La economía argentina continúa sosteniendo la recuperación de la actividad, pero bajo la amenaza de una inflación que no cede, y una segunda ola de contagios que toma fuerza. En todos estos planos, el gobierno se encuentra trabajando y adoptando medidas, pero sin éxito garantizado, debido a las dificultades existentes. En cuanto a la recuperación de la actividad, hay que tener en cuenta que los próximos meses arrojarán variaciones interanuales positivas, que seguramente van a ser celebradas desde el oficialismo, pero que responderán a una base de comparación muy baja, que son los meses de mediados de 2020, cuando la economía se encontraba absolutamente frenada como consecuencia de la cuarentena absoluta. Sin embargo, sostener esta recuperación dependerá de la recomposición del poder adquisitivo de los salarios, en el marco de una inflación que se aleja de la meta fijada por el gobierno, de 29%. La intención de impulsar el consumo depende de la recuperación del poder adquisitivo y de la postergación de programas de crédito como Ahora 12, cuya extensión ya se anunció hasta el 31 de julio. Por un lado, muchos aumentos ocurrirán a partir de abril, relacionados con bienes regulados, que además presionan sobre los precios de otros productos, y por otro lado el gobierno busca contener con la continuidad de algunos programas especiales. Por el lado de los aumentos, para el mes de abril se destacan: combustibles (5%), subtes y premetro (43%), taxis (44%), peajes (25%), expensas (7%), personal doméstico (10%), y el congelamiento de alquileres que termina el 31 de marzo. Por el lado delos controles, se extiende el programa de precios máximos hasta el 15 de mayo, y el acuerdo sobre los precios de cortes de carne populares hasta el 15 de abril.

Sin embargo, la falta de productos y los pocos puntos de venta, hacen que resulte poco como medida antiinflacionaria. En la evolución de los precios, entonces, se plantea un condicionante a la recuperación de la actividad económica, y el otro condicionante fuerte, es el rebrote. La segunda ola ya está presente, la curva de contagios crece muy fuertemente, y lo que ocurre en el resto del mundo, pero en particular en Brasil, resulta una amenaza que crece. Las cepas más complejas, como el caso de la cepa de Manaos, se han detectado ya en circulación comunitaria en nuestro país, mientras la ocupación de camas crece, y en algunos distritos se acerca a la saturación del sistema. Todo esto podría conducir a medidas más restrictivas, aún frente a la intención de evitarlo de parte del gobierno, entendiendo que la economía no tiene margen para volver a detenerse. Seguramente no enfrentaremos un cierre absoluto, como ocurrió hace un año atrás, pero sí medidas restrictivas más orientadas que afectaran a la actividad. En síntesis, tendremos una recuperación lenta, con baja generación de empleo, y una necesidad de atención hacia sectores afectados, de parte de un Estado con casi nula capacidad de hacerlo, lo que puede generar presión sobre la emisión monetaria, tensión sobre el tipo de cambio, y una dinámica inflacionaria difícil de contener, que haga que la meta del 29% quede como un objetivo inalcanzable en poco tiempo. 

En relación a esto, durante febrero, el resultado primario arrojó un déficit de $ -18.575 millones (desde un superávit de $24.070 millones en enero y un déficit de $ -27.497 millones en febrero 2020). Luego del pago de intereses por $45.559 millones, el resultado financiero registró un déficit por $ -64.316 millones. Los ingresos aumentaron +49% anual y alcanzaron los $523.897 millones, con un aumento de 56% anual en ingresos tributarios. Los aumentos más significativos se observaron en ganancias (+96% anual), bienes personales (+300% anual), derechos de exportación (+196% anual), y derechos de importación (+86% anual). Los gastos crecieron a un ritmo interanual del 43% (menor velocidad que los ingresos) y alcanzaron los $542.654 millones. Las prestaciones sociales, el componente más significativo del gasto, creció al 34% anual (por debajo de la inflación). Por otro lado, se destacó el aumento interanual en subsidios económicos, que aumentaron +86% anual. Detrás de esta dinámica en la cuenta subsidios se encuentra el debate sobre el aumento de tarifas a disponer en los próximos días. La intención del gobierno es otorgar algún aumento, en el marco del descongelamiento de las tarifas, pero acorde a la necesidad de recomponer el poder adquisitivo y sostener el consumo. De todas formas, dentro del oficialismo conviven diferentes posiciones, entre el ministro Guzmán, que pretende un aumento un poco más fuerte de lo que quieren desde la visión de la vicepresidenta. Mientras tanto, avanzó Axel Kicillof en la Provincia de Buenos Aires, con aumentos del 7%, en línea con la vicepresidenta de la Nación.

Estos debates internos, y la dinámica de las principales variables macroeconómicas tienen relación directa con el intento de avance en la negociación con el FMI. Los directivos del Fondo decidieron que aprobarán una nueva emisión de Derechos Especiales de Giro (DEGs) por U$S 650.000 millones, que serán distribuidos entre sus países miembro, con el objetivo de fortalecer las reservas y la liquidez de los más vulnerables. Argentina recibiría alrededor de U$S 4.300 millones en un principio, ya que además están evaluando si los países con solidez financiera pueden reasignar los DEGs para apoyar a los más vulnerables. De acuerdo al comunicado oficial, esto se resolvería en junio luego que el directorio lo ponga a votación de manera oficial y que los países miembros también hagan su votación. En paralelo, Alberto Fernández mantiene conversaciones con líderes del Club de París para buscar una prórroga del pago estipulado para mayo por U$S 2.400 millones, de manera de evitar un posible default. Cabe aclarar que luego del vencimiento formal comienza a correr un período de 60 días de gracia, de manera que el organismo podría declarar a la Argentina en default a fines de julio. En medio de esta situación, Cristina Kirchner realizó declaraciones sobre el acuerdo con el FMI, donde reclamó que el acuerdo con el Fondo tiene que hacerse por un plazo mayor al que se estaría negociando (los acuerdos de EFF tienen un plazo máximo de 10 años) y también con una menor tasa. Este pedido fue hecho por su hijo y diputado nacional, Máximo Kirchner la semana pasada reclamando que distintos sectores apoyaran mediante una carta la solicitud al fondo para que cambien sus estatutos y aprueben el nuevo préstamo a 20 años. En las últimas horas se sumaron varios diputados del bloque oficialista en esa línea. Por el momento, desde el organismo se mantiene la posición acerca de que el menú de alternativas es el existente, y que no contemplan excepciones. 

Se conocieron los datos de PBI para el último trimestre de 2020.  Durante el cuarto trimestre del año, la actividad económica se contrajo -4,3% anual. Sin embargo, la serie desestacionalizada arrojó una mejora de +4,5% con respecto al tercer trimestre del 2020. De esta manera, la caída en el nivel de actividad de todo el 2020 fue de -9,9% anual. En cuanto a los diferentes componentes de la demanda, las variaciones fueron las siguientes: Consumo privado -8,1% anual, Consumo Público -2,6% anual, Exportaciones -32,5% anual, Importaciones -2,8% anual, y la inversión +15,9% anual. Con estos registros, el consumo privado representa el 67% del PBI. En esta línea se sostiene la intención de sostener el crecimiento de este año a través del impulso al consumo. 

Durante el cuarto trimestre del 2020, el desempleo alcanzó el 11%, aumentando con respecto al 8,9% registrado durante el cuarto trimestre del 2019. Con respecto al trimestre pasado, se observa una caída de 0,7 puntos porcentuales. Por otro lado, la tasa de empleo, que mide la población ocupada sobre el total de la población, se ubicó en 40,1%. Este resultado implica un aumento con respecto a los datos del tercer y segundo trimestre del año (37,4% y 33,4% respectivamente), pero se ubica por debajo del valor observado durante el mismo período del año previo, cuando la tasa de empleo alcanzaba el 43%. 

Por el lado del consumo, durante enero las ventas en supermercados aumentaron +3,8% anual a precios constantes (vs +2,7% anual en diciembre 2020). Durante enero, las ventas en centros de compras cayeron -31,5% anual a precios constantes (vs -31,1% anual en diciembre 2020). En el caso de los bienes básicos, representados en las ventas de supermercados, la recuperación se sostiene, mientras que el consumo que escapa a los básicos, continúan en caída. En los próximos meses estas variaciones comenzarán a ser positivas, porque la base de comparación serán los meses de cierre total de la economía. 

Durante febrero, la balanza comercial registró un superávit por U$S 1.062 millones (desde U$S 1.068 millones durante enero 2021 y U$S 1.187 millones en febrero 2020). De esta manera, en los últimos doce meses el saldo acumulado alcanza los U$S 12.425 millones (como resultado de exportaciones por U$S 55.614 millones e importaciones por U$S 43.185 millones). Las exportaciones aumentaron +9,1% anual y alcanzaron los U$S 4.775 millones. En particular, se observaron aumentos únicamente en el rubro manufacturas de origen agropecuario (tanto en el precio de las exportaciones como en las cantidades exportadas). Por su parte, las importaciones alcanzaron los U$S 3.713 millones, avanzando +16,4% anual. Esta tendencia de crecimiento de las importaciones en el marco de la recuperación de la actividad enciende una alerta sobre su impacto en el resultado comercial, y podría volver a generar tensiones cambiarias. 

Luego de que, en plena gira del ministro Guzmán por los Estados Unidos, un grupo de inversores ad hoc, presentaron una denuncia contra la Provincia de Buenos Aires, por su deuda aún no reestructurada, la provincia extendió nuevamente el vencimiento de su oferta hasta el 23 de abril. Por el momento se sigue manteniendo la oferta inicial realizada en abril del 2020 luego que los acreedores rechazaran la mejora (aunque no formal) que ofreció la provincia. En su comunicado aclaran que: “A pesar de la decisión de un grupo de acreedores de presentar demandas de pago en los tribunales de Nueva York, la Provincia sigue comprometida a realizar una negociación de buena fe a fin de reformular los términos y condiciones de los bonos elegibles”.

En relación a la actividad económica, se conoció que, durante enero, el estimador mensual de la actividad económica (EMAE) avanzó +1,9% mensual (vs +0,7% mensual en diciembre 2020) subiendo por nueve meses consecutivos. En términos interanuales cayó -2% anual (al igual que durante diciembre) y se ubica -1,3% por debajo del nivel de febrero 2020. Los sectores con mejor desempeño fueron industria manufacturera (+4,6% anual), construcción (+10,2% anual) e intermediación financiera (+7,2% anual). También creció el comercio un 2,6% anual. Por otro lado, las caídas más significativas se observaron en transporte y comunicaciones (-15,8% anual), hoteles y restaurantes (-39,1% anual), y actividades de servicios comunitarios y sociales (-19,2% anual). En los próximos meses, la recuperación dejará afuera a algunos sectores, que seguirán siendo impactados por el rebrote y la circulación del virus.