Cuando el presidente electo Alberto Fernandez lanzó como prioridad el plan “Argentina contra el hambre”, el Frente Multisectorial 21 F realizó relevamientos sociales de Usuahia a la Quiaca en donde detectó 1000 comedores, merenderos y emprendimientos productivos que no contaban con asistencia municipal, provincial y nacional o que contaban con muy insuficiente asistencia.  Ese relevamiento fue entregado personalmente a Daniel Arroyo el 13 de noviembre del año pasado, antes incluso de que asumiera como Ministro de Desarrollo Social y que se convocara al primer encuentro de la mesa multisectorial de “Argentina contra el hambre”, a fin de que pudiera dar respuesta en diciembre.

Entrega del listado de comedores y merenderos al Ministro Arroyo

En la primer reunión del consejo de Argentina contra el hambre, el Director del Observatorio de la UCA, Agustín Salvia, subrayó que en los informes y estadísticas que tenían, faltaba precisar la situación del interior rural. El masivo relevamiento del 21 F venía a subsanar parcialmente ese bache con información detallada del interior del país.

La Multisectorial 21 F no pretendía ni pretende gerenciar la administración de alimentos a este millar de lugares, sino tan solo garantizar que efectivamente llegue la asistencia alimentaria de manera transparente lo más rápidamente posible, habida cuenta de la emergencia en la que se encuentran.

Durante el verano no hubo ninguna respuesta favorable, porque el gobierno de Macri había dejado una gran deuda con los proveedores y había faltantes en los depósitos. El Ministro nos explicó personalmente que una vez resuelto el tema, se atendería la situación.

Luego sobrevino la pandemia, la necesaria cuarentena obligatoria y el lógico freno de la economía que golpea fuertemente a los sectores más vulnerables de la sociedad y muy particularmente a la franja de trabajadores informales. 

Ciertamente se implementó la tarjeta alimentaria, se reforzó la AUH y jubilaciones y ahora se implementa el IFE, pero es innegable que los precios siguen subiendo escandalosamente incluso desde antes de la pandemia y la emergencia alimentaria y el hambre, hoy más que nunca, est{a en el centro de la escena.

En el nuevo contexto, la Multisectorial 21 F hizo un estudio rápido y minucioso del relevamiento inicial para seleccionar de los 1000 puntos presentados en noviembre, los 480 puntos más críticos, aquellos que en este escenario no pueden pasar un día más sin ayuda alimentaria. Son 164 comedores/merenderos de la Provincia de Buenos Aires y 316 del interior del país (Salta, Jujuy, Corrientes, Córdoba, Catamarca, La Pampa , Misiones, Tierra del Fuego, Mendoza y Tucuman), y ni aún así tuvimos respuesta. Una vez más reiteramos que la Multisectorial 21F no tiene intenciones de gerenciar la distribución de alimentos, sino solamente garantizar que esa asistencia alimentaria llegue por la vía más rápida y eficaz que estime el Ministerio (intendencias, ejército, gobiernos provinciales, etc)

Los asesores del Ministro nos derivaron al Subsecretario de Emergencia Crítica, Carlos Montaña, que nunca se dignó a atender el teléfono ni responder mensajes. Luego nos derivaron a Ana Judith Barchetta que luego de dar un montón de vueltas, terminó diciendo que no se podía asistir a comedores que no estuvieran bajo convenio, es decir, que todos los comedores y merenderos que improvisaron solidariamente los vecinos o contaron con ayuda de parroquias y sindicatos, surgidos durante las devaluaciones de Macri, tenían que resignarse porque no iban a recibir ayuda alguna. Ya que los “de convenio” son los que existían ya cuando asumió el gobierno Macri. Ciertamente esta postura nos llama la atención porque no es lo que habíamos escuchado de nuestro Presidente ni de nuestro Ministro de Desarrollo Social ne las reuniones del Consejo Argentina contra el Hambre.

Ahora sabemos que tanto Carlos Montaña como Ana Judith Barchetta fueron separados ayer por el Ministerio por el escándalo de los sobreprecios!

Lamentamos tener que informar que los 480 comedores siguen sin tener asistencia alguna y que los que debían responder son los mismos que ayer nuestro Presidente y Ministro resolvieron separar. Esperamos que rápidamente se encauce la emergencia crítica con eficacia y transparencia y que se pueda dar respuesta a las decenas de miles de vecinos y vecinas en situación de vulnerabilidad del interior del país y el conurbano profundo. Durante cuatro meses recorrimos todos los pasillos del Ministerio esperando una respuesta y ahora sabemos que los que fueron separados de sus funciones pertenecían a la misma área donde salta el escándalo de los sobreprecios..

La Multisectorial 21F va a seguir defendiendo al gobierno popular que tanto nos costó a todos conseguir. Por eso esperamos que el Ministro Daniel Arroyo designe personas competentes en el área de Emergencia Crítica y que rápidamente puedan dar respuesta a los reclamos urgentes y largamente postergados. 

Comite Federal del Frente Nacional Multisectorial 21 F