El conflicto de los trabajadores y trabajadoras de la salud en la provincia de Neuquén se ha profundizado ante la falta de respuesta del gobierno provincial, acumulando al día de hoy 18 cortes de ruta en toda la provincia, diez días de piquetes y caravanas de apoyo de la comunidad en diferentes localidades.

Ciertamente la pandemia puso de relieve en muchas áreas la importancia de trabajadores/as esenciales en nuestras comunidades, donde quienes pertenecen al personal de salud son los más visibles por estar en la primera línea salvando las vidas de las personas afectadas por el COVID. Pero, al mismo tiempo, la pandemia demostró los bajos salarios y la precarización que sufren quienes hoy son reconocidos como esenciales.

Con niveles de inflación que lejos están de controlarse o bajar, con salarios al límite de la pobreza, con condiciones laborales deficientes y sin estar vacunados en su totalidad, trabajadores y trabajadoras autoconvocados de la salud de la provincia de Neuquén pulsan por ser escuchados. En una provincia donde el mes pasado los legisladores se aumentaron la dieta mientras los reclamos de quienes salvan vidas no son atendidos, entendemos que es momento de poner las prioridades donde corresponden.

Exigimos al gobierno Provincial promover un camino de diálogo y una solución sustentable para los trabajadores y trabajadoras de la salud con una propuesta que recomponga el salario acorde a la pérdida de poder adquisitivo permanente por la inflación.

Hacemos llegar nuestra solidaridad con los reclamos expresados por los trabajadores/as en conflicto.