Siguen las tensiones políticas dentro del gobierno, mientras la economía se divide entre sectores que manifiestan crecimiento sostenido e importantes ganancias, y una gran parte de la sociedad asediada por una inflación creciente e ingresos que siguen perdiendo terreno. Esto deja de manifiesto que el problema central de la economía argentina es distributivo. En este sentido, cuando desde la oposición se manifiesta abiertamente un slogan que llama a atención por lo tajante: jamás permitirían subir un impuesto, lo que está declarando es su intención de congelar la distribución del ingreso así. Los impuestos son la principal herramienta de política económica para tratar los temas distributivos. Esa misma grieta en el plano de lo político, que lleva a manifestar abiertamente semejante ridiculez, es la que imposibilita tomar medidas de política económica ineludibles en circunstancias como la actual, donde para desvincular los precios domésticos de los alimentos de los precios internacionales, en un contexto extraordinario como es una guerra en un lugar clave para la producción de commodities agrícolas, deben subirse las retenciones a la exportación de granos. Es más, el instrumento que mejor se adapta a esta situación es una retención móvil. Por el momento, esto está vedado debido al antecedente de la resolución 125. Avatares de la política doméstica.

Este miércoles se conocerán los datos de inflación del Indec para el mes de marzo que, según las estimaciones de consultoras privadas, se encontrará probablemente por encima del 6% mensual, con alimentos creciendo casi en niveles de dos dígitos mensuales. El Gobierno acordó con los dirigentes de la CGT y la UIA que se anticipe la apertura de negociación de aquellos convenios salariales que aún no han vencido o no se encuentran en la etapa de tratativas. Además, se establecerá una canasta de primera necesidad, integrada por entre 50 y 60 productos, que tengan un precio claro en los diferentes formatos de comercialización, el cual tendrá una amplia difusión. Finalmente, coincidieron en que bajo el actual escenario global se producen tensiones significativas en la cadena de suministros, acceso a insumos claves, logística y abastecimiento energético a nivel internacional. Por lo tanto, las partes acuerdan conformar mesas de trabajo para diseñar e implementar las medidas tendientes para administrar las dificultades de la actual coyuntura. El jueves se renovará el programa de precios cuidados que tendrá una actualización trimestral del 3% promedio mensual, desde una actualización promedio mensual de 2% en el trimestre anterior. Esta dinámica inflacionaria, en este contexto internacional, es imposible que sea controlada a partir de acuerdos de precios, según lo expresó el propio secretario de comercio, en un capítulo más de las expuestas internas en el oficialismo.
En este contexto de aceleración inflacionaria, El Gobierno aumentó 50% el monto de la tarjeta alimentar a cobrar a partir de mayo, hasta $9.000. 2,4 millones de personas son titulares de esta tarjeta. Esto implica un aumento en este tipo de asistencia de $7.200 millones, equivalente al 0,014% del PBI.


La dinámica inflacionaria complica el alcance de muchas de las metas acordadas con el FMI. Por ejemplo, en las últimas semanas, el Banco Central viene acelerando de forma lenta pero constante el ritmo de deslizamiento del tipo de cambio oficial. Mientras que en noviembre la devaluación mensual fue del 1,2%, la misma se aceleró a 1,8% en diciembre, 2,2% en enero, 2,3% en febrero y 3,3% en marzo. Aún más, en la primera semana de abril el dólar oficial mayorista subió un 3,9% mensualizado. De todos modos, este ritmo sigue siendo por debajo de la inflación que se acomoda por encima del 4% mensual. En efecto, entre noviembre de 2021 y abril de 2022, la devaluación en términos reales (deflactada por IPC) fue de -17,8%.


En el mismo sentido, en términos de competitividad, el tipo de cambio real multilateral (TCRM) acumula un atraso del 17,1% durante el 2021 y de 0,5% en los meses transcurridos del 2022, matizado en parte por la significativa apreciación cambiaria de nuestro principal socio comercial (el real brasileño disminuyó 14,1% hasta los 4,75 Reales x US$). De esta forma, si se apuntase a sostener la competitividad de fines del 2021, de acuerdo con lo planteado por las autoridades en el acuerdo con el FMI, se requeriría un deslizamiento del tipo de cambio oficial del 4%/4,25% mensual entre abril y diciembre. No obstante, desde la visión del staff del FMI, se plantea sostener el tipo de cambio real del promedio del año pasado, para lo que el ritmo de devaluación debería ser bien superior, del orden del 5,4%. Esto se convertiría, a su vez, en un factor adicional de presión inflacionaria.


Según datos del Indec, la industria (IPI) en febrero creció +4,0% mensual, desde -6,2% mensual en enero. En el acumulado del año creció +3,9% anual, y respecto a febrero 2021 creció +8,7% anual. Por su parte, textiles crecieron +22,9% anual, Automotores y otros equipos de transporte +31,6% anual, y Productos de metal +16,1% anual. Minerales no metálicos y metálicas básicas presentaron las menores subas con +2,5% anual. Mientras tanto, la construcción (ISAC) en febrero creció +7,2% mensual, desde -4,2% mensual en enero. En el acumulado del año creció +1,5% anual, y respecto a febrero 2021 creció +8,6% anual. El consumo de asfalto creció +51,2% anual. Los puestos de trabajo (para el mes de enero) crecieron +20,1% anual, y la superficie autorizada (para el mes de enero) cayó -24,4% anual.


Frente al incremento sostenido de los precios internacionales de la energía a partir de la guerra entre Rusia y Ucrania, la Argentina firmó un acuerdo con Bolivia para importar gas y poder tener mayor previsibilidad durante el invierno y evitar los faltantes. El convenio asegura 14 millones de metros cúbicos de gas por día para el invierno y también prioriza el suministro de adicional de hasta 18 millones de metros cúbicos por día para el período de mayo a septiembre. El precio promedio del acuerdo sería de U$S 12,18 el MMBTU para el período lo que arroja un monto de U$S 5.9 millones por día (casi U$S 900 millones por el período completo). Guzmán se reunió también con su par de Brasil, Paulo Guedes, donde acordaron que Brasil garantizará la energía eléctrica necesaria para los meses que van de mayo a septiembre.


Se conocieron los datos del relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) para diciembre 2022 hechas a finales de marzo. El tipo de cambio oficial se proyecta en $154 (desde $154,37), la inflación en 59,2% (desde 55%), la tasa de interés Badlar 44% – 44,50% (desde 42%), y el crecimiento del PBI en 3,2% anual (desde 3,0% anual).