Home Blog

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 17 enero 2022

Mientras funcionarios emprenden un nuevo viaje a los Estados Unidos, el acuerdo con el FMI pareciera no estar cerca de concretarse. Si bien la discusión de forma gira en torno de alguna diferencia en relación al sendero de ajuste fiscal, la de fondo tiene que ver con la estrategia geopolítica de los Estados Unidos en la región, donde no parece que estén dispuestos a ceder para darle un acuerdo a un gobierno que no consideran aliado. Según trasciende, el desacuerdo con el FMI respecto del aspecto fiscal, es que el organismo estaría pidiendo un ajuste de 1% adicional en el 2023 (en 2022 sería de 0,3% del PIB), y el Gobierno no lo estaría aceptando. Siendo el 2023 un año de elecciones, el Gobierno debería realizar recortes en gastos de capital y aumento de tarifas para bajar subsidios para poder llegar a ese recorte en el déficit primario. El gobierno deberá tomar la decisión en los próximos sobre si seguir pagando vencimientos en enero y febrero. El de marzo se descuenta que no, porque es imposible hacerlo dada la magnitud. Pero en caso de confirmarse que no va a haber acuerdo, no tendría sentido pagar los vencimientos más próximos, en un contexto de fuerte escasez de divisas. En este sentido, el gobierno deberá enfrentar las críticas, desde afuera y las internas también, de por qué pagó más de 5.000 millones de dólares al organismo en busca de un acuerdo que, a la vista de hoy, pareciera imposible desde el momento inicial. De todas formas, así como un acuerdo con el FMI no es la solución a los problemas de la economía argentina, la falta del mismo tampoco nos empuja a ningún abismo, como pretenden instalar economistas de la oposición, con José Luis Espert a la cabeza. El año comenzó con una inercia inflacionaria muy importante. El dato de inflación de diciembre resultó por encima de lo esperado, y en particular la inflación núcleo, que abarca un conjunto de precios que se encuentran por fuera del alcance directo del Estado, marcó un registro muy elevado. Más adelante en este informe analizamos los detalles de la inflación de diciembre, pero preocupa mucho la tendencia de aceleración, aún en un contexto de controles de precios, congelamiento de tarifas, atraso cambiario, pérdida de poder adquisitivo, entre otras anclas que se le busca imponer a los precios. Por otra parte, la fuerte ola de contagios de Covid-19 pone un freno a la actividad, y la sequía amenaza con complicar aún más la escasez de divisas. Se configura así un escenario muy delicado, de estancamiento de la recuperación económica, falta de generación de empleo, inercia inflacionaria acelerando, escasez de divisas, suba de tasas de interés, dificultad de acceso al financiamiento en el mercado doméstico, y cada vez más serias limitaciones para el acceso al crédito externo. Frente a esta situación el gobierno debería poner un programa económico sobre la mesa, con o sin acuerdo con el FMI y dotarlo de apoyo político para darle credibilidad. Si esto no ocurre vamos rumbo a un año de estancamiento de la actividad, una inflación por encima de la del año pasado, y serios desbalances macroeconómicos, una gran amenaza a la estabilidad teniendo en cuenta el frágil escenario social.     

La semana pasada entró en vigencia la reducción de los derechos de exportaciones para las economías regionales, medida que el Gobierno había publicado a mediados de diciembre con el objetivo de estimular estos sectores para generar divisas adicionales por alrededor de U$S 1.100 millones.

La utilización de la capacidad instalada en la industria para el mes de noviembre 2021 se ubicó en 68,8%, desde 64,7% en octubre y frente a 63,3% en el mismo mes del año anterior. Sigue recuperando terreno, evidenciando que la industria es uno de los sectores que lideró la recuperación. 

La inflación para el mes de diciembre fue de +3,8% mensual, desde +2,5% mensual en noviembre, y por encima de lo esperado por el mercado, en +3,4% mensual. En el acumulado del año la suba del índice de precios fue de +50,9% anual. Los precios estacionales subieron +3,7% mensual (+50,1% anual), los regulados +1,7% mensual (+37,7% anual), mientras que la inflación núcleo (sin alimentos ni energía) subió +4,4% mensual (+54,9% anual). Esto deja en evidencia que el promedio se encuentra contenido por la contención de los precios regulados, algo que será difícil sostener a lo largo de este año. La mayor suba se dio en restaurantes y hoteles (+5,9% mensual), bebidas alcohólicas y tabaco (+5,4% mensual), transporte (+4,9% mensual), y prendas de vestir y calzado (+4,8% mensual). Por otro lado, aquellos que presentaron menos subas fueron salud (+0,5% mensual) y educación (+1,0% mensual). 

Debido a la no aprobación del presupuesto para el 2022 y a la ley sancionada que prorroga el presupuesto del año anterior, el Gobierno debió realizar algunos ajustes en la actualización de algunas partidas presupuestarias de ingresos y gastos. Principalmente al no tener los ingresos extraordinarios por los DEG’s ni por el aporte a las grandes fortunas (dado que fue únicamente por emergencia de COVID), implica que por la menor asignación de recursos deberá haber una menor asignación de gastos de aproximadamente 0,5% del PBI, que serán distribuidos entre subsidios energéticos, ministerios de seguridad social, empleo y desarrollo social. De todas maneras, a lo largo del año el Gobierno irá reacomodando las partidas a medida que la recaudación avance. Que exista acuerdo con el FMI busca un ancla de credibilidad en esta política económica, que genera mucha incertidumbre si quedara librada a la discrecionalidad interna, de un gobierno que no cuenta con acuerdos básicos dentro de sus propias filas.

El próximo 19 de enero se realizará la primera de las dos audiencias públicas previstas para las tarifas de transporte y distribución de gas natural. Recientemente, las empresas presentaron sus informes técnicos y económicos para solicitar y justificar incrementos de entre 70% y 150%, con un impacto final de 30% para los usuarios. De todas maneras, son audiencias no vinculantes y la decisión final la tiene el Gobierno. Para el transporte de Gas (TGS y TGN) el Enargas habría ofrecido un 50% de incremento a las tarifas reguladas, que están congeladas desde abril 2019. 

Punilla sin agua: asamblea de vecinos autoconvocados resuelven pasos a seguir

Vecinos y organizaciones autoconvocadas de Cuesta Blanca realizan la tercer asamblea para resolver los pasos a seguir ante la falta de agua y el mal manejo de los recursos hídricos. También, se amplían denuncias en Cosquín y para esta tarde está prevista una movilización bajo el lema “La Marcha de los Bidones”.

Reproducimos aquí la gacetilla de prensa de la Asamblea de Cuesta Blanca donde participan también nuestros compañeros de la 21F

Gacetilla de Prensa : 17/01/22 

Asamblea de vecinos Autoconvocados por el agua Cuesta Blanca. 

El pasado sábado 15 se llevó a cabo la tercera reunión de la Asamblea Por el Agua Cuesta Blanca, donde vecinas y vecinos vienen estudiando qué medidas proponer al Estado, (comuna de Cuesta Blanca), con la finalidad de resolver esta problemática de una manera integral y que sea la más conveniente para las presentes y futuras generaciones. 

Se analizó la problemática con una visión regional teniendo en cuenta los distintos escenarios contractuales que se presentan en comunidades vecinas, (Icho Cruz, San Antonio, Mayu Sumaj), donde la ciudadanía lamentablemente ha tenido poca participación y nosotros consideramos que esto no puede pasar en nuestra comunidad. 

Somos conscientes de que el contrato que se firme con el prestador del servicio, afectará de manera concreta la calidad y cantidad de agua de la que podremos disponer y, también incidirá en los costos que se pagará por el servicio, por lo tanto consideramos que es la comunidad en su conjunto la que tiene que decidir qué modelo de contrato es el más conveniente para los vecinos. 

Bajo el lema EL AGUA NOS UNE, pudimos conocer de manera directa qué está pasando en las distintas zonas de nuestro pueblo y sentir que el mayor desafío es lograr AGUA POTABLE PARA TODOS, sin ningún tipo de discriminación como venimos viendo que sucede en nuestra localidad. 

Se narraron vivencias muy estremecedoras, ya que algunas mamás relataron que padecen de no tener agua desde hace más de un mes y sin ninguna respuesta comunal; en otros casos llevan años reclamando por lograr el acceso desde los hogares, teniendo a veces que almacenar agua de lluvia para cuando no tienen este recurso. Hay hogares con enfermos con Covid 19, que tienen que ir al río para poder soportar estas olas de calor ya que no tienen nada de agua y personas que compran botellas de agua para poderse higienizarse. Se mencionaron hogares con gente discapacitada y adultos mayores sin agua. Todo esto nos lleva a reflexionar, como comunidad, que el tema debe unirnos más allá de cualquier diferencia social o ideológica, pensando en EL BIEN COMUN. 

Adhirieron a esta Asamblea, GESTARA NACIONAL, El FORO SOLIDARIO CORDOBA, la MESA DE ASOCIATIVISMO Y LA ECONOMIA SOCIAL DE CORDOBA, EL INSTITUTO MOVILIZADOR DE FONDOS COOPERATIVOS, entre otras organizaciones. 

Se decidieron realizar diferentes acciones buscando siempre el diálogo entre los vecinos y las Autoridades competentes en la temática del agua, comenzando por quien tiene el deber de garantizar el servicio: La Comuna de Cuesta Blanca.


Informe Económico de Coyuntura Semanal – 11 enero 2022

Tal como anticipamos en nuestro anterior informe, de la reunión del ministro Guzmán con los gobernadores por los avances de la negociación con el FMI, no surgió nada nuevo. La relación entre el país y el organismo cada vez luce más tensa, ya que, como era de esperar el FMI exige condiciones de ajuste más firmes de lo que el gobierno pretende. El problema radica en que esas restricciones abortarían la recuperación del crecimiento económico post pandemia 2020, en un contexto donde, además la aceleración de la ola de contagios ya de por sí implica una limitante a la recuperación, de manera que la necesidad de aplicar políticas expansivas es más fuerte aún. En este sentido, es esperable que no haya acuerdo, pero que el organismo no declare formalmente en default al país, sino que se posterguen los vencimientos y la economía tenga que transitar los próximos meses en un intermedio. Esta situación traería aparejado algunos inconvenientes como, por ejemplo, restringiría líneas de crédito desde otros organismos internacionales, mantendría elevado como ya está el nivel de riesgo país (por encima de los 1800 puntos básicos), en síntesis, restringiría cualquier posibilidad de acceso al crédito para una economía que presenta una seria escasez de divisas, que también compromete la recuperación. De hecho, las reservas internacionales brutas del BCRA quebraron los 40.000 millones de dólares, y las reservas netas rondan apenas los US$2.000. Es un nivel muy bajo, que obliga a restringir más el acceso al mercado cambiario, llevando a frenar importaciones, algo que compromete también el sostenimiento de la actividad. Por otra parte, la brecha cambiaria en torno al 100% complica la liquidación de exportaciones. La combinación de estos factores aumenta el riesgo de devaluación del tipo de cambio oficial, algo que el gobierno pretende evitar, pero que luce muy complicado desde los números. Por el momento, la estrategia del BCRA es acelerar el ritmo de deslizamiento del tipo de cambio oficial más en línea con la inflación, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, cuando la inflación corría en promedio por encima del 3% mensual y el tipo de cambio se depreciaba en torno al 1% mensual. Sin embargo, puede que, a los niveles de reservas actuales resulte tardía la estrategia de aceleración, y un salto discreto del tipo de cambio oficial resulte inevitable. El problema en caso de que esto ocurra es que la dinámica inflacionaria puede complicarse aún más, y la muy frágil estructura social sufrir mucho. En este sentido, la falta de un acuerdo con el FMI puede ayudar con mayor discrecionalidad en la política económica, para implementar paquetes de asistencia y transferencias de recursos. Sin embargo, el gran desafío en este caso sería lograr, con la necesidad de mucho apoyo político, un ordenamiento macroeconómico que impida un desmadre de espiralización devalulatorio-inflacionaria. 

En noviembre el déficit de cuenta corriente que publica el BCRA, fue de U$S -1.566 millones, el peor para un mes de noviembre desde 2017, y desde un superávit de U$S 557 millones en octubre, explicado mayormente en que las importaciones de bienes aumentaron +26% mensual y las exportaciones cayeron -5% mensual. Las mayores autorizaciones de importaciones, tratarían de revertir la caída en la actividad de octubre 2021 (-0,8% mensual del estimador mensual de actividad económica – EMAE), mes en el cual las importaciones habían caído -25% mensual. Los bancos terminaron noviembre con una posición comprada a término en moneda extranjera por U$S 263 millones, aumentando su posición comprada en U$S 352 millones respecto al cierre del mes previo. Esto da cuenta del aumento de la expectativa devaluatoria. Según información oficial, durante noviembre el BCRA vendió U$S 366 millones en el mercado de bonos, acumulando ventas netas por U$S 2.522 millones en los últimos doce meses. Cada vez es más fuerte la dependencia del aumento en la renovación de vencimientos de deuda en pesos en el mercado interno, para quitar presión a la necesidad de emisión monetaria. En relación a esto, el 30 de diciembre el BCRA realizó la última transferencia del año al Tesoro por $203.184 millones, acumulando en el mes $685.000 millones (1,5% del PBI). Esto es equivalente a un incremento de 169% anual con respecto a diciembre 2020. El acumulado del año equivale al 3,9% del PBI bajando desde 7,4% del PBI en el 2020.

Las cámaras Ciara-CEC publicaron la liquidación de divisas de las cerealeras para el mes de diciembre, que fue de U$S 2.678,3 millones, equivalente a +58% anual para el mes, y a +62% anual para el acumulado del año, que llegó hasta los U$S 32.807,9 millones liquidados (+38% vs el acumulado en el 2019). La liquidación de divisas del 2021 fue la más alta desde el 2002. Un dato alentador por el momento. 

Por su parte, la recaudación en el mes de diciembre alcanzó $1.179.890 millones, equivalente a +73,6% anual, desde +60% anual en noviembre. Los impuestos internos aumentaron +65% anual, destacándose la suba de seguridad social (+68% anual), IVA interno (+62% anua) y débitos y créditos (+83% anual). Los impuestos externos aumentaron +109% anual, destacándose los derechos de exportación (+194% anual), Ganancias (+121% anual), IVA externo (+84% anual) y derechos de importaciones (+81% anual). En términos reales, la recaudación aumentó +16% anual, con impuestos externos creciendo +39% anual. Comparando contra el 2019 la recaudación muestra un aumento de +18% en términos reales, aunque en este caso liderada por el aumento de los impuestos internos (+20%) sobre los externos (+12%).

En función de los reclamos del FMI, el BCRA decidió subir la tasa de política monetaria (Leliq a 28 días) 200 puntos básicos, hasta 40% nominal anual (48,29% TEA). Por otro lado, decidió crear una nueva Leliq a 180 días que tendrá una TNA de 44% (TEA de 48,92%) con subastas una vez por semana. También aumentó los límites mínimos de la tasa para los depósitos a plazo fijo para personas humanas por hasta $10 millones hasta el 97,5% de la tasa de política monetaria llevando esta tasa a una TNA de 39% (TEA de 46,8%). Para el resto de los depósitos el límite mínimo será del 92,5% de la tasa de política monetaria llevándola a una TNA de 37% (TEA de 44%). Actualmente la tasa Badlar (depósitos de más de $1 millón) se ubica en una TNA de 34,2%. Se eliminan progresivamente los pases pasivos a 7 días continuando en vigencia los concertados a 1 día. Para los depósitos a plazo fijo ajustables por UVA se establece una tasa mínima de precancelación del 85% de la tasa de política monetaria al 34% TNA. Expandieron el límite de tenencia de Leliqs a 28 días que pueden tener las entidades financieras hasta un importe equivalente al promedio mensual de saldos diarios de depósitos a plazo fijo en pesos del sector privado no financiero del periodo anterior. Las nuevas Leliqs de 180 días serán accesibles para las entidades financieras que cuenten con un porcentaje de depósitos a plazo fijo en pesos constituidos por el sector privado no financiero respecto del total de depósitos en pesos de ese sector igual o superior al 20 %. Se trata de un conjunto de medidas cuyo objetivo final es alcanzar tasas de interés reales positivas, es decir, tasas de interés por encima de la inflación, de manera de hacer más atractivas las colocaciones en pesos. El problema de esta medida es que, si sube la expectativa inflacionaria, se corre el riesgo de una carrera entre tasa de interés y precios, donde el aumento de la tasa constituya también un elemento de presión inflacionaria. 

El Relevamiento de Expectativas de Mercado para los próximos 12 meses (dic-22) arrojó los siguientes resultados. El tipo de cambio oficial $163,7, la inflación 54,8%, la tasa de interés Badlar 38,0%, y el crecimiento del PBI 2,9%. De esto se desprende que, en función de la expectativa inflacionaria actual, la tasa de interés, aún tras el incremento sigue siendo negativa en términos reales. Esto configura las condiciones para el riesgo comentado. 

Por el lado de la economía real, se conocieron más indicadores la semana pasada. El Índice de Producción Industrial Manufacturero (IPI) de noviembre mostró un aumento de +4,8% mensual, desde -5,0% mensual en octubre. En el acumulado del año la suba fue del +16,3% anual, mientras que en los últimos 12 meses la suba fue del +10,1% anual. Analizando los sectores, se observa que los Textiles subieron +48,8% anual, Automotores y otros +26,3% anual, y Productos de metal +14,8% anual. Por su parte, otros equipos y aparatos cayeron -4,4% anual y Muebles -1,1% anual. Por su parte, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) de noviembre mostró una variación de +0,4% mensual, desde +2,0% mensual en octubre, acumulando una suba de +34,2% en el año y una suba de +8,4% anual. El consumo de asfalto aumentó +66,2% anual. Esto está muy vinculado con la obra pública. Los puestos de trabajo (para el mes de octubre) aumentaron +19,2% anual. La superficie autorizada (para el mes de octubre) aumentó +94,2% anual.

La semana pasada finalizó el programa de congelamiento de precios que estuvo vigente durante los últimos tres meses. Esta semana comienza un nuevo programa de precios cuidados con 1.300 productos y aumentos promedio de 6% trimestral de manera escalonada.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 3 enero 2022

Comienza un año muy complejo para la economía argentina, con una inflación que se vuelve a acelerar, apuntando a valores por encima del 50% de 2021, un rebote en la actividad que comienza a dar signos de agotamiento, una muy seria falta de dólares, tensión cambiaria, y un acuerdo con el FMI que luce mucho más lejano de lo que el gobierno pretendió transmitir durante el último tiempo. La escasez de dólares es la principal causa de tensión en el mercado cambiario, lo cual se transforma en una amenaza de re aceleración inflacionaria, y a la vez es el condicionante a la recuperación de la actividad. Sin acuerdo con el FMI que implique el ingreso de dólares nuevos, el escenario más probable, las alternativas son, una devaluación abrupta o extremar al máximo el acceso a la compra de dólares, restringiendo casi completamente las importaciones. En el primer caso, el traslado a precios resultará inevitable, y muy complejo el control de un escenario social ya al límite, en el segundo caso, se abortaría la recuperación de la actividad, complicando aún más la tan necesaria creación de empleo. 

Además de lo complejo del cuadro económico, se suma una complejidad política que no ayuda a resolver los problemas. De hecho, comienza el año sin presupuesto nacional aprobado por el Congreso. Trabajar sin presupuesto complica mucho las cosas, ya que se hace completamente imposible planificar, dada la incertidumbre de contar con partidas presupuestarias a tiro de decreto y con restricciones de financiamiento. Son muchos los desafíos del año en curso, y sin la hoja de ruta que implica el presupuesto el escenario es más incierto. ¿Qué ocurrirá con las trifas de servicios públicos?, ¿cómo seguirá la cuenta de subsidios?, ¿a qué nivel de déficit fiscal se apunta?, ¿cómo se ajustarán los haberes jubilatorios?, ¿qué pasará con la obra pública?, todos estos interrogantes y más surgen por el hecho de no contar con un presupuesto como hoja de ruta de la política económica. Se suma que durante el primer trimestre del año los vencimientos con el FMI ya son impagables, y el tesoro de los Estados Unidos mantiene una posición firme de exigencia de mayor ajuste, que el gobierno no está dispuesto a aceptar. 

Dada la situación de emergencia, el Gobierno decidió prorrogar hasta mediados del 2022 la doble indemnización y la prohibición de despidos. En el caso de la primera habrá una reducción gradual en los montos mes a mes hasta finalizar a mediados del 2022.

La Balanza Comercial en el mes de noviembre registró un superávit de U$S 397 millones (desde U$S 1.615 millones en octubre y siendo el valor más bajo desde diciembre 2020). Las exportaciones aumentaron +37,0% anual, a US 6.164 millones, debido a un incremento de los precios de 23,1% y de las cantidades de 10,0%. Por su parte, las importaciones se incrementaron +40,1% anual, a U$S 5.767 millones, como consecuencia de una suba de 15,6% en las cantidades y de 21,2% en los precios. En el acumulado del año, las exportaciones alcanzaron U$S 71.320 millones, mientras que las importaciones ascendieron a U$S 56.968 millones, dejando un saldo comercial de U$S 14.352 millones en 11 meses (+11,3% anual). La escasez de divisas va a complicar el resultado comercial en los próximos meses, sobre todo si se mantiene la actual brecha cambiaria.

Por su parte, el estimador mensual de actividad económica (EMAE) en octubre cayó -0,8% mensual (desde +0,9% mensual el mes previo), mostrando la interrupción del crecimiento mensual que mantuvo desde junio, mientras que en términos interanuales creció +6,7% anual (desde +11,4% anual el mes previo).  En el acumulado del año el incremento comparado con el mismo período del 2020 es de +10,4%. Dentro de los sectores de mayor incidencia, se destacó Industria Manufacturera (+4,9% anual en octubre, desde +11,1% en septiembre) y Transporte y comunicaciones (+11,9% anual en octubre, desde +11,1% en septiembre).

Sin presupuesto, los mandatarios de 23 provincias se reunieron con Alberto Fernández para firmar el consenso fiscal (Larreta y gobernadores radicales no participaron). Esto les permitirá a las provincias aumentar alícuotas de impuestos como ingresos brutos o impuestos a los sellos, así como la creación de un nuevo impuesto a la herencia. Algunos Gobernadores anunciaron que no tenían en los planes el aumento de impuestos pero que igual firmaron el consenso. Por otro lado, se programó una reunión con el Ministro Guzmán para que dé detalles sobre la negociación con el FMI para el 5 de enero. Es esperable que se trate de un mensaje ambiguo como viene siendo hasta ahora. Sin acuerdo seriamente avanzado es casi imposible dar definiciones. 

Frente a la necesidad de revisar las tarifas y la cuenta subsidios de las arcas públicas, el ENARGAS instruyó a las distribuidoras de gas por redes de todo el país a iniciar un reempadronamiento de usuarios con el objeto de actualizar la titularidad del servicio con el fin de avanzar en la segmentación de subsidios al igual que el ENRE con las distribuidoras de energía eléctrica. De acuerdo a informes preliminares, el ENARGAS dice que identificó que el 18% (1,65 millones titulares del servicio) corresponden a registros que no se pueden identificar por tener el CUIT/DNI incorrecto y un 10% (960 mil titulares del servicio) que corresponde a personas fallecidas. Por su parte, el Gobierno convocó a una audiencia pública para el 19 de enero a fin de analizar un aumento de las tarifas de gas durante 2022. El ENARGAS ya había propuesto un 55% para Transportadora de Gas del Norte (TGN) y Transportadora de Gas del Sur (TGS) cuyas tarifas están congeladas desde abril 2019. En tanto, las distribuidoras podrían llegar a tener un 31% de incremento en el Valor Agregado de la Distribución (VAD), después del 25% obtenido en 2021, que representó un aumento del 6% final sobre las facturas. Mientras tanto, el gobierno dejó trascender que durante el 2022 prevén trasladar un aumento en las tarifas de luz y gas de entre 17% y 20% para cerca del 80% de los hogares, mientras que el restante 20%, que consideran de mayor poder adquisitivo, tendría un ajuste muy superior porque les quitarían todos los subsidios a la generación de energía, que en algunos casos hoy llega al 80%. Según La Nación, en CABA perderán los subsidios los que vivan en propiedades donde el metro cuadrado supere los U$S 3.700, mientras que en la provincia de Buenos Aires se tomará como referencia el valor de la tierra. Además, dejarán de percibir el beneficio los usuarios de barrios cerrados, la actividad financiera, el transporte ferroviario, bingos y casinos y las oficinas públicas. El efecto final sería la duplicación del monto que hoy pagan algunos clientes. 

El consumo interno también pierde fuerza, con un poder adquisitivo que se sigue deteriorando. Las ventas en supermercados durante octubre aumentaron +5,2% anual a precios constantes (desde +6,2% anual previo), y +57% a precios corrientes. Las ventas en Centros de Compras durante octubre subieron +160% anual a precios constantes y +306% a precios corrientes (recordamos que en octubre del 2020 eran los primeros meses de reapertura de comercios por la pandemia).

En relación al poder adquisitivo, el Índice de salarios total para el mes de octubre subió un +4,0% mensual (en septiembre aumentó +4,0% mensual también). Esto implica un crecimiento de +51,2% anual. Descontando la inflación anual de octubre (52,1% YoY) el salario real muestra una caída de -0,6% anual. El sector privado registrado indicó +3,7% mensual y +52,8% anual, el sector público indicó +3,7% mensual y +56,7% anual, y el sector privado no registrado indicó +5,7% mensual y +38,4% anual. Es muy claro el atraso acumulado del sector informal, que cada vez es más grande. 

En cuanto al frente monetario, la situación luce muy compleja. En las últimas dos semanas, bajó la valuación del oro en el balance del Banco Central, pese a que subió la cotización internacional. Esto sugiere que el Banco Central podría haber vendido U$S 350 millones de oro, indicando el bajo nivel de reservas internacionales líquidas que el Central tiene como para usar este tipo de recursos. 

Navidad y solidaridad: la 21F entregó productos navideños en diferentes puntos del país

La Multisectorial 21F entregó productos navideños a vecinos de las localidades de Bragado, Chivilcoy, Moreno, Merlo, Almirante Brown, Llavallol, Villa Fiorito, Ingeniero Budge, Tigre, CABA, Esteban Echeverría, Quilmes e Ituzaingó. En Córdoba lo hizo en los barrios de Punilla y en los merenderos de Cruz del Eje. También en la Provincia de Chaco y el Partido de la Costa.

También seguirán haciéndolo en los próximos días en las localidades La Plata, Balcarce y Mar del Plata, entre otras.

Agradecemos la ayuda principalmente de toda la militancia que activó sin parar y a Desarrollo Social de la Nación y de la Provincia de Buenos Aires que nos permite acompañar con algunos productos a las familias de nuestros barrios en estas fiestas.

Porque nadie se salva solo. Porque sólo el pueblo salvará al pueblo.

Con amor y solidaridad, felices fiestas a toda la familia de la 21F

Chubut resiste: exigimos el cese de la represión y la derogación de la zonificación minera

Desde el Frente Multisectorial 21F reiteramos nuestro repudio a la votación entre gallos y medias noches de la rezonificación minera a espaldas de la voluntad popular. Al mismo tiempo exigimos el cese de la represión y las detenciones arbitrarias que vienen denunciando vecinos de diversos pueblos y ciudades de la provincia de Chubut y la derogación inmediata que la ley que habilita la megaminería contaminante.

Pretender avanzar en proyectos de megaminería que no cuentan con licencia social, hacerlo en medio de una crisis hídrica histórica y de una aún mayor crisis política en la provincia, sólo puede generar caos. Es imperiosa la inmediata derogación de la ley de Rezonificación Minera para lo cual la movilización popular masiva es el camino y es lo que viene sucediendo en toda la provincia de Chubut desde la semana pasada.

En cada rincón de la provincia se suceden movilizaciones populares multitudinarias y diferentes actores sociales, religiosos y políticos suman esfuerzos para exigir la urgente derogación de esa ley. Es inevitable recordar la pueblada mendocina de hace dos años atrás cuando, también en diciembre, pretendieron pasar por encima del pueblo y del agua dejando sin efecto la Ley que cuidada ese bien escaso y vital.

Reiteramos nuestro apoyo al pueblo de Chubut que a pesar de las extorciones y las represiones, tiene bien en claro que cuidar la casa común y los recursos que son de todos, es cuidar el futuro y la esperanza de un desarrollo integral con trabajo y agua para cada habitante.

Esta crisis actual en la provincia claro que tiene nombres asociados a políticos que pidieron el voto comprometiéndose a defender el agua y, “misteriosamente”, cambiaron de opinión. Y también tiene otro nombre: Panamerican Silver. Multinacional minera que pretende, comprando voluntades y parada sobre las vainas de las balas que el pueblo viene recibiendo, desarrollar un proyecto que dejará en el mediano plazo contaminación y saqueo.

Chubut ya dijo #NoEsNo

Sin justicia ambiental no habrá justicia social.

Derogación YA de la ley de rezonificación minera.

Inmediato cese de la represión al pueblo movilizado.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 13 diciembre 2021

Se acerca el fin de año, el plan plurianual que el presidente anunció la tarde del último domingo de elecciones que ingresaría al Congreso de la Nación en la primera semana de diciembre no ingresó, el presupuesto nacional 2022 que se debería haber aprobado antes del cambio de composición de las cámaras no se aprobó y el acuerdo con el FMI que pretendía cerrarse este año parece cada vez más lejano. A la delicada situación económica se le suma una gran fragmentación política, tanto en el oficialismo como en la oposición. Basta observar la cantidad de bloques que se conformaron para esta nueva etapa. Las declaraciones desde los diferentes sectores van en línea con la necesidad de lograr consensos, pero en la práctica cada vez se está más lejos de eso. Hacia el fin de la semana pasada tuvo lugar una plaza multitudinaria, convocada por el gobierno, que resultó testigo de un debate interno, con algunos cruces entre el presidente y la vicepresidenta, vinculados con el posible acuerdo con el FMI. El sábado tuvo lugar otra plaza, convocada por movimientos sociales y partidos de izquierda, bajo el lema de no al FMI, también multitudinaria, aunque menos que la anterior. El intento del gobierno de cerrar un acuerdo, que postergue de manera ordenada los vencimientos, pero que le permita al país llevar adelante las necesarias políticas expansivas para sostener la recuperación y transformarla en crecimiento, pareciera una utopía a la luz de las experiencias del FMI con otros países e incluso con nuestro país en otros momentos de la historia. En los 22 acuerdos que la Argentina cerró con el organismo a lo largo de la historia, tuvieron lugar algunos factores comunes como una caída de la actividad económica, un aumento del ritmo de inflación y el incumplimiento de todos ellos poco tiempo después. En esta oportunidad el gobierno pretende que sea diferente, que el organismo haga un mea culpa de su comportamiento al otorgar el crédito al gobierno anterior, e incluso la vicepresidenta le pidió públicamente, en la plaza de la semana pasada, ayuda al FMI para recuperar los dólares de los argentinos en el exterior. El pedido resulta llamativo por lo ingenuo. El FMI, fiel representante de los intereses del poder financiero mundial, cómplice de la fuga de capitales de la Argentina durante los dos últimos años del gobierno de Macri, trabajaría en repatriar esos dólares a partir de un pedido público de una líder política siempre opuesta al accionar del organismo. No resulta convincente. 

A esta altura luce muy probable que no se logre la aprobación del presupuesto 2022, que es nada menos que la hoja de ruta de la política económica para el año próximo, a partir de lo cual debería firmarse un decreto que inicie el año con el presupuesto 2021, que dada la elevada nominalidad de una economía que convive con un 50% de inflación anual, no alcanzaría para llegar a mitad de año, lo que llevaría a gestionar a tiro de decreto durante toda la segunda mitad del año próximo. Esto le agregaría un componente de incertidumbre adicional a un contexto de por sí muy incierto. 

La falta de un acuerdo con el FMI podría empujar al default ya que los vencimientos del primer trimestre del año próximo son imposibles de afrontar, aunque es esperable que el organismo evite esta situación, generando algún tipo de prórroga de común acuerdo entre las partes, para negociar más adelante, sin caer en un traumático evento de default. Sin embargo, esta situación podría impedir desembolsos de parte de otros organismos multilaterales, que están contemplados en el presupuesto 2022. Sin estos fondos, resultaría más complicado el financiamiento del déficit. Esto podría generar que todo recaiga en la emisión monetaria, acelerando el ritmo inflacionario.

Adicionalmente, el año próximo, debería revisarse el esquema de subsidios a la energía y al transporte que representan, entre ambos, un 3% del PBI. Venimos de un 2021 con casi 50% de inflación y un congelamiento casi absoluto de muchas de estas tarifas, lo cual genera retraso y engrosa la cuenta subsidios del presupuesto. En caso de postergarse los congelamientos, no surge financiamiento a la vista por fuera de la emisión monetaria, que generaría más presión inflacionaria. En caso de revisarse el esquema de tarifas, el traslado a precios incorporaría también una presión inflacionaria adicional. En síntesis, dada la inercia inflacionaria actual y la necesidad de corrección de tarifas, el año próximo tendrá una inflación por encima del 50% de este año y lejos del 33% proyectado en el presupuesto por el equipo económico. 

Mientras tanto, los indicadores de actividad económica, comienzan a dar señales de pérdida de fuerza en la recuperación, por falta de impulso desde la política económica, restricción externa y elevada incertidumbre. La encrucijada es compleja, porque en caso de no darse un acuerdo con el FMI de la forma que el gobierno expresa pretender, las alternativas de acuerdo o falta de él, conducen casi al mismo escenario: un año de virtual estancamiento en la actividad y mayor inflación. La restricción que se profundizaría con la falta de acuerdo, o el ajuste impuesto en un acuerdo, conducirían a un destino muy similar. 

En octubre el Índice de Producción Industrial Manufacturero (IPI) mostró una caída del -5,7% mensual, desde +5,3% mensual en septiembre. En el acumulado del año la suba es de +17%, mientras que el dato interanual muestra una suba de +4,3%. Entre los sectores se observa un comportamiento muy heterogéneo. Textiles subió +6,3% anual, automotores +18,4% anual, muebles cayó -12% anual, alimentos -0,8% anual, y madera y papel -1,2% anual. Por su parte, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) de octubre mostró una variación de +2,3% mensual, desde -1,8% mensual en septiembre, acumulando una suba de +37,9% en el año y una suba de +8,3% anual. Los puestos de trabajo aumentaron un +20,2% anual. Se observó también un aumento muy importante en el uso de asfalto, que creció un +70% anual. Esto refleja la dinámica de la obra pública, que podría sufrir los ajustes del año próximo, y que es uno de los principales motores del mercado interno. 

El BCRA le transfirió al Tesoro $120.000 millones el 6 de diciembre, siendo la primera del mes. En noviembre las transferencias totales fueron de $130.000 millones, y en octubre de $352.172 millones. En el mes de diciembre del 2020 las transferencias al Tesoro acumularon $255.000 millones (0,9% del PBI), mientras que para el acumulado del año fueron de 6,8% del PBI mientras que en el 2021 acumulan 2,6% del PBI. 

Miriam Portela: se nos fue una imprescindible

Por Gustavo Vera

Se nos fue a la Casa del Señor nuestra querida compañera Miriam Portela, militante incansable y coordinadora de la multisectorial 21 F en el departamento de Punilla. Y estamos seguros que fue allí, porque lo que más definió a Miriam fue su incondicional amor al prójimo y particularmente a los excluidos. Miriam fue una buena samaritana aún en sus momentos personales más adversos, dedicó su vida al servicio a los demás. Lo que escribió el Papa Francisco sobre el buen samaritano define con exactitud a Miriam: “El samaritano se fue sin esperar recompensas o gratitudes. La entrega al servicio era la gran satisfacción frente a su Dios y a su vida y por eso un deber. El samaritano cruzó todas las barreras para asistir al herido judío y en un “nos-otros” traspasó los prejuicios de la epoca” (fratelli tutti)

En menos de dos años Miriam ayudó a construir 60 huertas familiares y 4 huertas solidarias; ayudó a mças de 300 vecinos a acceder al IFE y al gas social; armó el primer ropero comunitario en Huerta Grande y estuvo en la primera línea de la trinchera de la solidaridad en los momentos más duros de la pandemia donde asistió con alimentos de donaciones a familias necesitadas. Ayudó a que los compañeros que comenzaron a percibir el Potenciar trabajo desarrollaran talleres de cerámica, huertas solidarias, literatura, cuidado de personas y reciclado.

Se ocupó de asistir y contener víctimas de violencia de género y realizó denuncias; hizo tareas de prevención contra la trata y el tráfico de personas y militó junto a los pueblos originarios de la región. Y siempre lo hizo desde la solidaridad, la gratuidad, sin especulaciones ni búsquedas de cargos u honores. 

Miriam hizo honor en la práctica al lema de “La Patria es el Otro” y dedicó todo su tiempo a ayudar a los más necesitados y a educar y cuidar a sus hijas y sus nietos. Su ejemplo iluminaba el camino de sus compañeros. 

Un enfermedad terminal avanzada la sorprendió en el camino. Se hicieron trámites y colectas para conseguir los medicamentos paliativos. El pronóstico era malo. Sin embargo, Miriam asumió la enfermedad como una batalla más y siguió hasta donde le dieron sus fuerzas desplegando amor y servicio al pueblo y su familia. Todavía uno puede encontrarse con mensajes de whatsap o posteos de facebook de Miriam de apenas pocos días antes de su partida. Todavía nos resuena su mensaje a un compañero que hace unos días dejó la militancia en la provincia por razones personales al que le escribió en el grupo del 21 F local: “ me entristece que nos dejes, respeto tus motivos….ojalá que con el tiempo volvamos a estar trabajando juntos nuevamente, un fuerte abrazo y siempre tendrá una amiga en Punilla”. No hizo reproches, respetó su decisión, manifestó su esperanza de volver a servir juntos y le ratificó su amistad. Esa actitud definió siempre a Miriam.

Su opción por ser buena samaritana no pudo ser quebrada ni siquiera por la enfermedad que la consumió. Como alguna vez dijo Bertol Brech: “hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero los hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles” . Y Miriam claramente era una imprescindible entre nosotros.

Se fue sin esperar recompensas, ni gratitudes como diría Francisco y con la gran satisfacción de haber amado y servido al prójimo. Su amor incondicional al pueblo y su espíritu de solidaridad serán memoria y bandera entre nuestras filas. Ahora nos ilumina desde el cielo y nos llama a “trabajar juntos nuevamente” por la felicidad de nuestros hermanos.

Gustavo Vera. 11 de diciembre 2021

JUJUY: REPUDIO DE LA MULTISECTORIAL 21F NACIONAL A LA CRIMINALIZACION DE LA PROTESTA Y LA INTIMIDACION A NUESTROS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS

La Jujuy de Gerardo Morales sólo sabe intimidar al pueblo pobre.

Luego de una marcha pacífica por la falta de alimentos, policías se apersonaron en los domicilios de los referentes con acusación de faltas contravencionales. 

En el día de ayer 30/11  y luego de varios meses de falta de respuesta por parte de Desarrollo Social a los reclamos de las agrupaciones sociales que conforman el Frente de Organizaciones Agustín Tosco, de la cual la 21F local es parte, se realizó una movilización absolutamente legítima y pacífica a las puertas del CDR a los efectos de visibilizar la dramática situación que se está viviendo en los barrios populares que no reciben alimentos en algunos casos desde junio de este año.  Queremos ser claros, nos genera un dolor profundo tener que movilizar para reclamar algo de alimento y una bolsa navideña para que las familias puedan en las fiestas tener un gesto mínimo para compartir en comunión.  Pero la falta total de respuesta y acompañamiento no nos deja otra alternativa: existen merenderos y comedores que este año sólo recibieron asistencia alimentaria UNA SOLA VEZ EN TODO EL AÑO.  Luego de idas y vueltas, finalmente las organizaciones presentes pudieron ser recibidas por funcionarios locales a quienes se les reiteró el reclamo y se acordó una nueva reunión este viernes 3 de diciembre.

En este contexto dramático por la situación que están viviendo las familias jujeñas más vulnerables, pero donde se abrió un diálogo al que queremos ponerle esperanza, nos encontramos esta mañana (1 de diciembre), a tan sólo un día de la movilización, con policías llegando a los domicilios de los referentes para notificarlos de sendas contravenciones judicializando una vez más la protesta social y con un claro intento de intimidación.

Compañeros y compañeras que movilizan porque no tienen un plato de comida todos los días en su mesa podrían ser condenados a pagar multas de montos inalcanzables.  Un sinsentido que sólo se puede concebir en la lógica de quienes detenta el poder en forma autoritaria, anti democrática y faltos de toda sensibilidad social. 

Repudiamos enérgicamente la judicialización de la protesta una vez más en Jujuy y exigimos el cese de las prácticas intimidatorias a los referentes sociales que son una práctica habitual bajo el régimen de Morales.  

Enviamos nuestro abrazo y apoyo al compañero Marcelo Cabero y a toda la 21F de Jujuy como al resto de las organizaciones del Frente de Organizaciones Agustín Tosco.

Solicitamos a los y las responsables de Desarrollo Social en la provincia de Jujuy bregar por un reparto equitativo de los recursos para que ninguna familia se quede esta navidad sin un pan dulce en su mesa.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 29 noviembre 2021

Se acerca un momento clave de definición para el futuro de la economía argentina, a partir del ingreso en los próximos días del programa plurianual, con objetivos para las principales variables macroeconómicas, que apunta a lograr un acuerdo con el FMI, antes de terminar el primer trimestre del año próximo. Los vencimientos con el organismo de acá a marzo son imposibles de cumplir, dada la escasez de dólares que presenta la economía. El incumplimiento de estos pagos ocasionaría una situación de default, un acuerdo evitaría esto y permitiría el financiamiento externo con otros organismos, pero implica el acuerdo sobre un conjunto de decisiones de política económica, que deberán estar consensuadas por el oficialismo en su totalidad, la oposición, y el organismo internacional. La ley 27.612, de fortalecimiento de la sostenibilidad de la deuda pública, establece que esta operación requiere autorización del Congreso de la Nación. Otra alternativa, a mitad de camino, si es que no se alcanza un acuerdo antes de marzo, es que entre el gobierno nacional y el organismo se establezca una postergación de los vencimientos, lo cual no configuraría un evento de default, pero cerraría la ventana de acceso al crédito de parte de otros organismos, algo que está contemplado en el presupuesto nacional 2022. Dicho presupuesto está elaborado bajo el supuesto de que se alcanzará un acuerdo con el FMI durante el primer trimestre del año. En caso de que esto no ocurra, resulta muy difícil vislumbrar alternativas para ese financiamiento, lo cual redundará en mayores restricciones por escasez de divisas, comprometiendo la recuperación de la actividad económica.

Esta situación explica la actual combinación de buenas noticias vinculadas con la economía real, con una actividad que se recupera mucho más rápido de lo esperado, un ingreso de dólares por el canal comercial que marca récord, pero una tensión muy fuerte sobre la falta de sostenibilidad vinculada al frente financiero. La herencia del gobierno de Macri en materia de deuda actúa como un muy fuerte condicionante, y lo hará por mucho tiempo.

Un breve repaso sobre algunos indicadores dados a conocer la semana pasada dan cuenta del buen momento de la economía real. En septiembre el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) tuvo una variación de +1,2% mensual (desde +1,4% mensual en agosto), siendo el tercer mes con desaceleración consecutiva. Sin embargo, en el acumulado del año, el aumento de la actividad económica es del +10,9% anual, mientras que comparado con el mismo mes del 2020 la variación es de +11,6% anual. Si comparamos contra el nivel pre pandemia, el nivel de la actividad económica se ubica en +3,4%, mientras que si comparamos contra el mismo mes del 2019 se ubica en +3,1%. Es decir, ya se retornó a niveles prepandemia. No se trata de buenos niveles de actividad, ya que en aquel entonces veníamos de transitar dos años de recesión, a partir de las políticas económicas del gobierno anterior, pero es de destacar que la recuperación resultó más rápida de lo esperado. Por otra parte, la Balanza Comercial reflejó en octubre un superávit de U$S 1.601 millones (desde U$S 1.684 millones en septiembre). Las exportaciones mostraron un aumento del 46,5% anual, mientras que las importaciones aumentaron por debajo de estas, un +31% anual. El saldo comercial acumulado del año asciende a U$S 13.940 millones (+11,5% anual), mientras que el acumulado en doce meses es de U$S 13.962 millones (-19% anual). Este año cerrará con el superávit comercial más alto de los últimos diez años. Mirando los principales socios comerciales, el saldo comercial con Brasil mostró un superávit de U$S 115 millones (exportaciones +50% anual, e importaciones +13% anual), China con un saldo comercial de U$S -809 millones (exportaciones +19% anual, e importaciones +54% anual), y Estados Unidos con un saldo de U$S 58 millones (exportaciones +84% anual, e importaciones +11% anual).

En relación al consumo, principal componente de la demanda agregada, y principal impulsor del crecimiento económico, durante septiembre las ventas en supermercados aumentaron +59,9% anual (desde +55,3% anual en agosto) en precios corrientes, mientras que en precios constantes el aumento es de +6,4% anual (-23% desde diciembre 2020). Por su parte, las ventas en shoppings aumentaron +540% anual a precios corrientes, debido a que en el 2020 la mayoría de los shoppings del país se encontraban cerrados. A precios constantes el aumento es de +307% anual, aunque el valor de las ventas viene cayendo por tercer mes consecutivo.

En relación a la escasez de dólares, y la necesidad de asignar prioridades con el objetivo de no retener la recuperación de la actividad, el BCRA comunicó dos nuevas medidas la semana pasada. Por un lado, las entidades financieras y no financieras emisoras de tarjetas de crédito no deberán financiar en cuotas las compras efectuadas mediante tarjetas de crédito (de personas humanas y jurídicas) de pasajes al exterior y demás servicios turísticos en el exterior. Por el otro, flexibilizó las condiciones de acceso automático al mercado cambiario para las importaciones de bienes de capital con pagos anticipados de hasta 270 días, para todos los bienes con valores de hasta U$S 1 millón. Claramente, el objetivo es que la prioridad de asignación de las divisas tenga que ver directamente con el aparato productivo. Se trata de una medida antipática para sectores de clase media que encuentran en el financiamiento una forma de poder viajar al exterior, pero que responde a una realidad vinculada con las decisiones que tomó el gobierno anterior. Deberían ser mejor comunicadas y explicadas estas medidas, para evitar un malestar social mal direccionado.

El BCRA publicó el balance cambiario del mes de octubre. La cuenta corriente tuvo un superávit de U$S 557 millones, desde un déficit de U$S -785 millones en septiembre (último superávit fue en julio 2021). La balanza comercial mostró un superávit de U$S 1.661 millones (desde U$S 648 millones en septiembre), principalmente debido a que las importaciones cayeron -25% mensual y las exportaciones solamente -6% mensual, afectado por las restricciones a las importaciones. En términos anuales las variaciones son +12% y +49% respectivamente para importaciones y exportaciones. La cuenta turismo mostró un déficit de U$S -265 millones (+86% anual). La cuenta de intereses mostró un déficit de U$S -193 millones (-21% anual). La cuenta financiera tuvo un déficit de U$S -843 millones. El sector privado no financiero tuvo compras netas de divisas por U$S 598 millones (desde U$S 378 millones en septiembre), mientras que el sector privado financiero tuvo también compras netas por U$S 31 millones (desde ventas netas durante septiembre por U$S 293 millones). El sector público tuvo compras netas por U$S 309 millones. El monto de intervención del Banco Central en el mercado de capitales fue de U$S 292 millones en octubre de 2021, y acumula U$S 2.360 millones desde octubre de 2020. Los bancos extranjeros terminaron el mes con una posición comprada en futuros de U$S 146 millones, luego de comprar U$S 731 millones (revirtieron su posición), y los bancos locales finalizaron con una posición vendida (manteniendo su posición) en U$S 237 millones, luego de comprar U$S 30 millones.

En relación al FMI, trascendió que el Ejecutivo busca firmar un entendimiento antes de fin de año, sin pagos de capital durante tres años y el ingreso de fondos de otros países. Ya en septiembre, el ministro de Economía, Martín Guzmán, explicitó que el objetivo de las negociaciones con el organismo “es no enfrentar pagos con el Fondo en el período de 2021 a 2024” para lograr un alivio en la carga financiera que deberá afrontar el país con el pago de US$ 19.100 millones en 2022, US$ 19.300 millones en 2023 y US$ 4.900 millones en 2024. Pero según los últimos trascendidos, el FMI devolvería además al país lo que haya pagado la Argentina de los US$ 4.334 millones que recibió por la última ampliación de los derechos especiales de giro (DEG).