Home Blog

Convocatoria al 8vo Congreso de la Multisectorial 21F

25 de noviembre de 2021

Resoluciones del Comité Federal del Frente Multisectorial 21 F  

1. Se convoca al 8vo Congreso del Frente Multisectorial para los días 20 y 21 de Febrero 2022 en Buenos Aires. 
2. Realizar un cierre del Congreso con un acto conmemorando el 4to aniversario de la movilización del 21 de febrero 2018
3. Tal como se había resuelto en el 7mo congreso, el próximo Comité Federal se conformará con 1 representante por provincia donde existan multisectoriales activas más representantes de CABA, Conurbano e interior de la Provincia de Bs As.
4. El 8vo congreso será 100 % presencial y con los mismos criterios que el último Congreso presencial de Santa Teresita (Cada multisectorial deberá elegir 2 delegados y traer mociones libremente sobre los temas que considere y también sobre los ejes temáticos que propondrá el Comité Federal)
5. Según los balances de actividades verificables, las Multisectoriales activas en condiciones de elegir 2 delegados son las siguientes: 

1. Jujuy 

2. Salta (incluye Norte de Salta) 4 delegados en total

3. Santiago del Estero

4. Tucumán

5. Catamarca

6. Misiones

7. Corrientes

8. Chaco

9. Formosa

10. Entre Ríos

11. Cordoba Capital

12. Córdoba Valle de Punilla y Cruz del Eje

13. Cordoba Rio Cuarto

14. Rosario

15. Mendoza (Incluye las del interior) 4 delegados en total 

16. San Juan

17. La Rioja

18. La Pampa

19. Neuquen

20. Tierra del Fuego ( Usuahia y Rio Grande)

21. Bahia Blanca

22. Balcarce

23. Bragado

24. Mar del Plata

25. La Costa

26. Ramallo

27. Zona Norte Bs As (Tigre- Escobar – San Fernando) 4 delegados en total de esta Regional

28. Moreno

29. Merlo

30. Ituzaingó

31. Zona Sur (Echeverria-Lomas-Quilmes- Brown) 4 delegados en total de esta Regional

32. La Plata- Beriso

Entre los puntos a tratar estarán:

1. Conversión de los potenciar trabajo en trabajo registrado

2. Fortalecimiento de la máxima unidad de los sindicatos en las CGT regionales
3. Fortalecimiento de Pablo Moyano como Secretario General de la CGT

4. Plan de armado de centros productivos

5. Propuestas para la coyuntura politica nacional

6. Fortalecimiento de alternativa política dentro del Frente de Todos

Multisectorial 21 F: Encuentro con el compañero Pablo Moyano

Este jueves 25/11 en el marco de una reunión presencial del Comité Federal de la Multisectorial 21 F y a horas de haber asumido como Secretario General de la CGT, mantuvimos un encuentro con el compañero Pablo Moyano.

Desde la Multisectorial felicitamos este nuevo y estratégico desafío por el que la 21F también luchó desde el primer día de su conformación.

Al mismo tiempo ratificamos el compromiso y el trabajo de Ushuaia a La Quiaca que fortaleceremos para lograr la unidad de la CGT en todas las Regionales y por la defensa de los derechos conquistados y por la creación de trabajo genuino.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 23 noviembre 2021

La economía sigue transitando una bipolaridad, marcada por una actividad que se sigue recuperando, a un ritmo por encima de lo esperado, y una situación monetaria, financiera y cambiaria, que se torna insostenible. En la intención de buscar evitar un escenario de crisis más profunda, se intenta alcanzar un acuerdo con el FMI, que permita descomprimir presiones cambiarias, vía salida de dólares, a la vez que permita financiar con otros organismos las necesidades de divisas del año próximo. Las características de este posible acuerdo no se conocen aún, el presidente anunció que serán enviadas al Congreso de la Nación durante la primera semana de diciembre, y allí buscarán el aval no solo del arco opositor, sino también dentro del bloque oficialista, donde no está claro que se logre el consenso necesario. De hecho, el silencio de la vicepresidenta desde el domingo de las elecciones, entre otras señales políticas, generan dudas sobre el accionar del kirchnerismo más puro en relación al posible acuerdo. Es de esperar que el programa plantee un sendero fiscal de ajuste moderado, apuntado sobre la cuenta subsidios, para lo cual ya se ha ordenado a las empresas proveedoras de energía eléctrica que soliciten a los usuarios actualizar la titularidad del servicio, bajo presión de corte en caso de no hacerlo, y también se les exigió que comiencen a comunicar en las boletas el importe que correspondería sin subsidio del Estado. El objetivo es lograr la estratificación de tarifas, de manera de descomprimir la cuenta de subsidios, y dotarla de mayor progresividad, buscando que queden alcanzados por subsidios sólo aquellos sectores que realmente lo necesitan, y que no verían comprometido su poder adquisitivo a partir de un aumento. De todas formas, el 70% del gasto público está conformado por gasto social y salarios, imposibles de recortar en este contexto social. Otro de los objetivos del FMI será ir hacia una reducción sustancial de la brecha cambiaria. En este sentido el gobierno buscará evitar un salto devaluatorio, entendiendo que, por su traslado a precios, generaría un impacto muy nocivo sobre el ya muy golpeado poder adquisitivo de los ingresos. La intención será comenzar a deslizar el ritmo devaluatorio a un nivel similar al de la inflación, aunque esto no garantiza la reducción de la brecha. El objetivo del FMI es ir hacia una brecha que no supere el 50%. En la actualidad supera el 100%. Las últimas medidas, que cortaron la intervención del Banco Central en los mercados de dólares financieros, hicieron saltar las cotizaciones por arriba de los $200, y además pusieron fin a la operatoria de compra en bolsa y venta en blue, quitándole una fuente de oferta de dólares al mercado informal, que seguramente ocasionará una suba del precio en los próximos días. 

Si bien la intención del gobierno es evitar el salto devaluatorio, habrá que seguir de cerca la evolución de las Reservas netas del BCRA, que hoy se encuentran algo por encima de los US$5.000 y que, para fin de año, luego del pago del vencimiento de US$1.900 millones con el FMI durante diciembre, apuntan a terminar cerca de los US$3.500 millones. Es un nivel de Reservas muy bajo, que en caso de no lograrse el acuerdo con el FMI y cerrarse el acceso a financiamiento de organismos multilaterales, queda muy comprometida la posibilidad de intervención en el mercado cambiario. Es decir que, si bien la intención del gobierno es evitar una devaluación, la realidad puede hacer que se torne inevitable. 

Los datos confirman la recuperación de la actividad. La Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria para el mes de septiembre fue de 66,7%, desde 64,4% en agosto, y marcando un máximo desde abril 2018. La actividad económica creció un 1,2% en septiembre, y acumula un crecimiento de 10,9% en lo que va del año. De esta forma, se apunta a recuperar la caída del año pasado antes de lo que se preveía. En relación a septiembre de 2019, este indicador de actividad económica (EMAE) se encuentra un 4,7% por encima, de manera que ya se han superado niveles de pre pandemia. 

En relación a la inflación, en octubre los precios mayoristas aumentaron +2,85% mensual, desde +2,8% mensual en septiembre. De esta manera, en los últimos doce meses el aumento acumula +56,3% anual. Mirando los precios nacionales, el aumento mensual fue de +2,89%, mientras que el de los internacionales fue de +2,3% mensual (desde +2,8% mensual y +3,3% mensual, respectivamente). La dinámica inflacionaria sigue siendo creciente, aún con un conjunto de políticas de congelamiento de precios vigentes, que acumulan presión sobre los precios. 

El intercambio comercial de la Argentina arrojó también un dato positivo. El mes de octubre registró un superávit comercial de US$1.601 millones. Las exportaciones sumaron US$6.848 millones, con un aumento interanual del 46,5%, mientras que las importaciones alcanzaron los US$5.247 millones, con un crecimiento del 31%. Este resultado más que duplica el obtenido en el mismo mes del año pasado, que fue de US$670 millones.  En octubre, los principales destinos de las exportaciones argentinas fueron: Brasil, China, Estados Unidos, India, Chile, Países Bajos, República de Corea, Vietnam, Perú y Bangladesh, en ese orden, los cuales en conjunto acumularon el 60,4% del total de ventas externas. Estos resultados positivos que surgen del intercambio comercial son fundamentales a la hora de analizar el balance de fuerzas en el mercado cambiario. Debería lograr revertirse la salida de divisas por canales financieros. 

Mientras el acuerdo con el FMI se dilata y está en duda, y la situación financiera y monetaria luce cada vez más compleja, los mercados financieros se resienten. El riesgo país volvió a superar los 1800 puntos básicos por primera vez desde la reestructuración de la deuda con privados el año pasado, y los precios de las acciones de empresas argentinas en dólares caen fuertemente estos días, acumulando pérdidas por más del 25% desde el domingo de los comicios al día de hoy. 

La 21F se reunió con la Secretaría de Asuntos Estratégicos en Casa Rosada

Con eje en la transformación de los Potenciar Trabajo en puestos de trabajo formales y el desarrollo de Polos Productivos, nuestra Multisectorial acercó la propuesta de trabajo y las articulaciones construidas entre organizaciones sociales, sindicales y Pymes al Consejo Económico y Social

Una delegación del Comité Federal de la Multisectorial 21F, se reunió en la Casa Rosada con miembros de la SECRETARÍA DE ASUNTOS ESTRATÉGICOS de la PRESIDENCIA DE LA NACIÓN, que dirige Gustavo Beliz.

Fuimos recibidos por Fabiola Cárcar, Directora General del Programa BID 5084 y Paula Garnero, Coordinadora de la Misión Educación y Trabajo del Futuro.

Nuestro Frente solicitó la reunión para abordar nuestra propuesta para llevar a la práctica de inmediato el Decreto 711/2021 que tiene por objetivo convertir los planes sociales en trabajo en el sector privado y de la creación de Polos Productivos para cooperativas y PYMES, en articulación con el INTI, INTA, Universidades, Gobiernos provinciales y municipales.

Se intercambiaron ideas y experiencias para que el Consejo Económico y Social interceda en la búsqueda resoluciones prácticas y de una articulación ágil con los distintos sectores que lo integran.

La Multisectorial 21F puso a disposición la base de datos laborales de titulares del POTENCIAR TRABAJO, la articulación con Sindicatos y Pymes, organizar las capacitaciones necesarias y los puntos donde desarrollar los Polos Productivos; mientras que de parte del CES (Consejo Económico y Social) se comprometieron a generar los puentes necesarios para agilizar las gestiones y acompañar con sus equipos técnicos en lo que sea necesario.

El jefe de gabinete Manzur recibió a los compañeros de Taxistas Unidos

BOLETÍN DE PRENSA

Las gestiones de TUyO, a través de su presidente, Julio Munch, finalmente dieron sus frutos.

El miércoles 10 de noviembre ocurrió la reunión en Casa de Gobierno, con el Sr Jefe de Gabinete de Ministros, Dr Juan Luis Manzur y el primer candidato a diputado nacional por CABA, Lic. Leandro Santoro. También participaron de dicha reunión, representantes del Frente de Unidad Taxista.

Se abordaron temas respecto de la problemática del sector, y en particular del flagelo de las aplicaciones ilegales de movilidad.
Se estableció una agenda de trabajo con los siguientes puntos:

a) Verificación de la evasión y defraudación millonaria al fisco por parte de las empresas multinacionales de movilidad. Seguimiento de la ruta del dinero. Se acordó articulación con AFIP.

b) Respaldo para el proyecto parlamentario de exención impositiva para los 0km.

c) Créditos subsidiados del Banco Nación para la renovación del material rodante.

d) Subsidio a los combustibles, principalmente para el GNC.

e) Prórrogas en los vencimientos de las licencias de conducir.

El seguimiento de todos estos temas se realizará a través de un contacto estrecho con el diputado nacional, Lic. Leandro Santoro.

Desde TUyO, siempre entendimos que el camino es el diálogo, finalmente estamos logrando qué se nos escuche… Algo que no se había logrado en casi 6 años de lucha…

LA ÚNICA LUCHA QUE SE PIERDE… ES LA QUE SE ABANDONA…


TAXISTAS UNIDOS Y ORGANIZADOS

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 8 noviembre 2021


Ingresamos en la última semana previo a las elecciones generales con mucha tensión en el frente cambiario, dinámica de aceleración inflacionaria, y un alejamiento de la posibilidad de acuerdo con el FMI. Esta semana se conocerán los datos de actividad económica, actividad de la construcción, e inflación minorista. Los datos de actividad seguirán reflejando la recuperación, tras la caída provocada el año pasado por la pandemia, y la atención estará centrada en el dato de inflación del jueves. Estimaciones privadas dan cuenta de un aumento mensual en torno al 3%. Incluso el propio Roberto Feletti, secretario de comercio interior, reconoció que muy probablemente el dato de inflación de octubre se ubique por encima del 3% mensual. Recordemos que, tras algunos meses de cierta desaceleración, el dato de septiembre reflejó un salto al 3,5% mensual, lo cual permite proyectar un cierre de año en torno al 50%. Por su parte, los salarios no logran recuperar poder adquisitivo, y se encaminan al cuarto año consecutivo de pérdida. La recuperación de la actividad tampoco logra recuperar los puestos de trabajo perdidos el año pasado. Apenas la mitad se recuperaron, según reflejan las estadísticas.

En este escenario llega el gobierno a una elección muy complicada, y luego de una derrota en las PASO, hace apenas un mes atrás, que disparó fuertes internas, cambios de gabinete, y dejó en evidencia la existencia de fuertes contradicciones al interior de la coalición gobernante. Es difícil imaginar un reacomodamiento de las principales variables macroeconómicas en un entorno de fuerte debilidad política, como el que podría darse, en caso de repetirse el resultado las PASO el domingo próximo. Gran parte de la población tiene tanta bronca e impotencia frente a una realidad que se plantea adversa hace ya mucho tiempo, que en la última elección decidió no votar, elegir alternativas extremas, o volver a votar a la fuerza política que fracasó rotundamente hace apenas dos años atrás. El descontento es muy fuerte y conduce a una compleja dinámica social, que puede derivar en una crisis, si se considera la fragilidad económica que enfrentamos.

En relación al frente fiscal, una de las claves de un acuerdo con el FMI, se conocieron los datos de recaudación de octubre, que ascendió a $1.018.783 millones, aumentando +59% anual desde +61% anual en septiembre. Los impuestos internos crecieron +51% anual (IVA +48% anual y Ganancias +55% anual), mientras que los impuestos externos crecieron +87% anual (IVA +65% anual, Ganancias +93% y derechos de exportación +135% anual). En términos reales la recaudación creció +4% anual, impulsada por los impuestos externos (+23% anual en términos reales vs -1% anual por parte de los impuestos internos). Comparando contra el 2019 la recaudación creció +10% anual, pero la mayor contribución vino por el lado de los impuestos internos (+11%) en lugar de los externos (+5%).

Varias conclusiones podemos sacar a partir de estos números. En primer lugar, el crecimiento de la recaudación del IVA por debajo de la inflación da cuenta de la persistente caída en el consumo interno, consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. Por otro lado, el aporte más importante en términos de crecimiento a la recaudación viene de la mano de las retenciones a las exportaciones, pero que no tiene correlato con una acumulación de Reservas, ya que los dólares ingresan más lentamente, a la vez que salen por importaciones que crecen de la mano de la recuperación, y demanda financiera. En cuanto a la liquidación de divisas, durante octubre el sector cerealero, publicado por CIARA CEC, liquidó U$S 2.416,6 millones, equivalente a una caída de -1% mensual, pero aumentando +41% anual. Por otro lado, en el acumulado del año se mantiene en máximos históricos con una variación de +66% anual y +45% con respecto al mismo período en el 2019.

Mientras siguen las reuniones del ministro Guzmán con los equipos técnicos del organismo, se busca seguir construyendo los entendimientos necesarios para obtener un acuerdo sostenible que nos permita refinanciar la deuda, y afirmó el ministro que la posibilidad de una cláusula en la negociación para evitar una declaración de impago ante el FMI es un rumor infundado. A su vez confirmó que se le pagarán al FMI otros US$ 1.892 millones con DEGs en diciembre.

En cuanto al ritmo de la emisión monetaria, el 29 de octubre el BCRA realizó una nueva transferencia al Tesoro por $95.000 millones, siendo la quinta transferencia del mes (aunque hubo una cancelación de adelantos transitorios), y acumulando $352.712 millones, desde $250.000 millones en septiembre (sin contar la cancelación de adelantos realizada con los DEG’s del FMI), siendo el mes con mayores transferencias desde mayo 2020. En términos del PBI las transferencias al Tesoro acumulan 3,2% (2,15% si se considera la cancelación hecha con DEG’s) desde 5,85% del PBI en octubre 2020.

Se conoció el último relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) realizado por el BCRA a fines de octubre. Se observa que para el 2021 se espera un crecimiento del PBI de +8,3% (desde +7,6%), una inflación del 50,3% (desde 48,2%), un tipo de Cambio oficial de $105,1 (desde $105), y una tasa de interés Badlar (promedio de plazos fijos mayoristas) de 34,5% (desde 34,4%).

La atención está puesta en el día después, que rumbo tomará la economía a partir del lunes 15, y en qué contexto político va a ocurrir esto. El gobierno deberá definir un rumbo, ya que no hay margen para seguir dos años transitando con esta falta de definiciones sobre aspectos básicos. El rumbo a tomar dependerá fuertemente del resultado electoral. Gran parte del mercado financiero apuesta por un salto devaluatorio hacia fin de año, o durante el verano 2022, esto se observa en el fuerte crecimiento de los volúmenes operados en los contratos de futuro de dólar. El gobierno intentará resistir esta opción, ya que puede conducir a una crisis social de magnitud, el FMI presiona en busca de cerrar un poco la brecha cambiaria, y el mercado apuesta a que ocurra. Mientras tanto, los vencimientos que se avecinan, las escasas reservas netas con que se cerrará el año, la compleja dinámica comercial, y los incentivos cruzados que generan el menú de diferentes tipos de cambio, condicionan la voluntad de la política económica.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 1 noviembre 2021

Pasa el tiempo, las definiciones no llegan, y la economía lo sufre cada vez más. La falta de señales sobre el necesario reacomodamiento de la brecha cambiaria, sobre el control de la nuevamente disparada inflación, sobre el acuerdo o no con el FMI, entre otras, suman incertidumbre a una muy delicada situación económica. Hace varias semanas advertimos en estos informes sobre la necesidad de generar mecanismos alternativos para captar el ingreso de divisas al país que se va por canales alternativos. Unos días atrás trascendió la intención oficial de generar un mecanismo para captar el ingreso de divisas de turistas que llegan al país, pero aún no se oficializó, no está claro el mecanismo, y el déficit por esta cuenta en la balanza de pagos sigue creciendo fuertemente con el levantamiento de las restricciones para viajar. Tampoco se entiende por qué este mecanismo no aplicaría para quienes venden servicios hacia el exterior, que utilizan canales alternativos para cobrarlos, y eludir el tipo de cambio oficial, cuyo valor ya es la mitad de los alternativos.

La intención de congelamiento de un conjunto de 1432 productos básicos para buscar proteger a los sectores más vulnerables es válida, pero debe acompañarse de un programa antiinflacionario, si se busca el éxito, sino vamos a un desabastecimiento y una disparada en los precios del resto de los productos. También lo advertimos en nuestros informes cuando se anunció el inicio de este programa hace unos días atrás. En relación a la deuda con el FMI, no existe un consenso dentro del frente gobernante, los mensajes son contrapuestos, y el escenario macroeconómico hoy choca de frente con la posibilidad de un nuevo acuerdo que permita postergar vencimientos y adoptar un cronograma de pagos sostenible que, a la vez, aleje el fantasma del default del primer trimestre del año próximo. En el inicio de 2022 se enfrentarán vencimientos abultados en dólares, en un contexto de reservas netas exiguas (US$ 3.500 millones a diciembre).

Los compromisos en moneda extranjera alcanzan los US$ 1.740 millones en enero, US$ 730 millones en febrero y US$ 3.200 millones en marzo. De estos más de US$ 5.600 millones, US$ 3.980 corresponden al FMI, US$ 985 millones a organismos internacionales y US$ 705 millones a acreedores privados (en el marco de la renegociación efectuada por el actual ministro en el 2020). Por eso, resulta importante estudiar los tiempos con que cuenta el país, para alcanzar un acuerdo con el organismo. En caso de un atraso de pagos al Fondo Monetario, dos semanas después del incumplimiento, el mismo envía un documento al Ministro de finanzas o al presidente del Banco Central, reclamando el pago inmediato.

Dos semanas después, el director gerente notifica a la junta ejecutiva, y, a los seis meses, clasifica al país dentro de “morosos prolongados”. En última instancia, a los dos años de haber incumplido el vencimiento, podría comenzarse un proceso para expulsar al país del organismo. Es esperable que, en el actual contexto de salida de la pandemia, el organismo evite empujar al abismo del default a la Argentina, y se logre alguna postergación de común acuerdo de los vencimientos, pero sin llegar a un nuevo acuerdo. Sería un punto intermedio, que no abriría la posibilidad de contar con financiamiento externo, pero que no dispararía los problemas que devienen de un default.

En medio de la disputa con las grandes cadenas de supermercados por los precios congelados, se conocieron los datos de ventas. Durante agosto, las ventas en supermercados aumentaron +4,5% anual, medidas a precios constantes (vs. +4,2% anual en julio). Se trata de uno de los muy pocos sectores que no sufrieron caídas en ventas durante la pandemia y posteriormente a la misma, sino todo lo contrario.


En línea con trabajar sobre la brecha cambiaria, intentando no afectar la producción, el BCRA tomó algunas decisiones vinculadas al acceso a dólares para importaciones, y al ingreso de dólares por turismo. Por un lado, los insumos que se importen para ser utilizados en la elaboración de bienes en el país podrán ser abonados en puerto (en lugar de cuanto lleguen al país) de origen, a partir del 1 de noviembre por hasta el monto equivalente al promedio del valor de las importaciones totales que se realizaron en los últimos doce meses. También dispuso a partir del 1 de diciembre mantener el régimen de pago anticipado para bienes de capital por hasta el 80% del valor antes de su ingreso al país. Además, la proporción de la operación que se abona antes del embarque de los bienes de capital no podrá superar el 30% del monto total. Esto flexibiliza en cierta medida las medidas tomadas el 5 de octubre que ponían un límite de U$S 250.000 para la cancelación de anticipos. Por otra parte, dispuso que los turistas que ingresen al país podrán abrir una cuenta bimonetaria en los bancos locales, pudiendo hacer operaciones financieras para el cambio de moneda (es decir MEP) por un importe de hasta U$S 5.000.

En relación al balance cambiario, el BCRA publicó los datos de septiembre, donde se observa que la cuenta corriente tuvo un déficit de U$S -785 millones, desde U$S -308 millones en agosto y U$S -601 millones en septiembre 2020, y la cuenta financiera tuvo un déficit de U$S -2.384 millones, desde un superávit de U$S 3.866 millones el mes pasado, principalmente por que la cuenta de pagos realizados por el Gobierno tuvo una salida neta por U$S 2.106 millones (por el pago al FMI).
Mientras tanto, no se logra solucionar el problema de fondo de la debilidad del mercado interno, que es la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. Según el índice de salarios del Indec, durante agosto se registró un aumento de +3,2% mensual (desde +4,9% mensual en julio), y en los últimos 12 meses se registra un aumento de +49,1%. Sin embargo, en términos reales (luego de descontarle la inflación) el índice de salarios registra una caída de -1,5% anual. Los salarios registrados del sector privado crecieron un +3,3% mensual, los salarios no registrados del sector privado un +2,5% mensual, y los salarios del sector público un +3,2% mensual.

Mientras la actividad se recupera del impacto de la pandemia, no se logra contener la inflación, ni ordenar el mercado cambiario, ni resolver el conflicto por el endeudamiento, ni generar empleo. Es necesario consensuar un plan económico que apunte a solucionar todos estos problemas lo antes posible, porque en caso contrario, se avecina una crisis más fuerte aún, con elevada conflictividad social. En caso de confirmarse un resultado similar al de las PASO de septiembre en las elecciones generales dentro de dos semanas, la debilidad política y el quiebre de la coalición gobernante, pueden complicar más el escenario.

Plenarios de las Multisectoriales 21F de la región Buenos Aires

El miércoles 27 de octubre en la Biblioteca Eva Perón realizamos un plenario con referentes de Multisectoriales 21F de Buenos Aires.


Por el Comité Federal estuvieron presentes los compañeros Gustavo Vera, Damián Comas, Nestor Escudero y la compañera Ximena Rattoni. Frente a la imposibilidad de asistir de otras multisectoriales, se realizará un segundo encuentro este martes 2/11 en la sede de La Alameda.

En este primer encuentro pudimos debatir más de dos horas sobre el contexto general, electoral y sobre todo, del trabajo que realizan incansablemente nuestros compañeras y compañeros en los territorios; sobre la propuesta de transformar realmente los planes Potenciar en trabajo registrado, la importancia de la formación de cuadros, la necesaria unidad entre las conducciones del Movimiento Obrero y la importancia de su presencia en el actual escenario nacional.

También ponderamos los buenos ejemplos de gestión con escasos recursos que se viene desarrollando de Ushuaia a La Quiaca y la organización del 7° Congreso Nacional que se aproxima, entre otros temas. La 21F está más que activa, poniendose la Patria al hombro!.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 25 octubre 2021

Se acercan las elecciones generales del 14 de noviembre y el centro de atención está puesto completamente en la economía, que da señales contrapuestas. Por un lado, una recuperación que sigue con tendencia positiva, aunque heterogénea, pero que ha llevado a varios sectores a registros pre pandemia, pero por otro lado un descalabro macroeconómico, con cada vez mayor tensión cambiaria, aumento de la brecha, y presión inflacionaria, que se intenta contener con un programa de congelamiento de precios con casi nula chance de éxito. Se da una situación en la que no es mala la foto, pero preocupa la película. Tanto en el frente externo, como en el fiscal y en el monetario, si se observan los resultados de los últimos meses, los números no son malos, como vamos a mostrar más adelante en este informe, a partir de los últimos datos publicados, pero lo que genera mucha preocupación es la dinámica en adelante en cada uno de estos frentes. Por eso, cuando desde el gobierno se destacan los últimos resultados, como ha hecho en las últimas horas el ministro Guzmán, tienen razón, pero el mercado y los analistas no están mirando estos datos de los últimos meses, sino la dinámica de aquí en adelante, y ahí el panorama luce bastante más complejo, entre otras cosas, porque el gobierno sigue sin tomar una decisión sobre el rumbo, sin marcar un norte, en cuestiones claves para el devenir económico. Sin ir más lejos, sobre una variable clave de aquí en adelante, como es la negociación de la deuda, no existe un consenso dentro de la coalición gobernante. Estos días se hizo muy manifiesto, cuando mientras el ministro de economía y el jefe de gabinete mantenían reuniones con empresarios y representantes del FMI, intentando convencerlos de la intención de un acuerdo, o el propio presidente prometía a los principales empresarios de la Argentina, en un almuerzo en la quinta de olivos, que el acuerdo con el FMI está cerca, muchos referentes políticos identificados con la vicepresidenta, que se podría definir como el kirchnerismo más duro, realiza manifestaciones en contra de un acuerdo y en favor de no reconocer la deuda con el organismo. Se torna necesario ordenar algo tan importante, pero pareciera no existir fuerza política para hacerlo. Esta debilidad, trasladada al intento de congelamiento de precios es otro factor que pone en duda su éxito. De hecho, las principales cámaras empresarias no tardaron ni cinco minutos en dar a conocer documentos rechazándolo y con posiciones muy críticas, e incluso hablando de la posibilidad de desabastecimiento. Algo que sólo lo justifica la debilidad política. 

Algunos datos que dan cuenta de las realidades contrapuestas de las que hablábamos al principio del informe. El 13 de octubre el BCRA realizó una nueva transferencia al Tesoro por $17.712 millones, acumulando así $92.712 millones en lo que va del mes, desde $140.000 millones que había en el mismo período durante septiembre. El año las transferencias al Tesoro acumulan $625.312 millones, equivalentes a 1,54% del PBI (desde 6,3% del PBI en igual período durante el 2020). En cuanto a la intervención cambiaria, el BCRA continúa comprando divisas en el mercado cambiario. Hasta mediados de mes acumula U$S 426 millones comprados, desde U$S 442 vendidos en el mismo período durante septiembre. 

Durante agosto, la utilización de la capacidad instalada se ubicó en 64,4%, desde 64,1% en julio y 58,4% en agosto de 2020. Se destacó la utilización de la capacidad instalada en industrias metálicas básicas (80,1%) y productos minerales no metálicos (79,8%). Por otro lado, se registraron los valores más bajos en industria automotriz (47,7%) y productos textiles (54,4%).

En medio del debate interno en el gobierno sobre si hay o no una política de ajuste, se conocieron los datos de resultado primario del mes de septiembre. El resultado primario mostró un déficit de $-155.525 millones, desde un déficit de $-147.756 millones en agosto y $-167.181 millones en septiembre 2020. Luego del pago de intereses, el resultado financiero mostró un déficit de $-209.703 millones. Ambos sin considerar los ingresos extraordinarios de los DEG’s y del aporte solidario. Excluyendo ingresos extraordinarios, los ingresos totales aumentaron +61,1% anual. El IVA aumentó +81% anual, Ganancias +80% anual, y Débitos y Créditos +80% anual. Bienes personales cayó -20% anual, e impuestos internos subió +32% anual. Los gastos primarios subieron +42,5% anual (+66% si se excluyen gastos asociados a la pandemia durante el 2020). Prestaciones sociales subió +26% anual por la caída en programas de asistencia (Jubilaciones y AUH subieron +49% y +52% anual). Los subsidios subieron +52% anual. Sin considerar ingresos extraordinarios el Gobierno acumula un déficit primario de -1,9% del PIB y después de pagar intereses, un déficit financiero de -3,0% del PIB (desde -5,2% y -6,9% del PIB en igual período de 2020). En cuanto a la emisión monetaria, las transferencias al Tesoro acumulan un total de $162.172 millones en octubre. De esa manera en el año el acumulado es de $695.312 millones (aunque sin contar la cancelación realizada con los DEG’s llegaría a $1.122.712 millones), equivalente a 1,8% del PBI (2,9% del PBI sin contar los DEG’s) desde 6,4% del PBI en igual período del 2020. Los datos reflejan que el supuesto descalabro fiscal y monetario, que domina por estos días la agenda pública, no es tal cuando se miran los números. 

Luego del dato de inflación de septiembre, por encima de lo esperado, la inflación mayorista de septiembre avanzó +2,8% mensual (desde +2,5% mensual en agosto). En lo que va del año, acumula un incremento de +39,8% y en los últimos 12 meses registró un aumento de +59,1%. Los productos nacionales subieron +2,8% mensual y +59,4% anual, y los productos Importados +3,3% mensual y +55,7% anual. Durante septiembre, el índice del costo de la construcción avanzó +3% mensual (desde +2,1% mensual en agosto). En lo que va del año, el índice acumula un incremento de +37,1% y en los últimos 12 meses subió +66,2% anual. Los materiales +2,6% mensual y +73,4% anual, la mano de obra +3,5% mensual y +60% anual, y los gastos generales un +2,6% mensual y +64,5% anual. Estos datos confirman que se comienza a asentar una etapa de inflación promedio por encima de la de los últimos años, que apunta a cerrar este año con una inflación minorista en torno al 50%, y a un registro por encima de 60% el año próximo. 

Durante agosto, el estimador mensual de la actividad económica avanzó +1,1% mensual (desde +0,9% mensual durante julio) y +12,8% anual. De esta manera, en lo que va del año acumula un incremento de +10,8% con respecto al mismo período del año anterior. De acuerdo a su incidencia en el índice se destacan las subas de: industria manufacturera (+13,7% anual), comercio (+15,6% anual), y actividades de servicios comunitarios (+77,4% anual). 

Por su parte, durante septiembre, el saldo de la balanza comercial registró un superávit de U$S 1.667 millones (desde U$S 2.345 millones en agosto y U$S 598 millones en septiembre de 2020). De esta manera, el saldo acumulado en los últimos 12 meses alcanzó los U$S 13.013 millones. Las exportaciones alcanzaron los U$S 7.553 millones y avanzaron +59,78% anual. Las importaciones alcanzaron los U$S 5.886 millones, y avanzaron +42,55% anual (por primera vez en el año el aumento interanual de las importaciones fue menor al de las exportaciones). Aquí es importante tener en cuenta dos factores para la evolución futura de esta variable clave, ya que refiere a la generación de dólares. Por el lado de las exportaciones, la suba descansa más sobre las subas de precios que sobre la de cantidades exportadas, y por el lado de las importaciones, la elevada dependencia de insumos importados que tiene nuestra producción local, genera que, en caso de sostenerse la recuperación, el aumento de importaciones sería más importante en los próximos meses. 

En cuanto a las Pymes, según la CAME, en septiembre se observó un incremento de +21,6% anual y de +13,2% comparado contra septiembre 2019. En términos mensuales, la tendencia es distinta, y se observa una caída de 0,7% mensual, con caída en el sector de indumentaria y textil de -13% mensual, compensado por una suba en materiales de transporte de +3,1% mensual y máquinas y aparatos eléctricos, de +3,1% mensual.

Informe Económico de Coyuntura Semanal – 19 octubre 2021

La economía argentina cada vez presenta menos margen de maniobra para salir de la crisis que atraviesa, mientras se adentra en una aún mayor. La recuperación de la actividad económica comenzó a perder fuerza y estancarse, y la inflación vuelve a generar mucha preocupación tras el dato de septiembre, que confirmó el fin de la tendencia decreciente de los últimos meses y el rápido retorno a niveles muy altos y difíciles de contener. Frente a esta inercia inflacionaria la solución que plantea el gobierno, en cabeza del flamante secretario de comercio interior, Roberto Feletti, es la de lograr un congelamiento de precios sobre un conjunto muy amplio de productos, y hasta el 7 de enero. Se trata de un intento de solución que va directamente al fracaso. En el actual contexto de inercia inflacionaria, sobre todo en la inflación núcleo, y de tensión cambiaria, resulta imposible que más de 1600 productos de consumo masivo congelen sus precios por 90 días. Un acuerdo de estas características debería darse en un contexto de alineamiento de las principales variables macroeconómicas, que resulte creíble, y con un horizonte cierto. Frente al descalabro actual, el intento de frenar la inercia de precios con la amenaza de la aplicación de una ley de desabastecimiento, resulta completamente infructuoso. 

Una de las principales amenazas que se presentan en adelante tiene que ver con la posibilidad de un salto devaluatorio, que traería aparejado un fuerte traslado a precios y conduciría a la economía a una espiralización devaluatoria-inflacionaria que puede terminar fuera de control. En la actualidad todos los incentivos se encuentran cruzados y empujan a la salida de divisas. Completamente opuesto a la necesidad imperiosa de ingresar divisas. La actual brecha cambiaria del 90% impide cualquier posibilidad de acuerdo con el FMI, y distorsiona toda la economía. La brecha debe cerrarse lo antes posible. Al contrario de lo que plantean desde los sectores de la ortodoxia económica, respondiendo, como siempre, a los intereses de los sectores económicos que representan, el cierre de la brecha debe generarse evitando una devaluación del dólar oficial. En la actualidad los incentivos cruzados a los que hacemos referencia implican que, en los cuatro frentes de intercambio de divisas se promueva la salida y no el ingreso. Repasemos: en el frente comercial la elevada brecha genera incentivos para sobrefacturar y adelantar importaciones, y subestimar o eludir exportaciones; en la cuenta turismo, por el lado del turismo receptivo las divisas que ingresan al país lo hacen por los canales informales, mientras que en el turismo emisivo todo fluye por los canales formales, para usufructuar un dólar más barato; la cuenta financiera se encuentra virtualmente cerrada en el marco de las férreas restricciones; y las inversiones extranjeras en lugar de producir un ingreso de dólares, empujan a un salida. ¿Cómo funciona esto último? Cualquier empresa extranjera que quiera mandar dinero a su filial en la Argentina para realizar una inversión no manda los dólares, sino que compra bonos en dólares, los envía al país, aquí los venden y los cambian a pesos, el tipo de cambio implícito es el de CCL, en torno a los $190 en la actualidad, luego con esos pesos la filial local le pide los dólares al Banco Central para realizar la inversión, pedido al cual el BCRA accede, para no frenar una inversión. En síntesis, ocurrió una inversión extranjera en nuestro país, pero los dólares no ingresaron nunca, sino que salieron y generaron una caída en las Reservas del BCRA. Conclusión, ojalá que a nadie se le ocurra invertir mucho en la Argentina porque nos quedamos sin dólares. Una locura!

 ¿Cómo se podría cerrar la brecha entonces? Generando vehículos formales para el ingreso de estos dólares, aprovechando que Argentina a los tipos de cambio paralelos, sí resulta atractiva para llevar adelante inversiones. Dado el tamaño pequeño del mercado, el sólo ingreso de las divisas a los precios actuales del tipo de cambio paralelo, llevaría a una apreciación del mismo, reduciendo la brecha a niveles más manejables, que no distorsionen tanto la macro. 

Mientras sigamos con este descalabro, y el intento de frenar la presión cambiaria sea con cada vez más restricciones, lo que implica frenar también las importaciones y abortar la incipiente recuperación, acumular presiones inflacionarias, e intentar frenarlas amenazando a los empresarios con la aplicación de una ley que les congele los precios, el destino es el de una crisis muy compleja, con consecuencias sociales irremediables. 

Mientras tanto, el ministro Guzmán, el jefe de Gabinete Manzur, y una gran comitiva, se encuentra manteniendo reuniones con autoridades del FMI y empresarios en los EEUU. En este contexto, Gita Gopinath, Economista Jefe del FMI declaró que “consideramos que las expectativas de inflación de Argentina no están ancladas. Sigue sin anclar en este momento, también debido a la mayor dependencia del financiamiento monetario en Argentina.” Cada vez más explícitamente, el FMI le pide un plan a la Argentina. No existe consenso sobre aspectos básicos dentro de la coalición gobernante, lo cual impide la elaboración de cualquier plan. Esto llevará a postergar los próximos pagos, dado que no existe la capacidad de hacerlo a partir del primer trimestre del año próximo. 

En septiembre la inflación fue de +3,5% mensual, acelerándose con respecto a agosto que fue de +2,5% mensual (finalizando con la desaceleración mensual que se veía desde marzo de este año), y por encima de lo esperado por el mercado, en +2,8% mensual. En lo que va del año el acumulado es de +37% anual, y en los últimos 12 meses el aumento es de +52,5% anual, la más elevada desde enero 2020. La inflación núcleo tuvo un leve aumento a +3,3% mensual, desde +3,1% mensual el mes pasado, llegando a +57% anual. Los precios regulados subieron a +3% mensual desde +1,1% mensual en agosto, llegando a +38,6% anual. Los precios estacionales tuvieron un fuerte aumento de +6,4% mensual, desde +0,6% mensual en agosto, llegando a 50,8% anual. Se observa que los precios regulados -tarifas- ofician de ancla para intentar contener la dinámica inflacionaria. El año próximo no se podrá continuar con el congelamiento de tarifas, dado el impacto fiscal que genera esto, y la imposibilidad de financiarlo, menos aún, con la intención de un nuevo acuerdo con el FMI. 

Por último, durante agosto, la utilización de la capacidad instalada se ubicó en 64,4%, desde 64,1% en julio y 58,4% en agosto de 2020. Se destacó la utilización de la capacidad instalada en industrias metálicas básicas (80,1%) y productos minerales no metálicos (79,8%). Por otro lado, se registraron los valores más bajos en industria automotriz (47,7%) y productos textiles (54,4%).