Home Blog

La Multisectorial 21F se reunió con el Secretario de la Economía Social, Emilio Pérsico

Una delegación de Comité Federal del Frente Multisectorial 21F mantuvo este martes 12 de enero 2021 una reunión con Emilio Pérsico en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Este encuentro que desde hace un tiempo la 21F venía gestionando y esperando, fue importante para poder transmitir diferentes problemáticas de nuestras organizaciones y buscar caminos que afiancen la articulación con la Secretaría de Economía Social.

La delegación verdaderamente federal de la 21F estuvo compuesta por la compañera Kitty Blanco, designada por Jorge Guaymas del Sindicato de Camioneros y CGT de Salta y responsable de la Región NOA de nuestro Frente; el compañero Sergio Niz miembro de la Comisión Directiva del Sindicato de Camioneros de Tierra del Fuego y responsable de la Región Patagonia; Emilio Pirez, delegado de SUTPA Peajes y responsable de la Región CABA; Damián Comas, Secretario General del Sindicato de Camioneros de La Costa y responsable de la Región Interior de Buenos Aires de la 21F y el compañero Nestor Escudero, miembro de La Alameda y referente de la Región Provincia de Buenos Aires de la Multisectorial.

Nuestros compañeros pudieron dejar expresada toda la labor que sin descanso viene llevando adelante la Multisectorial 21F sosteniendo emprendimientos, comedores, merenderos, apoyo a conflictos y diversas situaciones de Ushuaia a La Quiaca y casi absolutamente a pulmón con la solidaridad de las organizaciones que somos parte y la comunidad de cada territorio.

Esta situación hace necesario poder avanzar en una articulación más consistente y regular del Estado en relación, por ejemplo, a maquinaria, materiales y herramientas para los emprendimientos, fábricas recuperadas, cooperativas textiles y de obras públicas autogestionadas de nuestro Frente Multisectorial.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 11 enero 2021

El rebrote del coronavirus y la fortaleza de las nuevas cepas vuelven a poner en jaque a la economía. Los datos reflejan que hacia el cierre del año 2020 la tendencia en la mayoría de los sectores de la actividad económica es de recuperación, y en algunos casos, como la industria y la construcción, se ha retornado a niveles de pre pandemia. Si bien esto es alentador, es cierto que para sostener esta recuperación hace falta que se den condiciones de control del virus y de aplicación de políticas expansivas que permiten apuntalarla, y transformarla en una tendencia de crecimiento sostenido, que al menos permita cumplir con las proyecciones que marcan un 5,5% de crecimiento para el año en curso. Por un lado, la preocupación por la fuerza del rebrote lleva al gobierno a volver a contemplar la posibilidad de nuevamente adoptar cierres más estrictos, pero, por otro lado, el margen de maniobra desde la economía resulta ya casi nulo. En el presupuesto 2021 no se contempló ninguno de los programas de emergencia adoptados durante 2020, como por ejemplo el IFE, ATP, y otros. Sin embargo, en caso de restringirse nuevamente la actividad sería necesario retomar algunos de ellos, aunque sea de forma más direccionada y específica. Pero aparece en la escena la necesidad de un acuerdo con el FMI que permita despejar de vencimientos el horizonte de deuda, y alejar nuevamente a la economía de un default. En este sentido, el ministro Guzmán, que avanza en las negociaciones, proyectó en el presupuesto para este año un déficit fiscal de 4,5% del PBI, lo cual requirió de la eliminación de los programas especiales de asistencia, bajo la hipótesis de que la cuarentena había quedado atrás. Este objetivo implica ciertos ajustes, teniendo en cuenta que el 2020 habrá finalizado con un déficit en relación al PBI en torno a un 7,5%. Estas proyecciones trabajaban bajo la hipótesis de que un posible rebrote se daría una vez que finalizara el verano, con la llegada de temperaturas más bajas, y que durante toda la temporada estival iba a contarse con la posibilidad de avanzar en un plan de vacunación que permitiera tener el asunto más controlado para el momento del rebrote. La realidad refleja otra cosa, que el rebrote se aceleró, que los tiempos se acortaron, y que la experiencia de muchos países del hemisferio norte marca el camino de la adopción de nuevas restricciones. Es así, como la probabilidad de tener que implementar programas de asistencia nuevamente es cada vez más alta, y la de alcanzar la meta fiscal acordada con el FMI cada vez más baja. En este escenario, ¿se logrará firmar un nuevo acuerdo que postergue los vencimientos?, ¿estará dispuesto el organismo a plantarse firme frente a un país muy debilitado en medio de una pandemia?, ¿se postergará todo sin acuerdo firme?. Todas estas dudas comienzan a aparecer en la escena en el inicio de un año muy complejo en materia económica. 

Mientras tanto, la política y la economía comienzan a entrelazarse cada vez más fuerte, y se observan contradicciones internas en la coalición gobernante. En los últimos días se sumó la decisión presidencial de dar marcha atrás con un aumento a las compañías de medicina prepaga que ya había sido publicado en el Boletín Oficial, lo cual implica que tuvo el visto bueno del ministerio de salud y de la superintendencia de salud. Esto desnuda el debate interno acerca de la política vinculada con las tarifas de aquí en adelante. Luego, el trascendido desde fuentes oficiales sobre un DNU ya listo para ser publicado al día siguiente sobre la puesta en marcha de un toque de queda sanitario, que restringiría la circulación entre las 23 y las 6hs, que finalmente, y luego de fuertes críticas públicas desde sectores de la oposición, nunca fue publicado, y terminó todo en un anuncio que no cambió prácticamente nada, y trasladó a cada distrito la decisión sobre restringir actividades o no. También, la prohibición a la exportación de maíz, con el objetivo de contener el traslado a precios internos de los alimentos, que despertó la reacción de la mesa de enlace, que anunció un cese de actividades por 72hs a partir de hoy lunes, que llevó al gobierno a publicar hoy mismo una flexibilización sobre el anuncio, que finalmente permite exportar hasta 30.000 toneladas por día, y recibió como respuesta la continuidad de la medida de fuerza. En un contexto complejo económico, señales contrarias, idas y vueltas, incertidumbre y muestras de debilidad, son la peor receta para intentar sostener la recuperación. 

Como efecto cascada comienzan a darse situaciones de default de deudas provinciales. Luego de la reestructuración de deuda pública con acreedores privados a nivel nacional, debería iniciarse el proceso de reestructuraciones de deudas provinciales. La provincia de Buenos Aires viene postergando un acuerdo hace rato, pero en el marco de un diálogo abierto con los acreedores, lo cual no generó por el momento ninguna situación de stress. En algunas provincias ya sí se han comenzado a dar eventos de default. En Entre Ríos se recibió una demanda de bonistas en Nueva York por no haber logrado reestructurado su deuda a tiempo y evitado el default a pesar de mantener una sólida posición fiscal. A partir de hoy la provincia de Córdoba entra formalmente en default, ya que la propuesta de la provincia resultó rechazada por algunos grupos de bonistas. Son muchas las provincias que tienen pendiente la reestructuración  de sus deudas y enfrentan la posibilidad cierta de caer en default. 

Un dato positivo, es que la recaudación tributaria de diciembre avanzó un 38% anual y alcanzó los $679.641 millones. Asumiendo una inflación de +4% mensual para diciembre (última estimación del REM BCRA), por cuarto mes consecutivo la recaudación habría avanzado por encima de la inflación, creciendo en términos reales. En particular, los impuestos internos registraron un aumento de 9% anual en términos reales. El incremento en estos tributos fue liderado por lo recaudado por Bienes Personales (+247% anual en términos reales) y Ganancias DGI (+19% anual en términos reales). Sin embargo, la recaudación por IVA DGI (tributo fuertemente ligado al nivel de actividad), cayó -1% anual en términos reales, siendo esta la menor caída interanual en términos reales en lo que va del año (desde el mínimo de -33% anual en términos reales alcanzado en abril), pero sin lograr por el momento revertir su caída. Los impuestos externos cayeron -20% anual en términos reales. Se vio una fuerte caída en lo recaudado por derechos de exportación (-67% anual real), asociado al adelantamiento de exportaciones que hubo a fines de 2019 para evitar mayores gravámenes, y a los mecanismos de evasión del fisco de exportaciones que no terminan siendo declaradas.

Siendo que la clave para sostener la recuperación de la actividad económica en el año que comienza es recuperar el poder adquisitivo de los salarios, es importante seguir de cerca su evolución. El INDEC publicó la semana pasada el índice de salarios de octubre, que avanzó +4,1% mensual (vs +2,5% mensual en septiembre), y en los últimos 12 meses acumula una suba de +32,9%.  Para el mismo período, la inflación registró un incremento de +37,2% anual, por lo que en términos reales el índice de salarios cayó -3,2% anual. En el caso de los salarios registrados del sector privado la suba fue de 5,3% mensual, en el sector público de 3,1% mensual, y en el caso de los salarios del sector privado no registrado un +2,2% mensual. Si no se logra revertir urgente esta caída del poder adquisitivo que ya acumula años, será imposible sostener la recuperación. 

Mientras tanto, el BCRA siguió tomando medidas vinculadas con la administración del acceso a divisas para comercio exterior. Se decidió endurecer el acceso para importadores (buscando activar la industria local de bienes finales), y una flexibilización para exportadores. Los importadores de bienes suntuarios deberán obtener financiamiento antes de acceder al mercado oficial para cancelar los pagos (a partir de los 90 días desde el despacho a plaza para los productos finales y a partir de 365 días para los bienes identificados como suntuarios). La medida involucra un monto global mensual de US$ 300 millones de bienes finales y 25 millones en bienes suntuarios. En cuanto a los exportadores, se flexibilizaron las restricciones para que las firmas que venden al exterior puedan reestructurar o refinanciar sus deudas. Se permitirá que los deudores acumulen las divisas de sus exportaciones en cuentas del exterior o del país para garantizar la cancelación de los vencimientos de los pasivos concertados a partir de enero de 2021.

Se conoció un informe del Ministerio de Trabajo sobre el mes de octubre, con algunos datos de relevancia. Los trabajadores suspendidos con el pago salarial reducido de hasta el 25%, pasó de los 777.000 en abril a 408.000 en octubre. El empleo formal subió 2.696 personas en octubre, básicamente por los monotributistas independientes. Hace un año había 12.145.219 empleados registrados, y hoy son 11.901.347 (243.872 menos que hace un año). El sector privado perdió 4.244 puestos en el mes, y respecto de un año atrás perdió 244.268 empleos. El sector público perdió 2.666 puestos en octubre, y respecto a un año atrás aumentó 4.679 puestos. Por su parte, la remuneración promedio fue de $68.481 en octubre (US$ 474 al dólar MEP), un aumento de 34,1%, por debajo de la inflación del período de 36%. Los datos reflejan una compleja situación para el empleo en el marco de una recesión que se extiende en el tiempo. 

La producción nacional de vehículos cerró 2020 cayó 18,3% anual en 2020, con lo que alcanzó el nivel más bajo desde 2004 en cuanto a fabricación, exportación y ventas de las terminales locales como resultado del impacto de la pandemia en la actividad.

Sin embargo, algunos datos resultan alentadores para el cierre del año, a la vez que plantean un gran desafió para el año entrante, tal como comentamos en el inicio de este informe. El índice de producción industrial manufacturero de noviembre avanzó un 4,5% anual (vs -3,1% anual en octubre) y +3,5% mensual (vs -1,5% mensual el mes pasado). De esta manera, entre enero y noviembre el índice acumula una caída de -8,6% con respecto al mismo período de 2019. Sin embargo, la serie desestacionalizada se ubica en el mismo nivel que en febrero (previo al inicio de la cuarentena ocasionada por la pandemia). Esto último resulta alentador. En orden de mayor incidencia sobre el índice general, se destacaron las subas en los segmentos de maquinaria y equipos (+30,9% anual), alimentos y bebidas (+4,3% anual) y otros equipos aparatos e instrumentos (+30,9% anual). Por otro lado, se registraron caídas en los sectores de prendas de vestir, calzado y cuero (-19,6% anual), refinación de petróleo (-15,3% anual) y productos de metal (-4,6% anual). También resulta alentador el comportamiento de un sector clave como la construcción. Durante noviembre, el indicador sintético de la actividad de la construcción avanzó un 6,2% anual (vs -0,9% anual en octubre) y +7,2% mensual (vs +3,5% mensual en octubre 2020). Sin embargo, en el acumulado del año registra un descenso de -22,8% en comparación con el acumulado enero-noviembre de 2019. El consumo de asfalto cayó -15,4% anual y acumula en el año una caída de -57,4% con respecto al mismo período de 2019. Por otro lado, avanzó +25,1% YoY el consumo de cemento (cae -14,7% en el acumulado del año). Esto muestra que la construcción privada ya ha reaccionado y es la que lidera la recuperación, mientras que la obra pública permanece aún rezagada. En octubre, los puestos registrados en la actividad de la construcción cayeron -19,5% anual y entre enero y octubre acumulan una caída de -23,6% en comparación con el año previo. La superficie a construir, autorizada por permisos de edificación, cayó -33,2% anual en octubre.

La 21F no detiene su labor solidaria: en Chivilcoy vecinos se organizan

#Hay21F #NadieSeSalvaSolo

Multisectorial 21F Bragado – Chivilcoy en el Ex Barrio El Olvido, ahora Barrio Victoria, repartiendo merienda casa x casa, hablando con los vecinos y organizándose para abrir una calle.

Los vecinos se organizan para mejorar sus condiciones de vida.

Peronismo al palo

✌🏼

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 4 enero 2021

Comienza el nuevo año con gran preocupación a partir de la evolución que se observa en las curvas de contagios de Covid-19, en medio de comportamientos que permiten vislumbrar con alta probabilidad un colapso del sistema sanitario. Las noticias que llegan desde Europa dan cuenta de la presencia de una nueva cepa, mucho más contagiosa que la anterior, y con mayor cantidad de contagios en jóvenes. Esta nueva cepa ya ha llegado a la región y los contagios crecen más fuertemente y antes de lo esperado. Las proyecciones indicaban que probablemente un rebrote fuera a darse en marzo, con las bajas de temperaturas, pero todo se ha acelerado, y hoy la posibilidad de retomar restricciones a la circulación vuelve a la escena. Si la situación no lograra controlarse rápidamente y las medidas restrictivas se hicieran realidad, el impacto sobre la economía será muy fuerte, en medio de una situación que no tiene ya más margen. La aparición de la pandemia luego de cuatro años de tragedia económica en la Argentina, como fueron los que vivimos de la mano del gobierno de Mauricio Macri, configuraron un escenario por demás complejo, ya que no sólo economía se encontraba en una profunda recesión, sino que los márgenes de maniobra para hacer políticas expansivas estaban muy limitados, como consecuencia de un mega endeudamiento, con vencimientos concentrados en el corto plazo, imposibles de enfrentar. Es decir, el 2020 comenzó con una economía en profunda y extensa recesión, con la inflación más alta desde el fin de la convertibilidad, muy elevados niveles de pobreza, y una deuda impagable, y en default selectivo. La aparición de la pandemia en marzo, no hizo más que hundir la actividad económica y profundizar la recesión a niveles insospechados, además de haber amplificado enormemente el déficit fiscal, dado el esfuerzo en la puesta en marcha de programas especiales con el objetivo de contener o al menos mitigar el impacto sobre los ingresos de casi todos los sectores de la sociedad. En medio de esa compleja situación se logró renegociar la deuda con acreedores privados y sacar al país del default. Queda pendiente aún, como parte de la agenda económica de este año, la firma de un nuevo acuerdo con el FMI, que contemple la extensión en el cronograma de vencimientos que irresponsablemente comprometió el gobierno anterior. El necesario esfuerzo fiscal para la contención de la crisis llevó a finalizar el año casi en un 8% de déficit en relación al PBI, casi financiado en su totalidad por emisión monetaria, debido a la imposibilidad de contar con otras fuentes. Esta situación condujo a tensiones cambiarias e inflacionarias, que deberían corregirse lo antes posible. Por este motivo, el gobierno presentó el presupuesto nacional para este año con una meta de déficit en relación al PBI del 4,5%. El problema que se plantea ahora es que, si a partir de la fuerza del rebrote, se hace necesario volver a imponer fuertes restricciones, ¿cómo se contendrá esta vez el impacto?. ¿Soporta la sociedad argentina otro año de caída en el PBI?, ¿sería posible recuperar el poder adquisitivo de los salarios si la economía no sale de la recesión?, ¿podrían contenerse las tensiones cambiarias si no se modera la necesidad de recurrir a la emisión monetaria?, ¿podría contenerse la inflación y lograr el 29% que proyecta el gobierno en su presupuesto para 2021 o se acercaría al 50% que proyectan los privados?. Gran cantidad de interrogantes que se desprenden de la evolución de un virus de comportamiento impredecible. 

Más allá del virus, las claves para la economía en este 2021 son, el acuerdo con el FMI, la evolución del ingreso genuino de divisas y la dinámica inflacionaria. Varios temas se desprenden de estos, como el congelamiento de tarifas, las restricciones cambiarias, el control sobre el comercio exterior, la generación de empleo, y la atención a las necesidades de los sectores más postergados, que lamentablemente, cada vez son más. 

Mientras los salarios sigan sufriendo, y perdiendo la carrera frente a los precios, no hay forma de recuperar el consumo. Durante octubre, las ventas en supermercados cayeron -2,2% anual a precios constantes (vs. -2,3% anual en septiembre 2020). Es decir, siguen cayendo los consumos básicos. Los supermercados esencialmente venden productos alimenticios. Por su parte, las ventas en centros de compra durante octubre cayeron -67,9% anual a precios constantes (desde -81,3% anual durante septiembre). En este caso, donde se trata de ventas de productos menos esenciales, mayormente textiles, la caída no cede. 

A partir de enero comienza a operar la nueva fórmula de movilidad jubilatoria. Se promulgó la ley que afecta a 18 millones de prestaciones (AUH, Jubilaciones, Pensiones, etc.). Se actualizará de forma trimestral utilizando la siguiente forma:

·         Los primeros tres trimestres de cada año 50% de la variación de los recursos tributarios del ANSES (neto de aportes del Tesoro) más 50% de la mayor variación de salarios (entre la variación general de salarios que publica el INDEC y la variación de la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables que publica la Secretaría de Seguridad Social -RIPTE-).

·         El último trimestre de cada año se aplica la misma fórmula anterior, con un tope del crecimiento de los recursos totales del ANSES (más 3%), descontando los incrementos de los trimestres anteriores. 

Después de varios meses, en el último mes del año el BCRA logró mostrar una variación positiva en sus Reservas Internacionales. Entre el 1 y el 30 de diciembre (con última información oficial el 23 de diciembre y el resto con estimaciones privadas) el BCRA compró U$S 592 millones netos, revirtiendo las ventas netas por U$S 327 millones que había realizado a la misma altura del mes pasado. Así, las reservas brutas subieron U$S 576 millones en diciembre (desde una caída de U$S 1.122 millones en noviembre). 

El año finalizó con una decisión el último día vinculada al comercio exterior. Se decidió la reducción o eliminación de una cantidad de posiciones de bienes o servicios de exportación con valor agregado. Se trata de una medida con impacto fiscal, que busca mejorar el perfil exportador, sobre todo incorporando valor y trabajo local. En el inicio de este año se conoció otra medida vinculada a las exportaciones. En este caso el ministerio de Agricultura suspendió la registración de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE) para el maíz cuya fecha de inicio de embarque sea anterior al 1 de marzo de 2021, que es el momento que ingresará la nueva cosecha, con la única excepción del maíz pisingallo. La decisión se basa en la necesidad de asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación, básicamente la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot, donde el cereal representa un componente significativo de sus costos de producción.

Por último, el Gobierno Nacional publicó la deuda pública al 30 de noviembre de 2020 que ascendió a U$S 330.783 millones, aproximadamente 100% del PBI. Un aumento de U$S 201 millones en el mes, y de U$S 20.005 millones en los últimos doce meses (destacándose el aumento de la deuda en pesos ajustable por CER que subió U$S 16.800 millones en los últimos doce meses). Si bien el cronograma de vencimientos resulta más laxo luego de la reestructuración, la carga de la deuda es elevada, y será necesario volver a transitar años de política de desendeudamiento para reacomodarlo.  

UNJU: trabajadores llevan 1000 días sin cobrar

Una treintena de trabajadores y trabajadoras de la Universidad Nacional de Jujuy se encuentran en una precaria situación debido a que prestan labores en diferentes cátedras de la UNJU pero, con la excusa de que las carpetas aún no se firman, hace tres años que no cobran su salario.

Una parte de estos trabajadores se encuentran en conflicto, mantuvieron visibles protestas la semana pasada llegando incluso a encadenarse durante largas horas frente al rectorado. Nadie los atiende ni resuelve la situación.

Militantes de la Multisectorial 21F de Jujuy se acercaron a la Universidad a interiorizarse sobre la situación que atraviesan los compañeros y compañeras y expresar toda la solidaridad en el reclamo.

Expresamos nuestra preocupación por este tipo de situaciones en momentos tan delicados para las familias trabajadoras en nuestro país.

Esperamos una pronta solución y que deje de ser una realidad vergonzosa el título: 1000 días sin cobrar.

Aquí compartimos testimonio de trabajadores afectados.

https://facebook.com/21FNacional/videos/1058558884641424
https://www.facebook.com/21FNacional/videos/1058558884641424

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 28 diciembre 2020

Se termina uno de los peores años en términos de resultados económicos de nuestra historia. Un año que cerrará con una caída del PBI en torno al 12%, con un desempleo alrededor del 20% si se ajusta por actividad, con la pobreza por encima del 40%, con inflación persistentemente alta (35%), con 1350 puntos de riesgo país -acuerdo con acreedores mediante-, con una deuda impagable aún no renegociada con el FMI, con serios problemas estructurales y coyunturales para la generación de dólares, con tensiones cambiarias, con un déficit fiscal imposible de sostener (7/8% del PBI), con un insostenible nivel de emisión monetaria, y con un estrangulamiento en el frente externo cada vez más visible. Gran parte de todos estos problemas son la consecuencia de la herencia de la gestión anterior, que marcaron cuatro años de tragedia económica en nuestro país, y otra parte se debe a la aparición de la pandemia en el comienzo de este año, que hizo estragos en el mundo. El estancamiento de la economía argentina acumula ya casi diez años consecutivos, y el nivel de PBI per cápita ha retornado a niveles de 1990, es decir que las sucesivas crisis de los últimos años nos han hecho retroceder 30 en cuanto a producción y riqueza nacional. Una torta cada vez más chica, y peor distribuida. Este es el punto de partida del año que se inicia en los próximos días. Desde el punto de vista la situación es realmente muy compleja, por las restricciones imperantes. Será necesario recomponer rápidamente el poder adquisitivo de los ingresos y re dinamizar el mercado interno, pero el margen de maniobra para lograr este objetivo es muy limitado, con empresas muy golpeadas después de este duro año, y con un sector público que ha agotado todas sus formas de financiamiento. En los primeros meses del año resultará clave el cierre de un nuevo acuerdo con el FMI, que despeje el horizonte de vencimientos con el organismo, y aleje así al país nuevamente del default, pero que brinde grados de libertad para poder trabajar en la expansión necesaria. Si el acuerdo llegara a contemplar las restricciones siempre impuestas por el organismo en materia de ajuste, la economía continuará estancada y los indicadores sociales podrían alcanzar registros trágicos. El otro gran desafío para el año entrante es acomodar los problemas de fondo que explican la tensión cambiaria, que por el momento está siendo controlada con intervenciones sobre los mercados de acceso a dólares alternativos (dólar bolsa, dólar CCL), pero que no deja de ser una contención transitoria hasta tanto se logre mostrar una recomposición en el ingreso genuino de divisas por el canal comercial. Los últimos datos al respecto, que se describirán con detalle más adelante en este informe, generan mucha preocupación. 

La situación fiscal se encuentra por estos días en el centro de atención, debido a las limitaciones para financiarla y la necesidad de un nuevo acuerdo con el FMI, que siempre pone el foco en este aspecto. La semana pasada se conoció que en noviembre se alcanzó un déficit primario de $58.693 millones (el menor desde marzo), y que acumula 6% del PIB en los últimos doce meses mientras que, sumando intereses, el déficit financiero acumula un 8,3% del PIB en igual período. Los gastos primarios crecieron 40% anual que, si bien es la menor tasa de crecimiento desde diciembre de 2019, aún crecen muy por encima de los ingresos primarios (27% anual). La desaceleración de los ingresos se debió a la seguridad social, por las medidas de alivio fiscal para las empresas en el marco del programa ATP (reducción de contribuciones patronales), y al comercio exterior, porque el adelantamiento de exportaciones observado el último trimestre del 2019 (mayor base de comparación) y la baja de derechos de exportación anunciada en octubre del 2020, redujeron estos ingresos. Según fuentes oficiales, el déficit se cubrió en un 70% con emisión monetaria y un 30% a través de colocaciones de deuda en el mercado local. La dinámica de los últimos meses da cuenta de una recomposición, después del impacto de la cuarentena a mitad de año, pero aún sigue siendo preocupante, sobre todo de cara al año que se inicia, en el que será importante la intervención del Estado con políticas expansivas. 

Mientras tanto, el BCRA sigue recomponiendo muy de a poco algo de reservas, con intervenciones en el mercado cambiario que lo dejan del lado comprador. Si bien los montos son insignificantes, al menos dejó los últimos días de posicionarse siempre del lado vendedor. Se alcanzó un total de compras por U$S 258 millones durante el mes, rompiendo la tendencia de los últimos cinco meses que acumulaban ventas de divisas a esta altura del mes. 

Un aspecto clave y ligado directamente al tipo de cambio es la inflación. Se conocieron la semana pasada los datos de inflación mayorista y costo de la construcción. La inflación mayorista durante noviembre fue de +4,2% mensual (desde +4,7% mensual en octubre). De esta manera, en lo que va del año acumula un aumento de +29,7% y en los últimos doce meses avanzó +34,4%. Por el momento va en línea con la inflación minorista, aunque habrá que seguir de cerca el mercado cambiario, ya que si surgen nuevas tensiones en ese frente podría acelerarse esta inflación, anticipando a los precios al consumidor. Por su parte, el índice del costo de la construcción registró durante noviembre un aumento de +12,4% mensual (desde +3,6% mensual en octubre). De esta manera, en lo que va del año acumula un aumento de +37,9% y en los últimos 12 meses avanzó +41,9%. En particular, mano de obra aumentó un +17,9% mensual, materiales un 7,5% mensual, y gastos generales un +10% mensual. El reinició de la actividad, que estuvo completamente frenada varios meses, generó un salto en el registro mensual, que llevó a que el acumulado de doce meses se ubique por encima del resto de los índices de precios. El sector de la construcción tiene la particularidad de no trabajar con gran participación de insumos importados, de manera que no debería tener una vinculación al tipo de cambio más estrecha que el resto de los precios. El comportamiento se explica por decisiones de naturaleza especulativa de parte de monopolios claves para el funcionamiento del sector. 

El BCRA publicó el balance cambiario de noviembre. La cuenta corriente tuvo un déficit en el mes de U$S 340 millones (desde un superávit de U$S 1.350 millones en noviembre de 2019). Turismo tuvo un déficit de U$S -151 millones (-64% anual), y la cuenta intereses tuvo pagos netos por U$S -574 millones (-51% anual). En cuanto a la cuenta financiera, el sector privado no financiero compró U$S 583 millones en noviembre (desde U$S 529 millones un año antes). En el acumulado de los últimos doce meses compraron U$S 8.075 millones (desde U$S 34.924 millones en los doce meses anteriores). 

Por su parte, la balanza comercial durante noviembre tuvo un saldo de U$S 271 millones (desde US$ 666 millones en octubre 2020 y U$S 2.484 millones en noviembre 2019). En los últimos doce meses, acumula un saldo de U$S 14.738 millones. Las exportaciones cayeron -25,6% anual, a U$S 4.385 millones, y las importaciones aumentaron +20,7% anual, hasta U$S 4.114 millones. Resulta preocupante el ritmo de caída del resultado comercial superavitario, que a mitad de año alcanzo casi los 1900 millones de dólares en un mes, luego se estabilizó en torno a los 1400 millones, y tras sucesivas bajas, se alcanzó este registro por debajo de los 300 millones. El comportamiento de exportaciones que siguen cayendo, con recomposición de importaciones, consecuencia de la recuperación económica, permiten avizorar un estrangulamiento, con serio impacto en el frente cambiario, si no se logra atender a tiempo. Los comportamientos especulativos, y las maniobras de elusión al fisco, juegan un rol preponderante aquí.

En cuanto al mal momento que atraviesa el comercio, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) afirmó que el 15,6% de los locales comerciales del país cerraron en el marco de la pandemia y del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Se registran en todo el país un promedio de nueve locales comerciales vacíos por cuadra y un total de 90.700 locales vacíos, con el cierre de 41.200 PyMEs, lo que involucra a 185.300 empleos. Los rubros que registraron mayores cierres, de acuerdo con el relevamiento, fueron: indumentaria, calzados, decoración y textiles para el hogar. 

Durante octubre, el estimador mensual de la actividad económica (EMAE) avanzó +1,9% mensual (desde +2,1% mensual en septiembre) registrando su sexto aumento consecutivo en términos intermensuales. Sin embargo, en términos interanuales registró una caída de -7,4% anual (desde -6,3% anual en septiembre 2020), y en lo que va del año acumula una caída de -11,3% en comparación con el período enero-octubre de 2019. Las caídas más significativas se dieron en transporte y comunicaciones (-20,3% anual) y hoteles y restaurantes (-54,5% anual). Por otro lado, el sector intermediación financiera fue el único que registró una variación interanual positiva y avanzó +9,4% anual. Los datos confirman la necesidad de fortalecer el mercado interno con carácter de urgente. 

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 15 diciembre 2020

El año apunta a cerrar con una caída del PBI de más de 12%, y con una inflación en torno a 35%. Se completa así otro año de estanflación en nuestro país, con un deterioro constante de los indicadores sociales, y una pobreza por ingresos que alcanzó el 47% en el segundo trimestre. La actividad económica presenta una muy preocupante dinámica descendente en los últimos años. En 2018 la caída fue de -2,5%, en 2019 de -2,2%, y contra ese bajo nivel este año la contracción supera los dos dígitos, marcando una caída más fuerte aún que la del año 2002, luego de la peor crisis de la historia y el estallido de diciembre de 2001. Por su parte, la inflación que se presenta alta en nuestro país hace muchos años, terminó el 2019 con el registro más alto de los últimos años, alcanzando casi un 54%. La pandemia generó esta situación, a contramano de lo que el gobierno pretendía cuando inició su gestión, pocos meses antes de que el virus llegara al país.

Si bien la inflación de este año resulta casi 20 puntos porcentuales por debajo de la del año anterior, preocupa un registro tan alto en un contexto tan fuertemente recesivo. Para el año próximo, las proyecciones del gobierno plasmadas en el presupuesto 2021 indican un rebote de la actividad de 5,5%, es decir, se recuperaría menos de la mitad de lo perdido este año, y una inflación de 29%, menor a la de este año. El escenario de recuperación en la actividad con una moderación de la inflación se centra en la idea del éxito de los programas especiales (precios máximos, precios cuidados), y en un menor ritmo de emisión monetaria, vinculado a un ajuste fiscal, que permitiría recortar el déficit de casi 8% del PBI con el que se cerraría este año, a la mitad. El objetivo en el presupuesto es 4,5% del PBI, aunque el ministro Guzmán deslizó que apunta a un registro por debajo del 4%. Si bien la recuperación de la actividad debería tener un impacto positivo en la recaudación, será necesario un recorte por el lado del gasto para alcanzar ese objetivo. De hecho, ya se han anulado los programas especiales adoptados para enfrentar el impacto de la pandemia, que tuvieron un muy importante costo fiscal este año. La incógnita es hasta donde la débil matriz social que hay hoy en el país soporta el recorte de estos programas especiales. Sin embargo, para el promedio de los consultores privados que releva el BCRA, la inflación terminaría 2021 con un registro de 50%, por encima del resultado de este año, y casi retornando a la inflación de 2019. Si se confirmara esta proyección, el escenario se plantea muy complejo, entre otras cosas por el escaso margen para otro golpe al poder adquisitivo de los salarios.

Vuelve a preocupar la dinámica del virus, con curvas que cortan la tendencia descendente, se aplanan y comienzan a mostrar un retorno hacia retomar el crecimiento. El rebrote en muchos países de Europa y en los Estados Unidos, junto al crecimiento de contagios en Brasil y otros países de la región, encienden una alarma. La posibilidad de un rebrote en nuestro país, plantea el interrogante del financiamiento si hubiera que recomponer los programas especiales, y el costo económico de volver a imponer una cuarentena. Las proyecciones comentadas en el primer párrafo para el año próximo se basan en la premisa de la contención del virus, vacuna mediante.

Mientras tanto, sigue la negociación con el FMI de manera fluida entre el equipo económico argentino y los técnicos del fondo en Washington. Se presentarán cuáles son las distintas estrategias de financiamiento a través del mercado de deuda local, que buscarán reducir el financiamiento monetario del déficit. Durante octubre, la asistencia del BCRA al tesoro fue de $150.000 millones mediante utilidades, y acumula de esta manera $1.452.000 millones durante el año. Se trata de un ritmo de emisión imposible de soportar con equilibrio macroeconómico.  El objetivo de cerrar con el FMI antes de abril está relacionado con que luego deberán negociar con el Club de París vencimientos cercanos a U$S 2.130 millones. Un acuerdo con el fondo facilitaría las negociaciones con este grupo de acreedores.

Mientras tanto, el Senado aprobó el aporte solidario sobre las grandes fortunas, de más de $200 millones. De esta manera, se espera recaudar alrededor de $300.000 millones, pagado por alrededor de 9.000 personas. 

La provincia de Buenos Aires extendió nuevamente el vencimiento de la oferta del canje que era el pasado viernes 4 hasta el próximo 4 de enero. Por el momento se mantienen las negociaciones y la única oferta publicada sigue siendo la original. Van varias extensiones del plazo, y se torna inminente un acuerdo, dado que la provincia podría quedar definitivamente declarada en default. 

Durante octubre, el índice de producción industrial manufacturero cayó -2,5% mensual (luego de registrar un incremento de +5,3% mensual en septiembre). En términos interanuales registró su novena caída en lo que va del año y se contrajo -2,9% anual. De esta manera, en el acumulado del año acumula una caída de -9,9% en comparación con el mismo período de 2019. Luego de una variación positiva en septiembre, la única en el año, se vuelve a presentar una caída en este indicador, lo cual evidencia la debilidad de la recuperación de un sector clave para la economía y la generación de empleo, como es la industria. Los sectores con mayor incidencia negativa en el índice fueron alimentos y bebidas (-2,5% anual) y textiles, prendas de vestir y calzado (-24% anual). Por otro lado, productos de metal, maquinaria y equipo (+27,3% anual) y muebles y otras industrias manufactureras (+7,1% anual), registraron variaciones interanuales positivas. Mientras tanto, el indicador sintético de la actividad de la construcción registró durante octubre un aumento de +4,3% mensual (desde +3,8% mensual en septiembre). Sin embargo, en términos interanuales acumuló su décima caída en lo que va del año y se contrajo -0,9% anual, siendo esta la menor caída del 2020. En consecuencia, en lo que va del año el indicador sintético de la actividad de la construcción acumula una caída de -25,6% con respecto al mismo período del año previo. Si bien la caída acumulada en el año es muy fuerte, la tendencia resulta auspiciosa, ya que si persistiera la dinámica de los últimos meses en noviembre podríamos observar un registro positivo. Vinculado con la obra pública, el consumo de asfalto cayó -5,1% anual y acumula una caída de -61,2% anual en 2020. Este dato es muy relevante, dado que el gobierno pone énfasis en la obra pública como uno de los motores de la recuperación el año próximo. Durante septiembre, los puestos registrados en la actividad de la construcción cayeron -23,9% anual, y la superficie a construir autorizada por permisos de edificación cayó -31,1% anual. La recuperación de la obra privada, en las superficies relevantes viene muy lenta. 

El ministro Guzmán advirtió que no hay margen para bajar impuestos. En este contexto, se conoció que el mínimo no imponible para el pago del impuesto aumentará 35,38% en el próximo año hasta $74.810 para solteros y de $98.963 para empleados casados con dos hijos de sueldo neto. De esta forma se acompaña la inflación manteniendo el valor en términos reales. 

La inflación minorista de noviembre resultó en un 3,2%, por debajo del 3,8% de octubre. Con este resultado, en los últimos doce meses se acumula una inflación del 35,8%, y en el acumulado a noviembre 30,9%. El capítulo Alimento y bebidas, luego de haber registrado un 4,8% en octubre, descendió a un 2,7% en noviembre. Los precios regulados son los que permiten contener la suba. Muchos congelamientos de tarifas finalizan formalmente a fin de año. La intención del gobierno será extender los congelamientos, lo cual plantea un escenario de conflicto con muchas empresas de servicios públicos. 

Denuncian violencia territorial hacia las comunidades indígenas de Córdoba

Este lunes 14 de diciembre a partir de las 11 hs se llevará adelante una Conferencia de Prensa para poner en conocimiento de toda la sociedad sobre las situaciones de violencia sistemática que vienen sufriendo las comunidades Comechingón en la provincia de Córdoba. Nuestra Multisectorial 21F se solidariza con los reclamos de las comunidades y el compañero Gustavo Vera estará presente este lunes acompañando la presentación que se transmitirá por Youtube.

Compartimos comunicado de prensa:

A nuestros hermanos y hermanas de Córdoba, a todo el territorio Argentino y a los habitantes de nuestra casa común

Las comunidades indígenas abajo firmantes, queremos informar a la población en general y a los representantes políticos en particular, lo siguiente:

– La Comunidad Comechingón Pluma Blanca del Manzano-Candonga (Dpto Colón), viene sufriendo diversos tipos de persecuciones y violencias como balazos en las casas de la comunidad, cortes de alambre, matanza de animales, insultos, maltratos y graves violencias hacia las mujeres desde hace por lo menos 8 años. El objetivo de estas personas es amedrentar a la familia López y desalojarlos de las tierras que habitan ancestralmente.

– La Comunidad Ticas en inmediaciones de Bialet Massé, Dpto.Punilla, desde hace una década con el avance del desarrollismo, la falta de control y aplicación de distintas leyes de acceso a la tierra, ambientales e indígenas, redes de sociedades anónimas y otras tantas visibles, con y sin matrícula, bajo falsedad ideológica, continúan ejerciendo la venta de tierras impropias. Hoy avanzan impunemente habilitados por un poder económico, político y judicial que se mantiene imparcial permitiendo que nuestros territorios se conviertan en lugares invivibles. Hoy están violentando a campesinos y campesinas, a propietarios y poseedores, a vecinos todos y a nuestra reserva Indígena natural y cultural, bajo fuego, desmonte, merodeo, turbaciones, violencia hacia las mujeres y la niñez, usurpaciones y amenazas de muerte. El objetivo es lotear tierras de alta protección, arqueológica y de bosque, en zonas importantes de amortiguación y de cuencas de agua, sin ningún tipo de habilitación, ni titularidad.

– La Comunidad Canchira de Salsipuedes (Dpto. Colón) es afectada gravemente por el accionar de una red de estafadores y usurpadores instigados por éstos, que aprovechándose de la buena fe de sus habitantes, los han despojado de tierras ejerciendo diversas violencias que han empobrecido y puesto en riesgo la integridad psicofísica y la subsistencia familiar por no poder tener animales a resguardo, además de la ocupación sistemática, han cortado postes y cercos perimetrales, provocando que sus animales queden sueltos, para después denunciarlos, hacérselos perder o matarlos. Así sus tierras son desmontadas, arrasadas, vendidas por parte de estafadores y oportunistas que usurpan los predios, quitan carteles y sacan árboles nativos, difaman, insultan y agreden.

– La Comunidad Rural Arabela del Paraje Dolores San Esteban (Dpto. Punilla) luego de dos intentos de desalojo resistidos y hace 4 años de que se solicitó cambio de carátula ya que es una Comunidad y no un particular y aún no ha avanzado y siempre está el peligro latente de intentar nuevamente el desalojo pese a que la ley nos ampara. – – La Comunidad Tay Pichin, de San Marcos (Dpto. Cruz del Eje) denuncia que sobre morteros y restos arqueológicos se tira la basura de la localidad y en la misma localidad la obra de gas pasa por un enterratorio indígena para llegar a la iglesia y se niegan a desviar el recorrido unos pocos metros.

– La Comunidad Camiare Henen Timoteo Reyna de Cosquín, Santa María de Punilla y Villa Cerro Azul (Dptos. Punilla y Colón), en nuestros territorios tenemos problemas con los sitios/sagrado- arqueológicos que están siendo amenzados de manera continua por la cantera y los negocios inmobiliarios

– La Comunidad Ramón Cabral “El Platero” – Del Campillo (Dpto. Gral. Roca). La Municipalidad intenta construir en su Centro Cultural una terminal de ómnibus, por el momento se ha logrado detenerlo pero aún no se ha derogado la ordenanza que autorizaba su cambio.

Ante estos atropellos y violación a nuestros derechos como pueblos originarios, que son hechos de “VIOLENCIA TERRITORIAL” pues todas las violencias en sus diversas manifestaciones tienen como objeto despojarnos hoy como ayer, de nuestros territorios ancestrales, conocimientos y espiritualidad. Comprendemos que esta escalada de VIOLENCIA TERRITORIAL no es reciente pero que se ha acrecentado producto de la pandemia y a raíz de la especulación inmobiliaria y negocios extractivistas, los incendios, la actividad extractivista de las canteras, usurpaciones y barrios cerrados, y la ausencia de políticas públicas y voluntad política de juzgados, municipios y comunas para hacer valer los derechos sancionados en la Constitución Nacional y el derecho indígena.

Convocamos a establecer diálogos y acciones que involucren a la sociedad cordobesa a conocer, compartir y defender nuestra realidad y reflexionar acerca de la necesidad de solucionar conflictos y restablecer la paz, del respeto y cumplimiento de los acuerdos internacionales (Convenio 169 OIT), el Art. 75 inciso 17 de la Constitución Nacional, los Derechos Humanos y las leyes nacionales y provinciales que nos reconocen como preexistentes al estado, resguardan nuestra identidad y autodeterminación, nuestros territorios, su paisaje y diversidad, y nuestra manera de habitarlo desde nuestra espiritualidad. Invitamos a participar en la Conferencia de prensa transmitida por el Museo de Antropología (UNC) el día 14 de diciembre a las 11 hs y a sumar sus adhesiones al contacto indicado para ser integrado a este documento.

Contacto y adhesiones: cpicordoba2019@gmail.com

Teléfono 3548433951

Multisectorial 21F propone un Plan Nacional de Reforestación tras los incendios en diversas provincias de nuestro país

A iniciativa de las Multisectoriales 21F de Punilla y Cruz del Eje en la Provincia de Córdoba, localidades que también sufrieron los estragos de los voraces incendios intencionales, se elaboró un proyecto para realizar Forestación y Reforestación Autóctona que recupere nuestro medio ambiente. Esta iniciativa se está haciendo llegar a los organismos de interés

Resumen de la propuesta:

Entendiendo los beneficios de la sanción con modificaciones de la Ley Nacional de Manejo del Fuego en la defensa del no cambio del USO DE TIERRAS ARRASADAS POR EL FUEGO EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL, proponeos realizar la siguiente iniciativa.

PLAN NACIONAL DE FORESTACION Y REFORESTACIÓN AUTOCTONA EN DEFENSA DE NUESTRA BOSQUE NATIVO


ORGANIZADO POR:
● MINISTERIO DE DEFENSA

● MINISTERIO DE AMBIENTE

● MINISTERIO DE TURISMO

● PARQUES NACIONALES.

BUSCAR LA ADHESION DE:
• UNIVERSIDADES PÚBLICAS Y PRIVADAS.
• FEDERACIONES DE BOMBEROS PROVINCIALES.
• ORGANIZACIONES POLÍTICAS / SOCIALES/ AMBIENTALES/ GREMIALES. 


Fundamentos:
El Estado Nacional es el primer responsable de la Defensa y Protección del ambiente y, ante la tremenda pérdida de biodiversidad y el deterioro del ambiente en general provocado por los incendios forestales de este último lustro, resuelve realizar el Programa Nacional de Forestación y Reforestación Autóctona más importante de nuestra historia.

Somos responsables de disminuir la huella de Carbono, somos responsables de la Conservación de nuestra Flora y Fauna autóctona y somos responsables de la acción o desidia del Estado. En tal sentido decidimos realizar el plan más amplio y estratégico en materia de Conservación del Bosque Nativo en todo el territorio nacional, que irá acompañado por Normativas legales que garanticen a perpetuidad el cuidado de nuestro Monte.

Los Organismos responsables del programa son deberán ser: Ministerio de Defensa, aportando los recursos humanos y materiales disponibles, Ministerio de Ambiente, aportando el conocimiento en la materia y recursos humanos y materiales; Ministerio de Turismo, dado que el daño en el Paisaje afecta directamente la actividad; y Parques Nacionales, responsable del Plan Estratégico general, en forma conjunta con las áreas Gubernamentales y No Gubernamentales que correspondan.


Ejecución del programa : 2021/ 2023

El Frente Multisectorial 21F seguirá dando el debate para que esta iniciativa pueda ser tomada, mejorada y ejecutada con la guía del Estado y la ayuda mancomunada de todas las comunidades afectadas para recuperar nuestros bosques nativos y salvaguardar la biodiversidad en las provincias afectadas.

Chubut: el pueblo se moviliza nuevamente contra la megaminería contaminante

Cumple 18 años la movilización y el debate en un Chubut que decidió un futuro sin megaminería

Mientras el rechazo a la actividad minera metalífera a gran escala es cada vez más grande en una provincia que sufre una crisis hídrica que en el futuro sólo promete empeorar, el gobernador decidió buscar modificar la ley que hoy prohíbe la actividad para habilitar proyectos mineros en la meseta central. Una crisis económica, social y política histórica, a la que se le sumó una pandemia, parece ser el momento elegido para avanzar en algo tan resistido socialmente. El gobierno pretende cambiar el futuro productivo de la provincia, sin respetar la voluntad de la sociedad expresada ya mil veces, de todas las formas pacíficas e institucionales posibles.

Desde el plebiscito de Esquel en 2003, donde casi el 82% votó en contra de un emprendimiento minero a gran escala en cercanías de la ciudad, la oposición de la población a este tipo de industrias extractivas no ha parado de crecer. Se mantiene vigente la Ley Provincial que ese mismo año prohibió la minería metalífera a cielo abierto y el uso de cianuro, así como se han presentado un proyecto de ley por Iniciativa Popular para ampliar esa prohibición acompañado por 30.916 firmas, con lo cual tiene que ser tratado por los legisladores como estipula la Constitución Provincial.

El mismo día que el proyecto público ingresó a la legislatura, el Ejecutivo provincial presentó su propio proyecto. Un proyecto desconocido hasta entonces, en el que a contramano de la Iniciativa Popular, se pretende dar entrada a la gran minería trasnacional a partir de una zonificación. Todo indica que en unas pocas sesiones virtuales y en medio de una crisis histórica, el gobierno de Arcioni busca imponer un proyecto opuesto al de la sociedad, haciendo oídos sordos a lo que está diciendo la gran mayoría de la población.

Una amplitud de sectores se oponen al proyecto de zonificación. Han expresado su opinión en contra, pidiendo que el gobierno les consulte (dado que no lo ha hecho) las autoridades del INTA, CENPAT-CONICET, UNPSJB y UTN-Chubut, en una carta dirigida al Presidente de la Legislatura, declarando que sin licencia social no hay comunidad que pueda tener un desarrollo sustentable. También sectores científicos como el director del Instituto de Geografía, Historia y Ciencias Sociales del CONICET, quien denunció que desde sectores políticos y mediáticos ultrajaron un informe propio sobre los índices de calidad de vida para pretender indicar a las empresas mineras como mejoradoras de estos índices, cuando en realidad es todo lo contrario. Lo más grave es que éste informe manipulado y deformado, es el que usaron Mariano Arcioni y Martín Cerdá (Ministro de Hidrocarburos) para justificar el proyecto de zonificación en la comisión donde se trata el proyecto enviado a la legislatura.

Se han expresado en contra de este tratamiento las principales organizaciones de la sociedad en toda su diversidad: políticos de todos los espacios políticos, gremios y sindicatos de toda la provincia, productores, espacios de la salud, pueblos originarios, la Iglesia Católica y la Iglesia Metodista. Han habido movilizaciones multitudinarias en toda la provincia y se está alterando la paz social en el marco de una enorme crisis y de una pandemia. 

Sin embargo a nivel nacional parece no importar. Si bien las provincias son dueñas de los recursos naturales y los pueblos dueños de sus propios destinos, se está buscando imponer un modelo de desarrollo que la población rechaza, porque imagina un futuro sin saqueo y sin contaminación. Un futuro en paz entre las personas y entre ellas y su ambiente. El ejemplo de lo sucedido en Mendoza el año pasado demuestra que la sociedad no va a quedarse en sus casas si los legisladores le son desleales. La Provincia de Chubut ha demostrado que no hay licencia social para la megaminería contaminante y que se expresará de todas las formas posibles para que ello se entienda.


20,831FansLike
2,957FollowersFollow
2,507FollowersFollow