Home Blog

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 11 mayo 2021

La economía presenta tres ejes en la coyuntura actual: la actividad que, si bien se recupera, va perdiendo fuerza; la inflación que toma se acelera de manera muy preocupante; y la gira por Europa del presidente y el ministro de economía, en busca de sortear lo más elegantemente posible los vencimientos con el Club de París y el FMI, para lo que resta del año.

Mientras tanto, desde el Estado se anuncian programas con el intento de amortiguar el impacto de la crisis sobre los sectores más postergados y, a la vez, sostener la recuperación de la actividad, que va perdiendo fuerza, en un contexto de necesarias restricciones. En este sentido, en el cierre de la semana pasada se anunció la ampliación del programa de Tarjeta Alimentar, en términos de montos y alcance. A partir de ahora los beneficiarios de AUH que tienen hijos de hasta 14 años, recibirán la asistencia de esta tarjeta para comprar alimentos. Hasta ahora el alcance era para quienes tienen hijos de hasta 6 años. De esta forma, el programa que antes alcanzaba a 1.500.000 familias, ahora llegará a 2.500.000. Los niños beneficiados con esta asistencia, pasan de 1,9 millones a 3,7 millones. Las familias que tienen un hijo recibirán ahora $6.000 mensuales, quienes tienen dos hijos $9.000, y para aquellas con tres hijos o más, el monto asignado en sus tarjetas será de $12.000. Esta ampliación implica que el monto mensual asignado a este programa pasará de 10.000 a 30.000 millones de pesos.

Habiéndose confirmado que se recaudarán 223.000 millones de pesos a partir del impuesto a las grandes fortunas, se observa el rol del Estado como redistribuidor del ingreso. El aporte de un tributo extraordinario que recae sobre apenas 10.000 personas, es el equivalente a 8 meses completos de asistencia alimentaria a casi 4 millones de niños.

En el frente internacional, en medio de la gira presidencial en busca de renegociar las deudas con organismos, el precio de la soja, principal commodity de exportación del país, superó los 600 dólares por tonelada, por primera vez en nueve meses. Si bien se trata de una buena noticia en materia de ingreso genuino de divisas al país, también incrementa la presión inflacionaria, en particular sobre alimentos. En este sentido, debería retornar el debate acerca de un incremento en la alícuota de retenciones a las exportaciones, que asistan al Estado y las necesidades de financiamiento de las políticas de asistencia, gravando a un sector con renta extraordinaria, dadas las circunstancias extraordinarias, y a la vez desacoplar los precios internos de los internacionales. Desde lo económico están dados todos los argumentos para avanzar en ese sentido. Dependerá de la voluntad política y la correlación de fuerzas, que se lleve a la práctica o no.

En relación al financiamiento del Estado en un momento tan crítico, se conocieron los datos de recaudación. En abril, la recaudación fue de $817.882 millones, lo que implica un aumento de +7,1% mensual y +105,2% anual. La suba interanual se explica por la baja base de comparación de abril 2020 que fue el primer mes completo de restricciones por el COVID. Comparando contra abril 2019, la recaudación mostró un aumento del 8% en términos reales, aunque si se excluyen los tributos creados o modificados con posterioridad a dicha fecha (impuesto PAIS, a los Bienes Personales y los Derechos de Exportación) la recaudación real se sitúa en niveles similares a abril del año 2019. En comparación con abril 2019, los impuestos internos no tuvieron variación en términos reales. El IVA cayó -13%, Ganancias -8%, Seguridad social -13% y Bienes personales +1.255%. Los impuestos externos aumentaron +44% vs abril 2019 en términos reales explicando el aumento de la recaudación total. IVA +34%, Ganancias +35%, Derechos de exportación e importación +58% y +47% respectivamente. Desde el ministerio explicaron que en estos datos no se incluye la recaudación de ingresos no tributarios asociados al impuesto a las grandes fortunas que ascendió a $103.788 millones en abril, de los cuales $25.691 millones corresponden a la primera cuota del Régimen de Facilidades de Pago.

En cuanto a las asistencias del Estado también se conoció que alrededor de 23.000 empresas se adhirieron al programa REPRO II, que representa alrededor de 670.000 trabajadores, que recibirán asistencia para el pago de salarios para el mes de abril. A su vez se decidió que las empresas anotadas que pertenezcan a sectores “críticos” tampoco pagarán contribuciones patronales hasta el 31 de diciembre de este año. También la AFIP otorgará facilidades para regularizar deudas de las Pymes. Se trata de un conjunto de gastos que no estaban contemplados en el presupuesto para este año.


Días antes de la gira presidencial, un grupo de congresistas de los Estados Unidos solicitaron que se utilice su voto en las distintas instituciones financieras para:
· La suspensión de todos los pagos de deuda para con la institución.
· Se relajen las metas fiscales para todos los gobiernos que tengan programas con el FMI.
· Que se opongan a la aprobación de cualquier programa que implique una reducción en el gasto de salud
· Que se apruebe el uso de los DEGs de países desarrollados (que no sean utilizados) en países emergentes y en desarrollo.

Este pedido está en línea con las distintas declaraciones hechas desde el FMI aceptando una nueva emisión de DEGs, y que la distribución de los mismos hacia países en desarrollo y emergentes era algo viable pero pendiente de aprobación del Directorio.

En cuanto a la recuperación de la actividad, el índice de producción industrial manufacturero (IPIM) de marzo registró un aumento de +32,8% anual (tiene su base de comparación con el primer mes afectado por la cuarentena del 2020), y +0,7% mensual (desde una caída de -1,5% mensual en febrero). En orden de incidencia en el nivel general, los sectores que mostraron los aumentos interanuales más significativos fueron alimentos y bebidas (+16,2% anual), maquinaria y equipo (+84,7% anual) y productos minerales no metálicos (+83,4% anual). Durante marzo, el indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) aumentó +97,6% anual (en marzo de 2020 había caído -47,1% anual como consecuencia del inicio de la pandemia) y cayó -0,5% mensual (desde -3,7% mensual en febrero). El consumo de asfalto avanzó 137,8% anual, y en los primeros 3 meses del año acumula un aumento de +75,1% en comparación con el mismo período del 2020. En febrero de 2021, los puestos de trabajo registrados en la actividad de la construcción cayeron -5,8% anual. La superficie a construir, autorizada por permisos de edificación subió +19,4% anual en febrero.

El Banco Central publicó el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de abril. Según este, los analistas esperan para 2021:
· PBI: +6,4% (vs 6,6% en el REM de marzo).
· Inflación: 47,3% (desde 46% en el relevamiento anterior).
· Tasa Badlar: 35% (30 puntos básicos por debajo de la prevista en el último REM).
· Tipo de Cambio: $112,64 (un descenso de $2,36 por dólar con respecto a marzo).

En relación al poder adquisitivo del salario, distintos gremios del sector portuario acordaron un esquema que establece aumentos salariales mensuales de acuerdo al IPC del INDEC más una recomposición del 13% pagada en dos tramos. El acuerdo se extiende hasta marzo del 2022. Este sería el primer gremio en acordar este tipo de indexación y podría generar que otros gremios copien este formato. Los distintos sindicatos que ya acordaron están evaluando abrir el proceso de revisión debido a que la inflación viene por encima de las proyecciones hechas al momento de los acuerdos. Por su parte, en junio las jubilaciones y la AUH tendrán un aumento de 12,12% correspondiente al segundo trimestre y que utiliza la nueva fórmula que se compone de la evolución de la recaudación y del RIPTE. El haber jubilatorio mínimo pasa a $23.064 mientras que la AUH aumentará a $4.504.

El índice de salarios de marzo registró un aumento de +5% mensual (por encima de la inflación mensual que avanzó +4,8% mensual). De esta manera, en los últimos 12 meses acumula un incremento de +32,7% anual. Dado que la inflación acumulada en el mismo período es de +42,6%, en términos reales los salarios cayeron -7% anual. En particular, los salarios registrados del sector privado crecieron un +4% mensual, los salarios no registrados del sector privado un +4,3% mensual, y los salarios del sector público un +7,5% mensual.

Química Oeste: protesta por riesgo sanitario y condiciones insalubres de trabajo

Mientras los medios hegemónicos atacan deliberadamente al Sindicato de Camioneros por defender el convenio colectivo, ocultan también deliberadamente las condiciones laborales en las que los trabajadores desempeñan su labor esencial.

En estos momentos se lleva adelante un medida de fuerza en Química Oeste, ubicada en Av. Olimpo 2054, Barrio 9 de abril, Esteban Echeverría.

Las imágenes muestran las condiciones de trabajo y el terrible riesgo sanitario que sufren las trabajadoras y trabajadores de esta empresa.

Contacto: Fabián Arévalo (Sindicato Camioneros) (+549) 11 6108 3378

Aquí muestran los compañeros los principales químicos que utilizan y la falta de elementos de protección. Mostramos también algunos de los efectos que pueden provocar en el organismo dichos químicos manipulados sin condiciones de seguridad.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 3 mayo 2021

En relación al Covid, la evolución de contagios, y ocupación de camas de terapia intensiva en el AMBA, la situación luce un poco más optimista que hace unos días atrás, con un aplanamiento y leve descenso en las curvas, que llevó a descomprimir un poco la ocupación de UTI. Sin embargo, por otro lado, se observa una escalada de la conflictividad política que enciende otra luz de alerta sobre la economía para este año. Hacia fines de la semana pasada cobró mucha visibilidad la disputa interna entre el ministro Guzmán y un funcionario de tercera línea de su cartera, Federico Basualdo, al que el ministro quiso remover, con el apoyo del presidente, y no pudo hacerlo. Esto cobró visibilidad a partir de la filtración desde el mismo gobierno hacia la prensa y dejó al desnudo una fuerte tensión entre dos visiones contrapuestas sobre temas muy sensibles, dentro de la coalición de gobierno. En este caso, la disputa ocurrió con epicentro en el tema tarifas. La intención del ministro Guzmán es ajustar las tarifas en un porcentaje no muy lejano al de la devaluación del tipo de cambio, para sostener la rentabilidad de las empresas y las inversiones necesarias, descomprimiendo el crecimiento de la cuenta de subsidios dentro del gasto público, en aras de alcanzar los objetivos fiscales propuestos, y de esta forma buscar cerrar los acuerdos con los organismos de crédito, en particular con el FMI. Esto se enfrenta con la visión desde el Instituto Patria, que pretende aumentos de un dígito como máximo para las tarifas de servicios públicos durante este año. Se entiende que la clave del sostenimiento de la recuperación de la actividad económica es impulsar el consumo, vía mejoras en el poder adquisitivo de los ingresos, y en este contexto, limitar fuertemente la suba de tarifas implica una necesaria transferencia indirecta al ingreso de los hogares. En cuanto al orden fiscal, se prioriza una visión más heterodoxa, donde un alejamiento de las metas no debe actuar como limitante frente a las necesidades de la economía doméstica. La escalada del enfrentamiento que tomó notoriedad pública genera un stress adicional sobre la economía, ya que, en caso de no dirimir el subsecretario de energía, la autoridad del ministro y del propio presidente quedan cuestionadas. Por el momento, desde el gobierno la estrategia será dejar que el tema pierda trascendencia con el paso de los días, con una agenda dominada por la pandemia. Aunque desde la oposición y los medios de comunicación que trabajan para ellos, buscarán sostener el tema. 

Luego del 4,8% d inflación mensual en marzo, que superó todas las expectativas, la meta del 29% fijada en el presupuesto queda muy cuestionada. En este sentido, la intención del gobierno de recomponer el poder adquisitivo de los salarios se topa con el escollo que implica de que proyección tomarse a la hora de cerrar paritarias. Por el momento son varios los sindicatos que están cerrando en niveles cercanos a la proyección oficial, aunque con revisiones para los últimos meses del año, de manera de contar con margen para ajustar de ser necesario. La semana pasada, el gremio de mercantiles, que suma aproximadamente 1,3 millones de trabajadores, acordó un aumento salarial de 32% en cuatro tramos para para el 2021 y con validez hasta marzo del 2022 con revisión en enero. Este aumento se encuentra levemente por encima de la inflación oficial proyectada de 29%. En esta línea, el Gobierno firmó un aumento del 35% para el salario mínimo, hasta $29.160, aumento que será pagado en 7 cuotas. Este aumento se trasladará también a las jubilaciones y a las prestaciones sociales como AUH, lo que implican aumentos por encima de la proyección inflacionaria del Gobierno del 29% para el 2021, aunque pareciera quedarse corto de acuerdo a la realidad de los precios, sobretodo de la canasta básica.

Durante febrero, el índice de salarios registró un aumento de +4,3% mensual (desde +3,3% mensual en enero) y acumula en los últimos 12 meses un incremento de +30,2%. Para el mismo período, la inflación acumulada es de 40,7%, por lo que en términos reales los salarios cayeron -7,5% anual. En particular, los salarios del sector privado registrados aumentaron un +5,1% mensual, los salarios del sector privado no registrado un +2,8% mensual, y los salarios del sector público un +3,8% mensual. Estos datos dan cuenta del desafío por delante de recomposición de los salarios en los próximos meses. 

En cuanto al ritmo de crecimiento de la emisión monetaria, directamente vinculado a la disputa en torno a los subsidios, las asistencias y el resultado fiscal, el 22 de abril el BCRA le transfirió al Tesoro $55.000 millones en concepto de adelantos transitorios, siendo la primera transferencia desde el 31 de marzo. En lo que va del año las transferencias acumulan un total de $190.000 millones (0,6% del PBI), desde $522.000 millones en igual período en 2020 (2,2% del PBI). Son varias las voces de referentes muy cercanos al gobierno que piden públicamente la recomposición del IFE. 

En cuanto al financiamiento interno de las necesidades para afrontar la pandemia, la AFIP informó que el impuesto a las grandes fortunas recaudará $223.000 millones (0,5% del PBI), el cual será pagado en cuotas en la mayoría de los casos, lo que implica que los ingresos se darán durante los próximos meses. Este monto representa el 80% de la recaudación proyectada por la AFIP ya que hubo aproximadamente 3.000 casos que decidieron no pagar (algunos presentaron litigios ante la justicia para evitar el pago). Estos casos se seguirán en la justicia. Cabe recordar que los recursos obtenidos a través de este tributo extraordinario tienen destino específico, siendo que un 20% se utilizará para financiar inversiones en salud, otro 20% para pequeñas y medianas empresas, otro 20% para educación y becas progresar, un 15% para infraestructura en barrios vulnerables, y un 25% para energía, en particular inversiones en gas. 

Se conoció el Balance Cambiario de marzo (publicado por el Banco Central). La Cuenta Corriente tuvo un superávit en el mes de U$S 1.392 millones (desde un superávit de U$S 751 millones en febrero y U$S 83 millones en marzo 2020). En el primer trimestre la cuenta corriente mostró un superávit de U$S 2.560 millones (desde U$S 174 millones en el primer trimestre de 2020). El Balance comercial mostró un superávit de U$S 2.203 millones (las exportaciones crecieron +37% anual y las importaciones +36% anual), acumulando un total de U$S 5.012 millones en el primer trimestre. Por su parte, la cuenta Turismo tuvo un déficit de U$S -137 millones (+15% anual). La cuenta intereses tuvo pagos netos por U$S -330 millones (-30% anual). En cuanto a la Cuenta Financiera, l sector privado no financiero compró U$S 517 millones (desde U$S 368 millones en febrero y U$S 318 millones en marzo 2020), acumulando compras por U$S 1.250 millones en el año (desde U$S 654 millones en el primer trimestre de 2020). Mientras que el sector privado financiero tuvo compras netas por U$S 362 millones, desde ventas netas por U$S 219 millones en febrero, acumulando ventas netas por U$S 155 millones en el año desde compras por U$S 416 millones en el primer trimestre 2020). Estos números explican la calma por el momento en el mercado cambiario, aunque muy probablemente a partir de la caída en la liquidación de exportaciones desde junio en adelante, y la proximidad de las elecciones de medio término de octubre/noviembre, el mercado cambiario comience a moverse nuevamente, con la brecha creciendo, y generando presión adicional sobre los precios. 

En cuanto al contexto internacional resulta importante destacar las medidas de política económica que está tomando el gobierno de los Estados Unidos, y repasar algunos pasajes del discurso del presidente Joe Biden la semana pasada en el capitolio. Por un lado, la Reserva Federal (FED) mantuvo su política monetaria sin cambios con la tasa en 0-0,25% y el programa de recompra de activos en $120.000 millones mensuales. Jerome Powell, su titular, dijo que para la FED el aumento de la inflación que se está viendo es transitorio debido a la reapertura de la economía y la normalización de la actividad. Esperan que en los próximos meses sigan subiendo los precios pero que una vez normalizada la economía la misma volverá a su sendero normal. Con respecto a la suba de tasas, consideran que la economía no está ni cerca de comenzar a hablar sobre una suba ni sobre una reducción en el programa de estímulos. Por su parte, el presidente Biden manifestó su intención de crear un muy fuerte plan de generación de empleo, ratificó su postura de compre nacional, destacó la importancia de los sindicatos y la clase media en la creación de la economía norteamericana, y se manifestó en favor de gravar con más impuestos a los sectores de mayores ingresos para financiar todos estos programas. Todo esto lo hizo destacando la situación particular que atraviesa el mundo por la pandemia. Muchas de estas líneas van de la mano de lo que plantea en nuestro país el gobierno nacional, y que muchos férreos defensores de los Estados Unidos, sin embargo, cuestionan en el ámbito local. 

RADIO ABIERTA EN LA ESTACIÓN FLUVIAL DE TIGRE – JORNADA NACIONAL DE LUCHA POR LA SOBERANIA FLUVIAL Y PORTUARIA Y LA DEROGACIÓN DEL DECRETO 949/20

Convocado por el Frente de Soberanía Nacional de Tigre se realizo una acto y radio abierta, donde participaron organizaciones locales entre ellas participo una delegación de la Multisectorial 21F de Tigre. Al iniciarse el acto se leyó un documentos y a posterior hubo intervenciones de los compañeros y compañeras referentes de las agrupaciones políticas, sindicales y organizaciones sociales del distrito haciendo uso de la palabra por la Multisectorial 21F Regional Norte, René Cruz.

Se reproduce los puntos que sostiene la Declaración Política del Frente por la Soberanía Nacional:

● Entendemos que NO podemos ni debemos permitir una nueva Licitación del Dragado y Balizamiento de las Vías Navegables, así como los proyectos que promueven la profundización de los Ríos Paraná y de la Plata.

● Exigimos la derogación del Decreto 949/20 sancionado el 26/11/2020, porque profundiza la entrega, acrecienta las ganancias de las Multinacionales y plantea el gravísimo problema geopolítico de las vías navegables que instala la internacionalización de nuestros puertos y donde Argentina ya ni siquiera tiene la facultad de fijar reglamentos y regulaciones.

● Manifestamos nuestra negativa al dragado del Paraná Bravo que lleva barcazas y barcos al puerto de Nueva Palmira (Uruguay) y del Canal Punta Indio, por ser una exigencia neocolonial surgida del Consenso de Washington que regala el control de la salida y entrada al puerto de Montevideo (Uruguay), sin participación argentina y consolida el control del Atlántico Sur al Reino Unido, el agresor que usurpa una enorme porción de nuestro territorio al ocupar ilegítimamente nuestras Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur con sus aguas circundantes.

● Apoyamos y exigimos la construcción y el dragado del Canal Magdalena, de doble circulación con control nacional y salida soberana al Mar Argentino y a nuestros puertos del Sur, para que desde toda Argentina se pueda entrar y salir por puertos y canales argentinos. Esta obra impedirá que nos internacionalicen los ríos como pretende el Decreto 949/20 y permitirá fortalecer nuestro comercio con los puertos del Sur, sin pasar por Nueva Palmira (Uruguay) ni por Montevideo (Uruguay). Tenemos que impedir que nos saquen nuestros ríos.

● Requerimos el funcionamiento bajo control estatal de todos los puertos a través de profesionales, técnicos y obreros argentinos. Recuperar esta herramienta soberana permitirá al Estado promover las exportaciones. En la actualidad existen 70 puertos en Argentina, más de la mitad de los cuales son privados.

● Planteamos la creación de una Empresa Estatal, para que no solamente se haga cargo del dragado de las vías navegables (mal llamadas hidrovías), sino que también lo realice en los accesos e interiores de los puertos, para que el desarrollo de las Regiones sea una realidad.

● Proponemos la creación de la Flota Mercante Nacional y Estatal, con plena reactivación en sus tareas específicas de los Astilleros y Talleres Nacionales. Ese será otro hecho concreto para la recuperación de la soberanía en los mares y de nuestro comercio, por donde hoy se van miles de millones de divisas en las manos ávidas de las multinacionales navieras.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 26 abril 2021

Mientras crecen los contagios y el sistema de salud se acerca peligrosamente a la posibilidad de un colapso, la disputa política entre gobierno y oposición genera más incertidumbre y la economía empieza a sufrir el impacto de todo esto. Los últimos datos, que repasaremos en detalle más adelante en este informe, dan cuenta de un debilitamiento en la recuperación de la actividad económica, y una tendencia inflacionaria que no cede y se acelera. Sumado a esto, cierto estrangulamiento en la generación de dólares vía comercio exterior genera una complicación adicional, y la brecha cambiaria comenzó a tomar nota de esta situación y a retomar un preocupante movimiento alcista. El dólar paralelo, que hace una semana atrás valía $139, ya alcanzó los $156. Se trata de un salto abrupto, luego de varios meses de calma, que agrega presión inflacionaria en un momento muy delicado para los precios. Mientras el Banco Central interviene en un muy restringido mercado cambiario oficial, haciendo converger el ritmo de depreciación del tipo de cambio oficial a registros cada vez más bajos, utilizando esto como ancla inflacionaria, la brecha comienza a ampliarse. El traslado a precios de la suba de la brecha cambiaria ocurre, aunque en menor medida que una devaluación del tipo de cambio oficial, ya que los productos importados siguen utilizando a este como vehículo, pero afecta a los precios vía expectativas. En un momento de tanta incertidumbre, y de inercia inflacionaria lanzada, la expansión de la brecha cambiaria puede tener un traslado a precios mayor al habitual. Esto genera un problema adicional al fenómeno inflacionario, que le resulta muy difícil contener al gobierno, que sigue intentando con la búsqueda del cumplimiento de objetivos fiscales y monetarios, y la implementación de programas especiales de control. De hecho, en las últimas horas se está negociando un acuerdo para congelar los precios de 120 productos de la canasta básica por 180 días. Todavía no está confirmado, y habrá que ver qué nivel de compromiso asume un sector empresario que busca eludir controles constantemente con artilugios como la modificación mínima del gramaje o el cambio de denominación de un mismo producto. 

En línea con la asistencia de parte del Estado hacia los sectores impactados directamente por el Covid-19, así como se confirmó el Repro II, para pagar parte de los salarios de los trabajadores del sector gastronómico hasta $18.000 de sus salarios, también se anunció el pago de un bono de $6.500 para el personal de salud por tres meses. Esta medida alcanzaría a 740.000 personas, lo que implica un gasto de $4.810 millones por mes (0,9% de los gastos totales del último mes o 0,05% del PBI si sumamos el total del programa durante los 3 meses). 

Se conoció el dato de la utilización de la capacidad instalada en la industria, que alcanzó el 58,3% (desde 57,2% en enero de 2021 y 59,4% en febrero de 2020). Refinación de petróleo (77,3%) y productos minerales no metálicos (75,3%) fueron los bloques sectoriales con mayor utilización de la capacidad instalada. Por otro lado, la industria automotriz se mantuvo como el sector con menor utilización de la capacidad instalada (33,4%).

En cuanto al frente fiscal, en marzo, el resultado primario fue de un déficit de $-74.466 millones, desde un déficit de $-18.757 millones en febrero y un déficit de $-124.728 millones en marzo 2020. Los intereses pagados fueron $42.595 millones, lo que lleva al déficit financiero a $-117.061 millones. En el acumulado durante el primer trimestre el déficit primario fue de $-69.149 millones y el financiero de $-184.407 millones, -0,2% y -0,6% del PBI respectivamente (desde -0,7% y -1,4% del PBI para el mismo período del 2020). Es relevante destacar que la base de comparación de los ingresos y gastos se ve afectada por los programas de asistencia y medidas tomadas en marzo 2020 con el inicio de la cuarentena. Esto afectó tanto a los ingresos como a los gastos. Los ingresos totales aumentaron +64% anual, mientras que los ingresos tributarios aumentaron +72% anual (comparando con los primeros 14 días hábiles de marzo 2020, los ingresos tributarios crecían 48,1% anual). Débitos y créditos aumentó +137% anual, Ganancias +105% anual, IVA +81% anual, derechos de exportaciones +155% anual y derechos de importaciones +94% anual. Los gastos totales aumentaron +36% anual. Los gastos de capital aumentaron +142% anual, mientras que los gastos corrientes aumentaron +32% anual (si se excluyen los gastos COVID, los gastos corrientes aumentaron +44% anual). Subsidios aumentaron +64% anual, jubilaciones y pensiones +29% anual, AUH -11% anual, transferencias a provincias +5% anual. 

En relación a la inflación se conoció la semana pasada el dato de inflación mayorista y de costo de la construcción. La inflación mayorista durante marzo avanzó +3,9% mensual (desde +6,1% mensual en febrero) y +52% anual. De esta manera, en el primer trimestre del año acumula un aumento de +16,3%. Los Productos Nacionales aumentaron +3,8% mensual y +50,9% anual, y los Productos Importados +5% mensual y +64,5% anual. Por su parte, el índice del costo de la construcción durante marzo aumentó +2,2% mensual (desde un aumento de +5% mensual en febrero). De esta manera, registró un aumento de +10,6% en el primer trimestre del año y en los últimos 12 meses acumula un +43,9%. En particular, los materiales aumentaron +4% mensual y +81,2% anual, la mano de obra un +0,2% mensual y +19% anual, y los gastos generales +3,2% mensual y +42,9% anual. 

La preocupación que comentamos en el inicio del informe sobre la recuperación de la actividad económica surge de estos datos. La actividad económica durante febrero, medida por el estimador mensual de la actividad económica (EMAE) cayó -2,6% anual (desde -2,2% anual en enero) y -1% mensual. De esta manera, registra su primera caída con respecto al mes previo desde abril del 2020 (cuando por el efecto de la cuarentena cayó -17,2% mensual).  En el primer bimestre del año, la actividad económica se contrajo -2,4% anual. Los sectores que mostraron mayor crecimiento durante febrero fueron construcción (+11,7% anual), intermediación financiera (+3,5% anual) y comercio (+3,4% anual). Por otro lado, los sectores que experimentaron las caídas más significativas fueron hoteles y restaurantes (-38,2% anual), otras actividades de servicios comunitarios, personales y sociales (-17,7% anual) y transporte y comunicaciones (-15,6% anual). Se observa una fuerte heterogeneidad en los diferentes sectores que hacen a la actividad, con algunos que lideran la recuperación, como el caso de la construcción, y otros que permanecen aún muy golpeados como los vinculados al turismo o la recreación. Por el momento, si no se implementan mayores restricciones, estos comportamientos permiten vislumbrar el direccionamiento de las asistencias. 

También vinculado con la producción, durante marzo, la producción de acero crudo alcanzó las 423.400 toneladas. De esta manera registró un aumento de 28% con respecto a la producción de febrero y avanzó +47,9% con respecto a marzo del 2020. De acuerdo a la Cámara Argentina del Acero, se mantiene en buen nivel la demanda de acero para la construcción privada y comienza a observarse un incremento en la obra pública, acompañado por los despachos de cemento que tuvieron un aumento de +20% mensual en marzo. Durante marzo, la producción de laminados terminados en caliente fue de 394.700 toneladas, un 9,5% por encima del valor de febrero y 49,6% mayor a la producción de marzo del 2020.

En cuanto al ingreso genuino de dólares, se conoció el resultado de la balanza comercial. Durante marzo, la balanza comercial registró un superávit de U$S 400 millones, desde U$S 1.062 millones en febrero y U$S 1.228 millones en marzo de 2020 (una caída interanual de -67,4% en el saldo comercial). El saldo acumulado en los últimos 12 meses alcanzó los U$S 11.600 millones (desde U$S 17.446 millones en marzo 2020). Las exportaciones alcanzaron los U$S 5.720 millones, el nivel más elevado desde noviembre de 2019. Registraron un aumento de +30,5% anual, explicado por una mejora de 13,9% en el precio de los productos exportados y un aumento de +14,6% en las cantidades. Se destacó la mejora de +63,7% anual en manufacturas de origen agropecuarios. Las importaciones alcanzaron el nivel más alto desde agosto de 2018 y totalizaron U$S 5.320 millones, aumentando +68,7% anual. Los aumentos más significativos se observaron en bienes de capital (+80,5% anual), bienes intermedios (+81,2% anual) y piezas y accesorios para bienes de capital (+82,3% anual). En todos los casos, el aumento se explica fundamentalmente por las cantidades importadas y no por aumento de precios.

Mientras tanto, un dato positivo desde el exterior es el aumento sostenido del precio internacional de los commodities, en particular la soja que alcanzó los 570 dólares por tonelada. Sin embargo, si bien esto implica un mayor ingreso de dólares, lo cual resulta positivo para la economía, también está produciendo un fenómeno de inflación importada, dado el traslado a los precios internos de los alimentos, lo que disparó la intención por parte del gobierno de subir las retenciones a las exportaciones, y la rápida reacción del sector agroexportador, lo cual podría abrir otro frente de disputa política en medio de una de las crisis más graves de nuestra historia. 

La Multisectorial 21F Regional del Tuyu clama por la Fase 2: “Lo URGENTE es proteger la VIDA y la SALUD de nuestra COMUNIDAD”

Cuando lo que está en juego es la VIDA las medidas deben tener como único sustento el criterio sanitario. No es momento de especulaciones políticas, económicas ni corporativas. Es momento de tomar medidas drásticas para bajar la circulación en los distritos de nuestra región y eso, en este contexto, significa pasar a FASE 2 por un período acotado de tiempo como política de cuidado.

No queremos llegar a un colapso del sistema sanitario de salud porque eso significaría ver morir a nuestra comunidad. Desde las organizaciones sociales, políticas y sindicales que conformamos la Multisectorial 21 F Regional del Tuyú vivenciamos la crítica situación sanitaria de nuestra región. Hay un aumento de contagios acelerado, sin posibilidad de derivación de pacientes a otros distritos producto de la saturación del propio sistema sanitario.

Se suma a ésto un gran agotamiento de todos los trabajadores de la salud, no sólo porque llevan más de un año luchando con la pandemia, sino por la escases de médicos, enfermeros, kinesiólogos especializados –intensivistas- en la primera línea. Realidad que excede a nuestra Región Sanitaria VIII, imponiéndose en toda la provincia y el país.

Quienes firmamos este comunicado creemos que la manera más eficaz de parar la circulación del virus es disminuir la circulación de personas, de actividades que no sean esenciales, por un lapso de al menos 15 días. Medidas restrictivas que sean acompañadas por la mano de un Estado municipal, provincial y nacional, que lleve políticas públicas integrales a los sectores de nuestra sociedad que más lo necesiten. Políticas públicas focalizadas y decisiones políticas con criterio SANITARIO para poder salir de este TSUNAMI con TODA la comunidad, sin tener que lamentar muertes evitables.

No tenemos más tiempo para esperar, LO URGENTE ES PROTEGER LA VIDA.

26 de abril de 2021

Firman el comunicado: Multisectorial 21 F Regional Del Tuyú- CGT Regional del Tuyú- Suteba La Costa-Gral. Lavalle- Uthgra de La Costa- Luz y Fuerza Mar del Plata- STM- Sindicato de Trabajadores Municipales de La Costa- Sindicato de Choferes Camioneros Seccional La Costa- Sindicato de trabajadores municipales- Partido de La Costa- Sindicato de Municipales Villa Gesell-Sugara- Sindicato de Guardavidas del Partido de La Costa- Sindicato de Gastronómico de la Costa- Suteryh La Costa- Sindicato de Bancarios Regional Chascomús- CTA Regional Partido de La Costa- Gral. Lavalle- ATE Seccional La Costa- Amet- Utedyc La Costa- Udocba La Costa- Sadop -Frente Sindical – Sutpa- Somu- Foetra- Smata- Sadra- Movimiento Mayo La Costa-Gral. Lavalle- Sindicato de Panaderos del Partido de La Costa- SOEPMPZA- Federación Nacional de Peones de Taxis de la República Argentina-

La Multisectorial 21F expresa su apoyo a lxs trabajadorxs de la salud de Neuquén en conflicto por salarios y condiciones laborales

El conflicto de los trabajadores y trabajadoras de la salud en la provincia de Neuquén se ha profundizado ante la falta de respuesta del gobierno provincial, acumulando al día de hoy 18 cortes de ruta en toda la provincia, diez días de piquetes y caravanas de apoyo de la comunidad en diferentes localidades.

Ciertamente la pandemia puso de relieve en muchas áreas la importancia de trabajadores/as esenciales en nuestras comunidades, donde quienes pertenecen al personal de salud son los más visibles por estar en la primera línea salvando las vidas de las personas afectadas por el COVID. Pero, al mismo tiempo, la pandemia demostró los bajos salarios y la precarización que sufren quienes hoy son reconocidos como esenciales.

Con niveles de inflación que lejos están de controlarse o bajar, con salarios al límite de la pobreza, con condiciones laborales deficientes y sin estar vacunados en su totalidad, trabajadores y trabajadoras autoconvocados de la salud de la provincia de Neuquén pulsan por ser escuchados. En una provincia donde el mes pasado los legisladores se aumentaron la dieta mientras los reclamos de quienes salvan vidas no son atendidos, entendemos que es momento de poner las prioridades donde corresponden.

Exigimos al gobierno Provincial promover un camino de diálogo y una solución sustentable para los trabajadores y trabajadoras de la salud con una propuesta que recomponga el salario acorde a la pérdida de poder adquisitivo permanente por la inflación.

Hacemos llegar nuestra solidaridad con los reclamos expresados por los trabajadores/as en conflicto.

Andalgalá: repudiamos la represión y detenciones arbitrarias de asambleístas y comunicadores de El Algarrobo

Foto: Agencia Tierra Viva

La Red Federal de Mujeres de la Multisectorial 21 F, manifestamos nuestra profunda preocupación y repudio por los hechos ocurridos en el departamento de Andalgalá, en Catamarca, contra asambleístas de El Algarrobo y comunicadores de la Radio homónima que fueran detenidos y allanados sus domicilios con un uso excesivo de la fuerza pública.

Desde hace días, los vecinos de Andalgalá viven una situación de hostigamiento y persecución tras haberse manifestado, una vez más, contra la megaminería. Se los acusa del incendio de las oficinas de la minera Agua Rica durante una marcha, la número 584, que desde hace años realizan todos los sábados. Por el contrario, los asambleístas denuncian las presencia de infiltrados y la total ausencia policial durante la misma.

El lunes pasado se ordenaron allanamientos y detenciones de asambleístas, los cuales continuaron durante el miércoles. Ya son 11 l@s detenid@s, incluida una vecina embarazada.

Los vecinos denuncian roturas de sus casas, golpes y amedrentamiento durante las detenciones. La presencia de fuerzas policiales con armas largas apostados frente a las casas de los asambleístas, drones sobrevolando filmado el lugar, vehículos sin patente patrullando, allanamientos violentos e incluso realizados durante la noche, secuestro de celulares y computadoras a los comunicadores de la Radio y, ahora, la presencia del Ejército en las calles del pueblo.

Entendemos legítima la lucha del pueblo de Andalgalá de vivir sin megaminería contaminante y saqueadora, protegiendo sus fuentes de agua y territorio de la rapacidad de la Corporación Minera.

Exigimos el cumplimiento de las garantías constitucionales y el respeto de los derechos para todos sus habitantes y el fin del Estado de militarización impuesto por el gobierno provincial. Pedimos por el fin de los hostigamientos y persecuciones y la libertad de l@s detenid@s.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 12 abril 2021

Muy complejo el cuadro de situación que nos encontramos atravesando. La crisis sanitaria ya es una realidad, con los contagios creciendo a un ritmo desenfrenado, y el sistema sanitario al borde de la saturación. En paralelo, la crisis económica se torna cada día más palpable, no en los indicadores, que comienzan a disociarse de la realidad, sino en un enorme sector de la sociedad que ya no logra cumplir con una dieta alimentaria básica. La dinámica de la curva de contagios conduce indefectiblemente a mayores restricciones, y muy probablemente a una nueva restricción total, similar a la del año pasado, pero de carácter intermitente. Esta decisión se dilata en el tiempo, por un lado, por la resistencia que ofrecería desde un sector de la sociedad que demostraría rebeldía, y por otro, por la dificultad de contener el impacto económico. En este sentido, recordamos que en el presupuesto 2021 no se contemplan los grandes paquetes de asistencia, como fueron el año pasado, entre otros, el IFE y el ATP, debido al escaso margen para poder financiarlos. El acceso al crédito externo se encuentra completamente cerrado, por herencia del descalabro financiero del gobierno anterior; el impuesto a las grandes fortunas, que tardó un año en discutirse, aprobarse, y reglamentarse, sólo lleva recaudado el 10% del total; y la alternativa de recurrir a la emisión monetaria llevaría a un desequilibrio macroeconómico, con ampliación de la brecha cambiaria y mayor presión inflacionaria. Frente a este complejo escenario, desde el gobierno se intenta controlar la evolución de la curva de contagios con medidas quirúrgicamente direccionadas, pero que tienen gusto a poco. Asimismo, se plantea un debate interno en la coalición gobernante, entre la provincia de Buenos Aires que pretende restricciones más severas ya, y el Poder Ejecutivo Nacional que resiste por el momento. 

En relación con la recuperación de la actividad económica, durante marzo la recaudación del Gobierno nacional fue de $763.858 millones, lo que representa un aumento de +72% anual, equivalente a un +22% en términos reales. Es importante aclarar que a fines de marzo 2020 se encontraba vigente la fase 1 de la cuarentena estricta. Según el informe del Tesoro, tomando la variación interanual correspondiente a los catorce primeros días hábiles del mes de marzo de 2020 y 2021 (comparación sin las restricciones de fase 1), la recaudación crecía ligeramente por encima del 45% anual, exhibiendo también un crecimiento en términos reales. Los impuestos internos aumentaron +67% anual, Ganancias +72% anual, IVA +52% anual. Los impuestos externos crecieron +132% anual, Derechos de exportación +146% anual, y derechos de importación +114% anual. Esto resulta auspicioso en un momento donde indefectiblemente habrá que incrementar el gasto público como forma de asistencia. 

Por su parte, durante febrero el índice de producción industrial manufacturero cayó -1,6% mensual (vs +1,7% mensual en enero) y registró una suba interanual de +1,6% anual (desde +4,2% anual en enero). En orden de incidencia en el nivel general, los principales incrementos se registraron en industrias metálicas básicas (+16,4% anual), maquinaria y equipo (+15,4% anual) y productos minerales no metálicos (+14,4% anual). Por otro lado, las caídas más significativas ocurrieron en sustancias y productos químicos (-3,6% anual) y refinación de petróleo (-10,4% anual). Si bien el crecimiento de la industria se sostiene, existen comportamientos heterogéneos. Por su parte, el indicador sintético de la actividad de la construcción cayó -3,9% mensual (luego de registrar un aumento de +3,9% mensual durante enero). Por otro lado, en términos interanuales registró un aumento de +22,7% anual (vs +23,3% anual en enero). El consumo de asfalto aumentó +67,1% anual. Sin embargo, los puestos registrados en la actividad de la construcción cayeron -9,4% anual durante enero. Los permisos de edificación de enero subieron +23,2% anual. El caso de la escasa generación de puestos de trabajo en la recuperación de la actividad resulta preocupante y se da en varios sectores de la economía, no sólo en la construcción. La elasticidad empleo de la producción es mucho más baja que en la prepandemia, como consecuencia de los cambios ocurridos, vinculados al reemplazo tecnológico y en las comunicaciones. 

El Banco Central publicó el relevamiento de expectativas de mercado correspondiente al mes de marzo. Según el mismo, para diciembre de 2021 se espera un crecimiento de +6,7% (vs +6,2% en el elevamiento anterior), inflación de 46% anual (vs 48,1% anual), tasa Badlar (plazos fijos mayoristas) de 35,3% (vs 36,1% anual), y tipo de cambio de $115 (vs 118,6). La disparidad más marcada con las proyecciones oficiales se da en la inflación. Esta semana se va a conocer el dato de inflación de marzo, que se estima en torno nuevamente al 4% mensual. De esta forma, la pretensión del gobierno sobre un 29% de inflación este año comienza a quedar atrás, luego de acumularse cerca de un 12% en tan sólo el primer trimestre. En este sentido, Federico Bernal, interventor del ENARGAS aseguró que a partir de mayo habrá una recomposición tarifaria para las transportistas y distribuidoras de gas, pero que no se trasladará el mayor costo de adquisición del gas que tienen las empresas por la implementación del Plan Gas, lo que implicarán mayores subsidios del Estado. El impacto de la suba en los consumidores finales sería de 7% en residenciales y de 4% para PyMES. Esto apuntaría a un desenlace en favor de un sector del gobierno que pretendía estos aumentos por debajo de la pretensión original del ministro Guzmán, con la idea de reducir la cuenta subsidios del presupuesto nacional, en la búsqueda de no alejarse de la meta fiscal impuesta, de 4,5% del PBI. 

La situación es muy compleja. Por un lado, la necesidad de solucionar el frente externo financiero, con un vencimiento de US$2.400 millones con el Club de París, que puede volver a poner al país en default, y que puede activar cláusulas que dispararían intereses y punitorios. Todo esto en el marco de un acuerdo con el FMI que se dilata, y que no logra disipar el cronograma de vencimientos concentrados en el corto plazo. Mientras tanto, si bien la actividad se recompone, consecuencia del rebote desde el piso de los meses de cuarentena estricta, esta recuperación no genera empleo al ritmo necesario ni se sostendrá si no se logra recomponer el poder adquisitivo de los salarios, algo que no se logra y que resulta cada vez más difícil, dada la inercia inflacionaria. Mientras tanto, el aumento de contagios amenaza con una nueva interrupción drástica de la actividad, lo cual requerirá de asistencia económica más fuerte. Esta asistencia, dada la imposibilidad de acceso al crédito, requerirá de un ritmo mayor de emisión monetaria, lo cual puede redundar en más presión sobre los precios, vía un nuevo incremento de la brecha cambiaria, y dilatar los acuerdos internacionales. Mientras tanto, en el frente externo, si bien se mantiene un superávit comercial en torno a los US$1.000 millones mensuales, la dinámica de exportaciones se sostiene por el aumento de los precios internacionales de los commodities, que es un factor externo, mientras que caen las cantidades exportadas (lo que responde a un comportamiento de evasión y contrabando en las fronteras y las vías navegables), y por el lado de las importaciones se presenta una baja en precios y un aumento muy fuerte de las cantidades, vinculado a la recuperación de la actividad. Este último, es otro de los factores que complejizan el proceso actual, la elevada elasticidad producto de las importaciones, que puede conducir a un estrangulamiento en el ingreso genuino de dólares. 

En este momento, las restricciones graduales parecieran absolutamente insuficientes para frenar la escalada de contagios, y la saturación del sistema de salud ya es una realidad. Una cuarentena estricta intermitente pareciera ser la única solución al alcance de la mano para frenar la escalada de las curvas, con la necesaria asistencia económica a todos los sectores afectados, y en particular a los más vulnerables. Esto requerirá una expansión del gasto por encima de las metas presupuestadas, y recurrir a la emisión monetaria como una de las vías de financiamiento. La realidad no brinda margen para otra cosa. El costo económico de un colapso resultará más alto al final del camino, y las vidas que se pierdan en el camino no tienen precio.