La Jujuy de Gerardo Morales sólo sabe intimidar al pueblo pobre.

Luego de una marcha pacífica por la falta de alimentos, policías se apersonaron en los domicilios de los referentes con acusación de faltas contravencionales. 

En el día de ayer 30/11  y luego de varios meses de falta de respuesta por parte de Desarrollo Social a los reclamos de las agrupaciones sociales que conforman el Frente de Organizaciones Agustín Tosco, de la cual la 21F local es parte, se realizó una movilización absolutamente legítima y pacífica a las puertas del CDR a los efectos de visibilizar la dramática situación que se está viviendo en los barrios populares que no reciben alimentos en algunos casos desde junio de este año.  Queremos ser claros, nos genera un dolor profundo tener que movilizar para reclamar algo de alimento y una bolsa navideña para que las familias puedan en las fiestas tener un gesto mínimo para compartir en comunión.  Pero la falta total de respuesta y acompañamiento no nos deja otra alternativa: existen merenderos y comedores que este año sólo recibieron asistencia alimentaria UNA SOLA VEZ EN TODO EL AÑO.  Luego de idas y vueltas, finalmente las organizaciones presentes pudieron ser recibidas por funcionarios locales a quienes se les reiteró el reclamo y se acordó una nueva reunión este viernes 3 de diciembre.

En este contexto dramático por la situación que están viviendo las familias jujeñas más vulnerables, pero donde se abrió un diálogo al que queremos ponerle esperanza, nos encontramos esta mañana (1 de diciembre), a tan sólo un día de la movilización, con policías llegando a los domicilios de los referentes para notificarlos de sendas contravenciones judicializando una vez más la protesta social y con un claro intento de intimidación.

Compañeros y compañeras que movilizan porque no tienen un plato de comida todos los días en su mesa podrían ser condenados a pagar multas de montos inalcanzables.  Un sinsentido que sólo se puede concebir en la lógica de quienes detenta el poder en forma autoritaria, anti democrática y faltos de toda sensibilidad social. 

Repudiamos enérgicamente la judicialización de la protesta una vez más en Jujuy y exigimos el cese de las prácticas intimidatorias a los referentes sociales que son una práctica habitual bajo el régimen de Morales.  

Enviamos nuestro abrazo y apoyo al compañero Marcelo Cabero y a toda la 21F de Jujuy como al resto de las organizaciones del Frente de Organizaciones Agustín Tosco.

Solicitamos a los y las responsables de Desarrollo Social en la provincia de Jujuy bregar por un reparto equitativo de los recursos para que ninguna familia se quede esta navidad sin un pan dulce en su mesa.