en situación de pago normal cayó -0,35% mensual, a U$S 332.300 millones (primera desaceleración desde junio 2020), pero aumentó +1,66% desde agosto, previo al canje de deuda. La deuda en moneda extranjera se mantiene en el 76,2% del total, con 60% en dólares y 13,8% en DEG’s (el préstamo con el FMI). En pesos (23,68% del total), la deuda ajustable por CER cayó levemente a 12,6% (desde 12,9% en diciembre), mientras que la no ajustable subió levemente a 11,13% (desde 10,7% en diciembre).

En relación a la aceleración de los precios internos, se conoció la semana pasada un nuevo indicador que da cuenta de la complejidad de la situación. La inflación mayorista de enero avanzó +5,6% mensual (vs +4,4% mensual en diciembre 2020). De esta manera, en los últimos doce meses acumula un aumento de +40,8% anual. Al analizar los principales componentes, se observa que los productos primarios son el rubro de mayor suba, dejando en evidencia la necesidad de desacoplar los precios domésticos de los alimentos, de la evolución de los precios internacionales, que responden a aspectos en muchos casos, especulativos. En este sentido, hace unos días atrás se barajó la posibilidad de subir las retenciones a las exportaciones de estos productos primarios, algo que, al menos por el momento, parece haberse descartado. 

Por su parte, el índice del costo de la construcción aumentó +3,1% mensual durante enero (desde +3,4% mensual en diciembre). En los últimos doce meses acumula un incremento de +38,5% anual. En este caso, las subas fueron en Materiales de +5,9% mensual, mano de obra +0,6% mensual, y Gastos generales un +1,8% mensual. Al observar las variaciones anuales, llama la atención que mientras los materiales aumentaron un 71%, la mano de obra lo hizo sólo un 17,1%. Esto deja en evidencia la necesidad de recomponer el poder adquisitivo de los ingresos en varios sectores. 

En medio de las tensiones por las subas de precios, el gobierno lanzó formalmente el Consejo Económico y Social, presidido por Gustavo Beliz. El lanzamiento estuvo a cargo del propio presidente de la Nación, ya se definieron los 26 integrantes del consejo, y comienzan las mesas de trabajo. La intención es coordinar las expectativas y lograr mantener a raya la inflación y hacer crecer los salarios algunos puntos por encima, de manera de estimular la demanda y dinamizar así el mercado interno. Compleja tarea, sobre todo si se tiene en cuenta, que luego de las reuniones preliminares a la formación de este Consejo, la secretaría de comercio tuvo que imputar a once empresas del rubro alimentos, formadores de precios y con fuerte poder de mercado, por haber incumplido los acuerdos. Se habían comprometido a mantener su capacidad instalada al máximo de producción y garantizar la distribución para mantener el abastecimiento de productos básicos en el mercado interno. A las pocas horas de haber asumido el compromiso se detectaron fuertes incumplimientos, que causaron la decisión. Se deberá seguir de cerca con los controles para garantizar que los acuerdos se cumplan. 

RECUPEREMOS EL PARANÁ PARA LOS ARGENTINOS: Por la derogación del decreto 949/20 y la creación de una empresa estatal a cargo de la Hidrovía

La Multisectorial 21F adhiere al reclamo que fue ratificado por el 7mo Congreso Nacional realizado este 20 de febrero de 2021. Estamos presentes con la 21F Rosario del acto de esta mañana.

Ante el llamado a la primera reunión del Concejo Federal de la Hidrovía el 22 de febrero en Rosario a las 10 hs nos autoconvocamos y convocamos a todas las organizaciones populares y patrióticas a manifestar la necesidad de que el estado sea verdadero protagonista en el control, administración y orientación de nuestro río Paraná

Este año vence la concesión de la administración de la Hidrovía Paraguay Paraná en manos de la empresa belga Jan De Nul y la empresa argentina EMEPA acusada de corrupción. En ese marco en agosto del año pasado el gobierno nacional firmaba el Acuerdo Federal por la Hidrovía en la provincia de Santa Fe y generaba grandes expectativas en quienes entendemos que hay que recuperar la soberanía sobre nuestros ríos hoy en manos de las multinacionales y el dominio extranjero.

En aquella firma, que contó con la presencia de los gobernadores, se anunciaba la creación de la Administradora Federal Hidrovía Sociedad del Estado. La nueva empresa estatal, tendría una participación del 51% por parte del Estado Nacional y un 49% divido en 7 provincias rivereñas (Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe)

Sin embargo con el correr de los meses aquel anuncio fue perdiendo fuerzas y la re licitación parece orientarse a reprivatizar nuevamente la Hidrovia dejando al estado con “la ñata contra el vidrio” mientras algunos grupos económicos, en su mayoría extranjeros, definen el rumbo.

Con el decreto 949/2020 emitido en noviembre del año pasado se profundizaron las preocupaciones en torno a la perdida de una oportunidad única que tenemos los argentinos y argentinas de dar vuelta 200 años de historia de la entrega de nuestra soberanía y el control de nuestros ríos y el comercio exterior.

Sin la empresa estatal se pierde también la posibilidad de controlar efectivamente las cargas que hoy salen del país, con las pérdidas fiscales y de soberanía que esto implica y con el peligro de la entrada y salida de comercio ilícito.

Sin la empresa estatal se pierden también valiosos recursos que pueden ser utilizados para reactivar la marina mercante nacional hoy también en manos extranjeras, con la gigantesca perdida del flete que ello acarrea.

JUSTICIA POR IVANA. Declaración de la Multisectorial 21F de Punilla y Cruz del Eje

La Multisectorial 21F de Punilla y Cruz del Eje expresamos el profundo repudio y dolor, por el femicidio de la Sra. IVANA MÓDICA .

Acompañamos a la familia en este momento de profundo dolor y exigimos al Gobierno Provincial y al Gobierno Nacional articular todos los medios necesarios para terminar con tanta barbarie.

Consideramos que este año 2021 donde hay 55 FEMICIDIOS en el país en menos de dos meses, más de una mujer asesinada por día, es necesario declarar la Emergencia Nacional por Violencia de Género.

Adherimos a las decisiones que se tomen hoy como medidas en conjunto de las Organizaciones presentes en la movilización y acto del que participaremos esta tarde.


Coordinadores de Punilla y Cruz del Eje.
Mónica Rodríguez – Paola Rodríguez – Mirian Portela – Jorge Monayar – Rodolfo Pérez

Las Multisectoriales 21F de Córdoba apoyan reclamo de LA COOPI y convocan a caravana

El Presidente Alberto Fernández recibió a La Coopi

LAS MULTISECTORIALES 21F DE LA PROVINCIA CÓRDOBA SE PRONUNCIAN


Visto y Considerando que el Gobierno Municipal de la Ciudad de Villa Carlos Paz, encabezado por el Sr. Intendente Municipal Gómez Gesteira, pretende seguir adelante con la no renovación del Contrato de Concesión de los servicios de Agua/ Gas/ Cloacas, que hasta la fecha presta La COOPI; las Multisectoriales 21F de la Provincia de Córdoba, repudia el planteo municipal y los hechos de violencia policial en contra de los manifestantes y gremialistas que protestan por la pérdida directa de los puestos de trabajo para los empleados que no apoyan las medidas municipal.


Adherimos al pedido del Sr. Presidente de La Nación Dr. Alberto Fernández, quien invitó al diálogo entre el Gobierno Municipal, Provincial y La COOPI, que posibilite la continuidad de la fuente de trabajo y no se dañe el interés de la población. 


Proponemos, como nueva instancia una Consulta Popular, donde participen todos los habitantes de Carlos Paz y de las Comunas del Sur de Punilla, que se verán severamente perjudicadas si LA COOPI, pierde la concesión de Carlos Paz.

INVITAMOS A LA CARAVANA DEL MOVIMIENTO COOPERATIVO Y MUTUAL EN DEFENSA DE LA COOPI este miércoles 10 a las 10 de la mañana en autopista Carlos Paz/Colectora altura Espacio de la Memoria La Perla .

El Presidente Alberto Fernández recibió a compañeros/as de La Coopi

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 8 febrero 2021

Si bien los datos confirman que la actividad se sigue recuperando después del impacto de la cuarentena estricta de mitad del año pasado, genera preocupación la aceleración en la dinámica inflacionaria que acompaña a esta recuperación, así como el rebote en las importaciones -con su consecuente necesidad de dólares-, y la muy poca generación de empleo. La dependencia de importaciones que tiene nuestra estructura productiva es un gran problema, dado que, en el actual contexto de recesión mundial, al no registrarse un crecimiento significativo por el lado de las exportaciones, comienza a producirse un estrangulamiento en la generación de dólares que, al poner en tensión a la estabilidad cambiaria, también presiona de fondo sobre los precios. Esto responde al eterno problema estructural de nuestra economía, vinculado con la falta de un proceso serio de sustitución de importaciones, así como también, la ausencia de una estrategia de diversificación del perfil exportador, hacia un mayor valor agregado, que quiebre la dependencia de los precios internacionales de los commodities. En el actual contexto internacional, a partir del crecimiento de la economía China, que vuelve a liderar el crecimiento mundial, así como también debido a factores estrictamente especulativos, vinculados con una gran liquidez internacional, consecuencia de los programas de estímulo llevados adelante para morigerar el impacto de la pandemia en la actividad económica, los precios internacionales de las materias primas se encuentran atravesando un ciclo de tendencia alcista. Esto, si bien es una buena noticia para nuestra economía, ya que generaría un mayor ingreso de divisas y haría crecer la recaudación, se transforma también en un problema, dado el traslado de la suba de los precios internacionales a los internos. Esto es parte de la explicación de la reaceleración de la inflación, sobre todo en el rubro que más fuerte pega sobre los sectores más postergados, los alimentos. Esto se observa en particular en las últimas semanas en los precios de las carnes, frutas y verduras. Además del abordaje macroeconómico, controlando la tensión cambiaria, ordenando intertemporalmente el frente fiscal y monetario, y trabajando sobre aspectos puntuales, tales como fue la prohibición de exportar maíz hace unos días atrás, y de programas de control de precios, como precios cuidados, precios máximos o el acuerdo sobre los diez principales cortes de carne, es necesario también trabajar sobre las cadenas de valor. Ambas puntas de la cadena de valor, el productor y el consumidor se encuentran estrangulados, mientras que en el medio aparecen eslabones de la cadena que, con poder por concentración de mercado, explican gran parte de los saltos en los precios. Es esta una vieja asignatura pendiente que, por diferentes motivos, algunos de carácter técnico y otros políticos, no se termina de abordar seriamente en nuestro país. Otro dato vinculado con la inflación y la formación de precios, es que YPF incrementó nuevamente -por tercera vez en lo que va del año- el precio de la nafta en un promedio de 1% y el gasoil entre 1,5% y 1,9% en todo el país. 

A partir de lo que está pasando con los precios, volvió a la agenda en los últimos días, el debate sobre la posibilidad de subir retenciones sobre algunos de los productos primarios de exportación. Esto tendría un objetivo recaudatorio y a la vez antiinflacionario. Sin embargo, se sabe que es un tema muy sensible desde lo político en nuestro país, que despierta reacciones desmedidas desde algunos sectores agropecuarios con mucho poder económico, y que son acompañados de grandes medios de comunicación que amplifican su posición, alineando a sectores de clase media urbana en un discurso de defensa de los intereses de grandes terratenientes o multinacionales que llevan adelante el negocio del acopio y la exportación de granos. Dependerá de la decisión política en sostener esta posición y la reacción del sector representado por lo que se conoce como la mesa de enlace, como sigue la disputa en los próximos días, donde además nos encontramos iniciando un año electoral, y la principal fuerza de la oposición se encuentra alienada con el sector agropecuario concentrado. Basta recordar que la primera medida de política económica del gobierno de Mauricio Macri, y anunciada en su momento por él mismo, fue la reducción o eliminación de las retenciones sobre estos productos primarios de exportación. Mientras tanto, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), ambas entidades que representan el 40% de las exportaciones argentinas, anunciaron este lunes que durante enero las empresas del sector liquidaron US$ 2.140 millones por exportaciones, un 32% más que en el mismo mes del año pasado. Ese resultado se debió a que en enero se concentró el envío al exterior de productos agroindustriales que se había demorado por los distintos conflictos gremiales ocurridos durante diciembre y parte de enero. 

Un dato muy relevante y vinculado a la actividad es la recaudación tributaria. Durante enero, avanzó +46,6% anual (desde un aumento de +38% anual en diciembre de 2020). De esta manera, asumiendo una inflación de +4% mensual para enero (según la última estimación del REM publicado por el Banco Central) la recaudación habría crecido por encima de la inflación por quinto mes consecutivo registrando un aumento de +5,9% anual en términos reales. Esto da cuenta de la recuperación de la actividad, y es un dato alentador para el ejercicio de búsqueda del resultado de déficit fiscal de 4,5% del PBI plasmado en el presupuesto nacional. 

Con el objetivo de sostener la recuperación de la actividad durante este año, y luego de varios años de caída del poder adquisitivo de los salarios, resulta clave para este 2021 que los salarios crezcan por encima de los precios. El gobierno ha declarado su intención en este sentido. Sin embargo, la discusión se plantea en torno a la proyección de inflación para el año en curso. Mientras el gobierno ha proyectado un 29% en el presupuesto nacional, los privados estiman un 50% según lo que refleja el REM que publica el BCRA. Por el momento, la intención desde las declaraciones oficiales es que las paritarias no tengan ni techo ni piso, sino que se negocien en cada caso según sus particularidades. La primera en cerrarse, y que busca actuar como testigo, fue la de los trabajadores bancarios, que tras haber sumado el 2,1% que le faltaba para equiparar la inflación 2020 (36,1%), cerró un 29% para este año, pero con revisiones en septiembre y noviembre. De esta manera, actuará hoy como paritaria testigo, aunque el sindicato se guarda la posibilidad de modificar esto hacia fin de año, si finalmente el registro termina más cerca de las estimaciones privadas que de lo que sostiene el gobierno.

Hacia el cierre de la semana pasada se conocieron datos que confirman, por ahora, el sostenimiento de la recuperación en la actividad. Por su parte, el índice de producción industrial manufacturero de diciembre avanzó +0,9% mensual (vs +4,3% mensual en noviembre), y +4,9% anual (desde +4,3% anual en noviembre). De esta manera, en 2020 el índice registró una caída de -7,6% en comparación al 2019, pero se fue recuperando hacia el cierre del año. Los segmentos que mostraron mayores subas interanuales de acuerdo a su incidencia en el índice general fueron maquinaria y equipo (+35,3% anual), productos minerales no metálicos (+26,5% anual) y vehículos automotores (+40,6% anual). Por otro lado, se registraron caídas en alimentos y bebidas (-6,6% anual), refinación de petróleo (-13,3% anual) y prendas de vestir cuero y calzado (-4,1% anual). Por su parte, durante diciembre, el indicador sintético de la actividad de la construcción avanzó +4,3% mensual (vs +6,3% mensual en noviembre), y +27,4% anual (desde +6,2% anual durante noviembre). Durante 2020 acumuló una caída de -19,5% con respecto a 2019. También en este caso se presenta una aceleración hacia el fin del año. El consumo de asfalto aumentó +46,2% anual durante diciembre. Sin embargo, durante 2020 cayó -54,7% en comparación con 2019. Esto está muy vinculado al derrumbe, con posterior recuperación de la obra pública. En noviembre, los puestos de trabajo registrados en la actividad de la construcción cayeron -16,3% anual y en el acumulado entre enero y noviembre registran un descenso de -23% con respecto al mismo período de 2019. La superficie a construir, autorizada por permisos de edificación cayó -34,7% anual durante noviembre.

Frente a la necesidad de inversiones que presenta la economía, se conoció que la Argentina y China están trabajando en un plan de mediano plazo para implementar 15 proyectos de inversión china en el país por un total de U$S 30.000 millones. Los sectores alcanzados serían energía, transporte e infraestructura. Se espera que Alberto Fernández viaje a China a principios de mayo para avanzar con las negociaciones. 

Con el objetivo de mejorar el poder adquisitivo de los salarios, Sergio Massa presentó un proyecto para modificar el impuesto a las ganancias y establecer que sólo deberán pagar aquellos ingresos superiores a $150.000 mensuales y las jubilaciones mayores a 8 haberes mínimos. Esto liberaría del descuento por este tributo a una cantidad importante de trabajadores cerca del 15% del total, pero tendría un impacto negativo sobre la recaudación en lo inmediato, que se busca termine más que compensado por el estímulo a la demanda y su posterior recaudación a través de otros tributos. 

El BCRA publicó el relevamiento de expectativas de mercado de enero, que indica que para diciembre 2021 se espera un crecimiento del PBI de +5,5% (sin modificaciones con respecto al relevamiento anterior), una inflación del 50% (aumentando desde el 49,8% del relevamiento previo), y un tipo de Cambio de $125 (desde $124,2 en el REM de diciembre). Es decir, mismo crecimiento, con algo más de inflación y un poco más de devaluación también. Estas dos variables contrastan con la proyección oficial, mientras que en relación a la actividad, la proyección coincide. 

Convocatoria al 7mo Congreso Nacional de la Multisectorial 21F

29 de enero 2021

Comunicación del Comité Federal del Frente Multisectorial 21F a todas las Multisectoriales de Ushuaia a La Quiaca

1- CONVOCATORIA 7mo CONGRESO NACIONAL 21F: Conforme a lo resuelto en el VI Congreso del Frente Nacional Multisectorial 21 F se convoca al VII Congreso Nacional para los días Sábado 20 y Domingo 21 de febrero de 2021. En virtud de la aún delicada situación sanitaria, la modalidad será virtual y el grueso de las deliberaciones se realizarán el Sábado 20/2 entre las 9 y las 14 hs. El cierre con las conclusiones será el domingo 21/2 por la mañana donde, además, celebraremos nuestro 3er aniversario con una transmisión desde la Biblioteca de Camioneros en un acto presidido por el Comité Federal junto a Pablo Moyano.

2- CRONOGRAMA PRE CONGRESAL: Se convocará a Plenarios Precongresales por Región en los que se debatirán mociones para llevar al Congreso sobre campañas y tareas a llevar adelante a nivel federal. También se elegirán los delegados congresales por cada Multisectorial.

El cronograma de Plenarios Pre Congresales será el siguiente, todos en el horario de 19 a 21 hs:

1) Miércoles 3/2: Región PATAGONIA
2) Jueves 4/2 Región NOA
3) Viernes 5/2: Región NEA
4) Lunes 8/2 Región CUYO
5) Martes 9/2 Región CENTRO
6) Miércoles 10/2 Región Interior Buenos Aires
7) Jueves 11/2 Región Conurbano Sur
8) Viernes 12/2 Región Conurbano Oeste
9) Miércoles 17/2 Región Conurbano Norte
10) Jueves 18/2 Región CABA

3- ELECCION DELEGADOS Y DELEGADAS CONGRESALES: Las Multisectoriales 21F que han estado activas durante todo el año con probada actividad tendrán derecho a la elección de 2 delegados/as. En el caso de las Multisectoriales semiactivas o con escasa actividad y funcionamiento o en proceso de formación les corresponderá 1 delegado cada diez militantes participantes del Pre Congreso, siendo siempre el máximo 2 delegados. En cada Región el Comité Federal informará el estado de cada multisectorial.

4- INSCRIPCION A PRE CONGRESOS: Para cada Pre Congreso habrá una inscripción previa (vía formulario de google) en la que se verificará que todos los que participan sean efectivamente miembros de alguna Multisectorial 21 F de la Región correspondiente. Se enviará el formulario en breve a cada Multisectorial.

5- EJES PARA EL DEBATE Y MOCIONES: Los ejes propuestos por el Comité Federal para el debate pre congresal, sin perjuicio de otros que surjan en los debates, serán los siguientes:

Campañas por Medidas de Emergencia durante la pandemia

a) Campañas por el desendeudamiento familiar; prohibición de despidos, de desalojos y de aumentos de alquileres hasta el fin de la pandemia; congelamiento de tarifas y control de precios.
b) Ante el posible recrudecimiento de la pandemia, garantizar IFE, ATP y emergencia alimentaria que sea distribuida bajo el control de comités de crisis con participación sindical y social en cada municipio
c) Garantizar el derecho a la educación de todas y todos. Acceso universal y gratuito a la conectividad
d) Campaña Nacional de la militancia por la vacunación del contra el COVID

Campañas y posiciones sobre temas de corto y mediano plazo

e) Impuesto a las Grandes Fortunas: aporte extraordinario o regular?
f) Renta básica universal para todas y todos que cubra la canasta básica
g) Control del comercio exterior para evitar el contrabando y la fuga de divisas (puertos, aeropuertos, aduana e hidrovía).
h) Defensa del trabajo registrado y bajo convenio. Contra la uberización del empleo
i) Apoyo a la campaña nacional de Camioneros, UATRE y el Comité de Lucha Contra la Trata contra el trabajo esclavo e infantil en el campo que afecta a 500 mil trabajadores.
j) Apoyo a las luchas para frenar el extractivismo depredador y contaminante. Control efectivo y soberano del mar argentino para frenar la pesca ilegal.
k) Campaña nacional para que Pablo Moyano sea Secretario General de la CGT
l) Campaña para que en cada distrito se abran las listas del Frente de Todos a luchadores obreros y populares ante las próximas elecciones.
m) Ante el inminente vencimiento de la privatización de los ferrocarriles, campaña por la nacionalización y reconnstrucción del sistema ferroviario y profundización de la integración multimodal.
n) Reivindicaciones regionales o sectoriales

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 18 enero 2021

Se conocieron los datos de inflación de cierre del año 2020, con un registro que marca la aceleración de la suba de los precios de la mano de la recuperación de la actividad económica. Una de las grandes dudas para este año que se inicia es cómo seguirá la tendencia inflacionaria. El último año del gobierno de Macri, 2019, se registró la tasa de inflación más alta del actual milenio en nuestro país, casi un 54%. Si bien este año la inflación moderó su ritmo es importante tener en cuenta que lo hizo en medio de una muy fuerte recesión. 

Los datos que dio a conocer el Indec la semana pasada marcaron un 4% para la inflación mensual de diciembre. De esta forma, se finalizó el año con la tasa de variación mensual más alta de todo 2020. Con este registro se completó un 36,1% para todo 2020. Si bien son casi 20 puntos porcentuales por debajo de la inflación del año anterior, se dio en el marco de una caída del PBI del orden del 12%. El hecho de que la tasa mensual resultó la más alta del año permite observar una tendencia creciente, que genera una inercia importante para el inicio de este año, teniendo en cuenta que se da en el marco de una recuperación sostenida de la actividad. Un dato relevante que se desprende de lo ocurrido en diciembre, es que la inflación núcleo -que mide la evolución de aquellos precios que no están dentro del alcance directo del Estado- fue de 4,9% mensual, mientras que la inflación de regulados -tarifas de servicios públicos alcanzadas por la regulación del Estado- fue de 2,6%. Esto refleja que el promedio no resultó mayor aún por el hecho de que muchas tarifas se encuentran congeladas. Uno de los grandes ejes de debate para este año tiene que ver justamente con esto. ¿Cómo debería encararse el descongelamiento de tarifas? En caso de extenderse en el tiempo o de realizar una adecuación muy moderada, deberá afrontarse el costo de aumentar los subsidios, y en caso de reacomodarse, tendría un impacto en el poder adquisitivo de los ingresos que vienen ya muy golpeados en los últimos años. La primera alternativa implica alejarse de la meta de 4,5% del PBI como déficit fiscal planteada por el gobierno en el presupuesto, y acordada con el FMI. La segunda, implica volver a reprimir la recuperación del poder adquisitivo, que resulta clave para el sostenimiento de la recuperación. Este punto es materia de debate dentro del gobierno por estos días, con visiones más sesgadas hacia uno y otro lado. En breve debería tomarse una decisión y avanzar en ese sentido.  

Los rubros con mayores subas para el dato de inflación de diciembre fueron vestimenta (60%), seguido de recreación y cultura (48%), y en tercer lugar alimentos y bebidas (42,1%). Este último dato resulta muy preocupante, ya que refleja que la inflación tiene un sesgo de mayor impacto sobre los sectores de menores recursos, que son aquellos que vuelcan el mayor porcentaje de su ingreso hacia alimentos. 

Para este año, la proyección sobre la inflación marca una diferencia muy importante. Mientras el gobierno proyecta un 29% para todo el 2021, el promedio de las proyecciones privadas se encuentra cerca de un 50%. En el inicio de este año se tomaron algunas medidas que dan cuenta de la preocupación por contener esta amenazante inflación inercial. Se anunció una ampliación del programa de precios cuidados, así como también se decidió frenar las exportaciones de maíz, habida cuenta del traslado a precios internos que genera la suba del precio internacional. Esto último, sobre todo a partir de que se trata de un producto utilizado en la alimentación animal, en un momento donde el precio de la carne mantiene una tendencia creciente sostenida, y se disparó hacia fin de año. Basta repasar las subas de algunos cortes para comprender la gravedad del asunto. Por ejemplo, el asado de tira subió un 29,4% en diciembre y completó así un 93,1% en el año, el bife ancho 18% en diciembre y 71,2% en el año, la cuadrada un 20,8% en el mes y 73,5% en el año. Repasando los diez principales cortes de consumo masivo, en ningún caso se observa u na variación menor al 65% para todo el 2020. Esto impacta de lleno en el bolsillo de los argentinos.

Otro de los puntos clave para la economía 2021, es el acuerdo con el FMI. El rebrote de covid-19 observado en los primeros días del año abre la posibilidad de retomar algunos de los programas de emergencia del año pasado, lo que hace peligrar el alcance de la meta de déficit fiscal acordada con el organismo. Asimismo, el primer día de febrero deberá enfrentarse el pago de US$ 315 millones por un vencimiento, vigente según el cronograma actual. Por el momento, el gobierno ha fijado fecha de acuerdo para el mes de mayo. Esto debería ocurrir antes de septiembre ya que en ese mes hay un nuevo vencimiento, por US$1.900 millones, y luego otro similar en diciembre. En el contexto actual, no existe posibilidad de afrontar esos pagos, de manera que, de no mediar un acuerdo previo, podría reaparecer el fantasma del default. La clave de la negociación está en el balance entre el ajuste que intentará imponer el organismo o los grados de libertad que buscará el gobierno para sostener la recuperación en un año que también estará signado por la pandemia. 

Los salarios siguen perdiendo poder adquisitivo. Durante noviembre los salarios de trabajadores estables (RIPTE), tuvieron un aumento del 1,3% mensual, de acuerdo a la información publicada por el ministerio de trabajo, por debajo de la inflación del mes de 3,2%. En el acumulado en 12 meses, el aumento llega a 34,9%, presentando una caída en términos reales de -0,7%. El gran desafío para este año es revertir esta tendencia, en pos de estimular el consumo y sostener la recuperación de la actividad. 

Por su parte, la industria sigue dando signos de recuperación. La utilización de la capacidad instalada en la industria fue del 63,3% durante noviembre (en octubre había sido de 61,8% y en noviembre de 2019 de 60,7%). Los sectores con mayor utilización de la capacidad instalada fueron productos minerales no metálicos (80,1%), industrias metálicas básicas (75%) y papel y cartón (71,5%). Por otro lado, productos textiles (49,1%) e industria automotriz (46,9%) mostraron los valores más bajos. Se observa que hay amplio margen para estimular la economía por el lado de la demanda, para lo cual es necesario revertir la caída de los salarios, como comentamos en el párrafo anterior, sin que surja ningún tipo de cuello de botella por el lado de la oferta. 

En el plano internacional es importante destacar las novedades en materia económica, con el cambio de gobierno en los Estados Unidos. El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ha presentado un paquete de rescate de U$S 1.9 billones o 9% del PIB para apoyar a las empresas y hogares que luchan por hacer frente a la destrucción económica provocada por la pandemia. La propuesta, llamada Plan de Rescate Estadounidense (American Rescue Plan), incluye cheques adicionales de U$S 1.400 para la mayoría de los estadounidenses, un aumento temporal en los beneficios de desempleo y un aumento en el salario mínimo federal a U$S 15 por hora. Además de eso, el paquete incluye U$S 400.000 millones de nuevos gastos para abordar la pandemia de coronavirus, con U$S 20.000 millones para un programa nacional de vacunas. El gobierno espera gastar U$S 4.8 billones en 2021 (22% del PIB). El déficit fiscal de 2020 fue de 15,8% del PIB.

Mientras tanto, en la Argentina, también en relación al resultado fiscal. De acuerdo a la OPC (oficina de presupuesto del congreso), el déficit primario en base devengado durante el 2020 fue de $400.000 millones, que neto de las transferencias del BCRA aumenta a $2 billones. De esta manera durante el 2020 el déficit primario cerraría en 7,4% del PBI, mientras que el déficit financiero (luego de incluir el pago de interese de deuda) cerraría en 9,7% del PBI (siempre neto de las transferencias del BCRA), desde 0,7% y 5% del PBI durante el 2019. La diferencia entre esta situación entre nuestra economía y la de los Estados Unidos, es que en nuestro caso la restricción al crédito es total, y en el de ellos el acceso al crédito es ilimitado. 

La Multisectorial 21F se reunió con el Secretario de la Economía Social, Emilio Pérsico

Una delegación de Comité Federal del Frente Multisectorial 21F mantuvo este martes 12 de enero 2021 una reunión con Emilio Pérsico en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Este encuentro que desde hace un tiempo la 21F venía gestionando y esperando, fue importante para poder transmitir diferentes problemáticas de nuestras organizaciones y buscar caminos que afiancen la articulación con la Secretaría de Economía Social.

La delegación verdaderamente federal de la 21F estuvo compuesta por la compañera Kitty Blanco, designada por Jorge Guaymas del Sindicato de Camioneros y CGT de Salta y responsable de la Región NOA de nuestro Frente; el compañero Sergio Niz miembro de la Comisión Directiva del Sindicato de Camioneros de Tierra del Fuego y responsable de la Región Patagonia; Emilio Pirez, delegado de SUTPA Peajes y responsable de la Región CABA; Damián Comas, Secretario General del Sindicato de Camioneros de La Costa y responsable de la Región Interior de Buenos Aires de la 21F y el compañero Nestor Escudero, miembro de La Alameda y referente de la Región Provincia de Buenos Aires de la Multisectorial.

Nuestros compañeros pudieron dejar expresada toda la labor que sin descanso viene llevando adelante la Multisectorial 21F sosteniendo emprendimientos, comedores, merenderos, apoyo a conflictos y diversas situaciones de Ushuaia a La Quiaca y casi absolutamente a pulmón con la solidaridad de las organizaciones que somos parte y la comunidad de cada territorio.

Esta situación hace necesario poder avanzar en una articulación más consistente y regular del Estado en relación, por ejemplo, a maquinaria, materiales y herramientas para los emprendimientos, fábricas recuperadas, cooperativas textiles y de obras públicas autogestionadas de nuestro Frente Multisectorial.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 11 enero 2021

El rebrote del coronavirus y la fortaleza de las nuevas cepas vuelven a poner en jaque a la economía. Los datos reflejan que hacia el cierre del año 2020 la tendencia en la mayoría de los sectores de la actividad económica es de recuperación, y en algunos casos, como la industria y la construcción, se ha retornado a niveles de pre pandemia. Si bien esto es alentador, es cierto que para sostener esta recuperación hace falta que se den condiciones de control del virus y de aplicación de políticas expansivas que permiten apuntalarla, y transformarla en una tendencia de crecimiento sostenido, que al menos permita cumplir con las proyecciones que marcan un 5,5% de crecimiento para el año en curso. Por un lado, la preocupación por la fuerza del rebrote lleva al gobierno a volver a contemplar la posibilidad de nuevamente adoptar cierres más estrictos, pero, por otro lado, el margen de maniobra desde la economía resulta ya casi nulo. En el presupuesto 2021 no se contempló ninguno de los programas de emergencia adoptados durante 2020, como por ejemplo el IFE, ATP, y otros. Sin embargo, en caso de restringirse nuevamente la actividad sería necesario retomar algunos de ellos, aunque sea de forma más direccionada y específica. Pero aparece en la escena la necesidad de un acuerdo con el FMI que permita despejar de vencimientos el horizonte de deuda, y alejar nuevamente a la economía de un default. En este sentido, el ministro Guzmán, que avanza en las negociaciones, proyectó en el presupuesto para este año un déficit fiscal de 4,5% del PBI, lo cual requirió de la eliminación de los programas especiales de asistencia, bajo la hipótesis de que la cuarentena había quedado atrás. Este objetivo implica ciertos ajustes, teniendo en cuenta que el 2020 habrá finalizado con un déficit en relación al PBI en torno a un 7,5%. Estas proyecciones trabajaban bajo la hipótesis de que un posible rebrote se daría una vez que finalizara el verano, con la llegada de temperaturas más bajas, y que durante toda la temporada estival iba a contarse con la posibilidad de avanzar en un plan de vacunación que permitiera tener el asunto más controlado para el momento del rebrote. La realidad refleja otra cosa, que el rebrote se aceleró, que los tiempos se acortaron, y que la experiencia de muchos países del hemisferio norte marca el camino de la adopción de nuevas restricciones. Es así, como la probabilidad de tener que implementar programas de asistencia nuevamente es cada vez más alta, y la de alcanzar la meta fiscal acordada con el FMI cada vez más baja. En este escenario, ¿se logrará firmar un nuevo acuerdo que postergue los vencimientos?, ¿estará dispuesto el organismo a plantarse firme frente a un país muy debilitado en medio de una pandemia?, ¿se postergará todo sin acuerdo firme?. Todas estas dudas comienzan a aparecer en la escena en el inicio de un año muy complejo en materia económica. 

Mientras tanto, la política y la economía comienzan a entrelazarse cada vez más fuerte, y se observan contradicciones internas en la coalición gobernante. En los últimos días se sumó la decisión presidencial de dar marcha atrás con un aumento a las compañías de medicina prepaga que ya había sido publicado en el Boletín Oficial, lo cual implica que tuvo el visto bueno del ministerio de salud y de la superintendencia de salud. Esto desnuda el debate interno acerca de la política vinculada con las tarifas de aquí en adelante. Luego, el trascendido desde fuentes oficiales sobre un DNU ya listo para ser publicado al día siguiente sobre la puesta en marcha de un toque de queda sanitario, que restringiría la circulación entre las 23 y las 6hs, que finalmente, y luego de fuertes críticas públicas desde sectores de la oposición, nunca fue publicado, y terminó todo en un anuncio que no cambió prácticamente nada, y trasladó a cada distrito la decisión sobre restringir actividades o no. También, la prohibición a la exportación de maíz, con el objetivo de contener el traslado a precios internos de los alimentos, que despertó la reacción de la mesa de enlace, que anunció un cese de actividades por 72hs a partir de hoy lunes, que llevó al gobierno a publicar hoy mismo una flexibilización sobre el anuncio, que finalmente permite exportar hasta 30.000 toneladas por día, y recibió como respuesta la continuidad de la medida de fuerza. En un contexto complejo económico, señales contrarias, idas y vueltas, incertidumbre y muestras de debilidad, son la peor receta para intentar sostener la recuperación. 

Como efecto cascada comienzan a darse situaciones de default de deudas provinciales. Luego de la reestructuración de deuda pública con acreedores privados a nivel nacional, debería iniciarse el proceso de reestructuraciones de deudas provinciales. La provincia de Buenos Aires viene postergando un acuerdo hace rato, pero en el marco de un diálogo abierto con los acreedores, lo cual no generó por el momento ninguna situación de stress. En algunas provincias ya sí se han comenzado a dar eventos de default. En Entre Ríos se recibió una demanda de bonistas en Nueva York por no haber logrado reestructurado su deuda a tiempo y evitado el default a pesar de mantener una sólida posición fiscal. A partir de hoy la provincia de Córdoba entra formalmente en default, ya que la propuesta de la provincia resultó rechazada por algunos grupos de bonistas. Son muchas las provincias que tienen pendiente la reestructuración  de sus deudas y enfrentan la posibilidad cierta de caer en default. 

Un dato positivo, es que la recaudación tributaria de diciembre avanzó un 38% anual y alcanzó los $679.641 millones. Asumiendo una inflación de +4% mensual para diciembre (última estimación del REM BCRA), por cuarto mes consecutivo la recaudación habría avanzado por encima de la inflación, creciendo en términos reales. En particular, los impuestos internos registraron un aumento de 9% anual en términos reales. El incremento en estos tributos fue liderado por lo recaudado por Bienes Personales (+247% anual en términos reales) y Ganancias DGI (+19% anual en términos reales). Sin embargo, la recaudación por IVA DGI (tributo fuertemente ligado al nivel de actividad), cayó -1% anual en términos reales, siendo esta la menor caída interanual en términos reales en lo que va del año (desde el mínimo de -33% anual en términos reales alcanzado en abril), pero sin lograr por el momento revertir su caída. Los impuestos externos cayeron -20% anual en términos reales. Se vio una fuerte caída en lo recaudado por derechos de exportación (-67% anual real), asociado al adelantamiento de exportaciones que hubo a fines de 2019 para evitar mayores gravámenes, y a los mecanismos de evasión del fisco de exportaciones que no terminan siendo declaradas.

Siendo que la clave para sostener la recuperación de la actividad económica en el año que comienza es recuperar el poder adquisitivo de los salarios, es importante seguir de cerca su evolución. El INDEC publicó la semana pasada el índice de salarios de octubre, que avanzó +4,1% mensual (vs +2,5% mensual en septiembre), y en los últimos 12 meses acumula una suba de +32,9%.  Para el mismo período, la inflación registró un incremento de +37,2% anual, por lo que en términos reales el índice de salarios cayó -3,2% anual. En el caso de los salarios registrados del sector privado la suba fue de 5,3% mensual, en el sector público de 3,1% mensual, y en el caso de los salarios del sector privado no registrado un +2,2% mensual. Si no se logra revertir urgente esta caída del poder adquisitivo que ya acumula años, será imposible sostener la recuperación. 

Mientras tanto, el BCRA siguió tomando medidas vinculadas con la administración del acceso a divisas para comercio exterior. Se decidió endurecer el acceso para importadores (buscando activar la industria local de bienes finales), y una flexibilización para exportadores. Los importadores de bienes suntuarios deberán obtener financiamiento antes de acceder al mercado oficial para cancelar los pagos (a partir de los 90 días desde el despacho a plaza para los productos finales y a partir de 365 días para los bienes identificados como suntuarios). La medida involucra un monto global mensual de US$ 300 millones de bienes finales y 25 millones en bienes suntuarios. En cuanto a los exportadores, se flexibilizaron las restricciones para que las firmas que venden al exterior puedan reestructurar o refinanciar sus deudas. Se permitirá que los deudores acumulen las divisas de sus exportaciones en cuentas del exterior o del país para garantizar la cancelación de los vencimientos de los pasivos concertados a partir de enero de 2021.

Se conoció un informe del Ministerio de Trabajo sobre el mes de octubre, con algunos datos de relevancia. Los trabajadores suspendidos con el pago salarial reducido de hasta el 25%, pasó de los 777.000 en abril a 408.000 en octubre. El empleo formal subió 2.696 personas en octubre, básicamente por los monotributistas independientes. Hace un año había 12.145.219 empleados registrados, y hoy son 11.901.347 (243.872 menos que hace un año). El sector privado perdió 4.244 puestos en el mes, y respecto de un año atrás perdió 244.268 empleos. El sector público perdió 2.666 puestos en octubre, y respecto a un año atrás aumentó 4.679 puestos. Por su parte, la remuneración promedio fue de $68.481 en octubre (US$ 474 al dólar MEP), un aumento de 34,1%, por debajo de la inflación del período de 36%. Los datos reflejan una compleja situación para el empleo en el marco de una recesión que se extiende en el tiempo. 

La producción nacional de vehículos cerró 2020 cayó 18,3% anual en 2020, con lo que alcanzó el nivel más bajo desde 2004 en cuanto a fabricación, exportación y ventas de las terminales locales como resultado del impacto de la pandemia en la actividad.

Sin embargo, algunos datos resultan alentadores para el cierre del año, a la vez que plantean un gran desafió para el año entrante, tal como comentamos en el inicio de este informe. El índice de producción industrial manufacturero de noviembre avanzó un 4,5% anual (vs -3,1% anual en octubre) y +3,5% mensual (vs -1,5% mensual el mes pasado). De esta manera, entre enero y noviembre el índice acumula una caída de -8,6% con respecto al mismo período de 2019. Sin embargo, la serie desestacionalizada se ubica en el mismo nivel que en febrero (previo al inicio de la cuarentena ocasionada por la pandemia). Esto último resulta alentador. En orden de mayor incidencia sobre el índice general, se destacaron las subas en los segmentos de maquinaria y equipos (+30,9% anual), alimentos y bebidas (+4,3% anual) y otros equipos aparatos e instrumentos (+30,9% anual). Por otro lado, se registraron caídas en los sectores de prendas de vestir, calzado y cuero (-19,6% anual), refinación de petróleo (-15,3% anual) y productos de metal (-4,6% anual). También resulta alentador el comportamiento de un sector clave como la construcción. Durante noviembre, el indicador sintético de la actividad de la construcción avanzó un 6,2% anual (vs -0,9% anual en octubre) y +7,2% mensual (vs +3,5% mensual en octubre 2020). Sin embargo, en el acumulado del año registra un descenso de -22,8% en comparación con el acumulado enero-noviembre de 2019. El consumo de asfalto cayó -15,4% anual y acumula en el año una caída de -57,4% con respecto al mismo período de 2019. Por otro lado, avanzó +25,1% YoY el consumo de cemento (cae -14,7% en el acumulado del año). Esto muestra que la construcción privada ya ha reaccionado y es la que lidera la recuperación, mientras que la obra pública permanece aún rezagada. En octubre, los puestos registrados en la actividad de la construcción cayeron -19,5% anual y entre enero y octubre acumulan una caída de -23,6% en comparación con el año previo. La superficie a construir, autorizada por permisos de edificación, cayó -33,2% anual en octubre.

La 21F no detiene su labor solidaria: en Chivilcoy vecinos se organizan

#Hay21F #NadieSeSalvaSolo

Multisectorial 21F Bragado – Chivilcoy en el Ex Barrio El Olvido, ahora Barrio Victoria, repartiendo merienda casa x casa, hablando con los vecinos y organizándose para abrir una calle.

Los vecinos se organizan para mejorar sus condiciones de vida.

Peronismo al palo

✌🏼